Bienvenidos a Semanario Analisis Digital
puntos
11/10/2012 -  tiempo  13' 27" - 1695 Visitas Se investigan unos 30 homicidios Elevaron a juicio una causa vinculada con la represión ilegal en Santa Fe
Click para Ampliar
Está imputado el ex juez Vera Candioti y varios ex militares .
El juez Federal de Santa Fe, Reinaldo Rodríguez, elevó a juicio el 25 de septiembre pasado la causa penal en la que se investigan unos 30 homicidios ocurridos durante la última dictadura. También la pesquisa incluyó casos de privación ilegítima de la libertad, tormentos y apremios cometidos contra militantes políticos. Entre los imputados están el ex jefe del Ejército en la región, José María González; el ex jefe de Inteligencia del Área 212, Roberto Diab; el ex jefe de la Guardia de Infantería Reforzada, Juan Perizotti; el ex militar Carlos Enrique Pavón; y el ex juez de Menores y luego fiscal en democracia, Luis María Vera Candioti. González llega a juicio imputado por homicidios a militantes políticos y por integrar una asociación ilícita. Diab se sentará en el banquillo y escuchará loscargos en su contra por, básicamente, partícipe necesario en homicidios y tormentos, agravados por haber sido contra perseguidos políticos. Sobre Perizotti pesa la acusación de haber integrado una asociación ilícita y ser partícipe necesario en homicidios. Vera Candioti y Pavón están acusado de haber ocultado con la intención de suprimir la identidad de la bebé Paula Cortassa (luego Carolina Guallane), quien quedó en poder de fuerzas represivas en febrero de 1977, luego de operativo de fuerzas conjuntas en la zona norte de la ciudad de Santa Fe donde secuestraron a los padres de la niña para luego matarlos.

Los casos investigados en la causa y por los que deberán responder penalmente los imputados son:

-Orlando Finsterwald que fue visto por última vez el 16 de febrero de 1976 cuando abandonó la ciudad de Rosario y se dirigió a Santa Fe para acudir a una cita de la Organización Montoneros en la llamada Plaza de las Banderas en la ciudad capital. El 17 de ese mes se iba a encontrar con su hermana, Silvia en una esquina de la ciudad a la que obviamente no acudió. Ya había sufrido de detenciones cuando e l 21 de septiembre de 1975 fue capturado en Rosario junto a María Julio Scocco y Zulema Williner por civiles fuertemente armadas. Todos fueron trasladados encapuchados a un descampado cercano a la localidad de Timbúes donde les efectuaron disparos de armas de fuego y mataron a Williner.

-Antonio Silvia fue secuestrado en Santa Fe luego del 16 de febrero de 1976 cuando partió desde la casa de sus padres en Resistencia a la cita de Montoneros. Nunca más se supo de él.

-Daniel Martín Angerosa fue visto por última vez el 17 de febrero de 1976 cuando partió de Gualeguaychú a Santa Fe y, mientras salió de la casa de unos familiares en Santa Fe para hacer unas fotocopias fue secuestrado y está desaparecido, también venía a la cita de Montoneros.

-Enrique Guastavino lo secuestraron personal de la policía federal a bordo de un Falcón verde en Santa Fe el 17 de febrero de 1976.

-Carlos Livieres Bank y Héctor Ameri: el primero fue herido gravemente el 18 de febrero de 1976 en horas de la mañana por fuerzas del Área 212 en calle Alvear entre Juan del Campillo e Iturraspe. Ameri, en tanto, fue secuestrado en la misma ocasión. Livieres Bank falleció horas más tarde en el Hospital Cullen.

-Mario Luis Totterau y María Cristina Mattioli de Totterau: fueron secuestrados por fuerzas conjuntas del Área 212 del Ejército el 27 de febrero de 1976 de su casa de 1 de mayo 5180 de la ciudad de Santa Fe. Desde entonces no volvió a saberse de ellos.

-Olga Teresita Sanchez y Graciela Siryi: La primera fue secuestrada el 28 de febrero de 1976 cuando se dirigía a una reunión en Vila Hipódromo con un grupo de personas, estuvo detenida en la Comisaría Cuarta. Su cuerpo sin vida due encontrado en marzo del mismo año en el Camino de las Moras, un descampado cercano a Coronda, junto a otras tres mujeres. Todas estaban maniatadas y se pudo ya reconocer a dos más mediante estudios genéticos: maría Cristina Mattioli y Graciela Siryi.

-Luis Vuistaz y Miguel Ángel Fonseca: Resultaron muertos en los operativos realizados por el Ejército y la Policía de Santa Fe el 6 de septiembre de 1976 en un procedimiento de calle Martín Zapata 2526 en donde además fue secuestrada Vila Pompeya Gómez.

-Evaristo Oviedo: Lo mataron de un disparo de arma de fuego en la cabeza el 8 de septiembre de 1976 en horas de la noche en su casa de Aristóbulo del Valle 5050 de la ciudad de Santa Fe. Las actuaciones labradas de tal procedimiento fueron remitidas a las autoridades militares por el Coordinador del Área 212 y el 13 de septiembre del mismo año, el jefe de la Plana Mayor del Centro de Operaciones Tácticas elevo las actuaciones al juez federal Nº 1. Su cadáver fue inhumado como NN en al cementerio municipal en 1976 por disposición judicial. Marta Berra (entonces su compañera)

-Ana María Fonseca y Antonio Bernal: Fueron asesinados en un procedimiento realizado por fuerzas conjuntas del Área 212 en la calle Lavaise 4465 de la ciudad de Santa Fe

-Carlos Belmont y Graciela Saur: El 21 de septiembre de 1976, fuerzas conjuntas del Área 212 asesinaron al primero en la vía pública. Saur fue capturada entonces y aún se encuentra desaparecida. Carlos Adalberto Rodríguez Carranza, oficial del Comando de Artillería 121 informó al juzgado federal el 23 de septiembre. La víctima fue inhumada como NN en el cementerio Municipal de Santa Fe.

-Horacio Ferraza: Lo mataron en un procedimiento conjunto del Área 212 en las cercanías de Club Unión el 23 de septiembre de 1976. Inhumaron su cuerpo como NN en el Cementerio Municipal.

-Silvia Edith Coria, Alfredo Fontana, Susana Trossero y Adriana Alicia Ángel: Fueron asesinadas el 7 de octubre de 1976 por fuerzas conjuntas del Área 212 en la casa de Pedro Ferré 1936 de la ciudad de Santa Fe. Ángel estaba embarazada de ocho meses y su pareja era Ferraza, muerto dos días antes.

-Sara Dorotier de Cobacho: Fue secuestrada en la madrugada del 24 de marzo de 1976 de la casa de su hija en Santa Fe. Fue tortura en “La casita” y luego en la comisaría Cuarta. Luego la trasladaron a la Estación de Tránsito para Mujeres en la URI y finalmente estuvo presa en la Guardia de Infantería reforzada, en Santa Fe. Recuperó la libertad en febrero de 1977.
- Liliana Ríos y Pedro Guastavino: Fueron detenidos, y torturados, en el caso de Guastavino primero en “la casita” y luego en la comisaría Primera.

-Adriana Morandini: Fue secuestrada en otro procedimiento. Fonseca tenía un disparo de arma de fuego en el cráneo y a Bernal le dispararon en distintas partes del cuerpo.

-Edgardo Ferreyra: Despareció el 3 de enero de 1977 cuando le dieron de baja del servicio militar. Por encargo del Mayor Settel confeccionó un plano en el Centro de Operaciones ubicado en calle Dorrego entre San Lorenzo y Santa Fe de la ciudad de Rosario. El conscripto no sabía nada más de esa tarea encargada. Al día siguiente viajó a Santa Fe para ver a la familia. Como militaba en el ERP fue seguido por personal encubierto y lo mataron en una irrupción armada en su casa familiar.

-Adriana María Bianchi, María Josefina Mujica y José Pablo Ventura: Fueron asesinados el 4 de enero de 1977 por fuerzas conjuntas del Área 212 en un inmueble de calle San Martín y Espora de la ciudad de Santa Fe. Los restos fueron inhumados como NN en el cementerio municipal de Santa Fe.

-Osvaldo Ziccardi, Jorge Piotti, Carlos Friguerio y Esther Gómez de Ruiz: Fueron brutalmente asesinados en la casa de la esquina de Las Heras e Ituzaingó por fuerzas conjuntas del Área 212 el 19 de enero de 1977. Sus restos fueron llevados al hospital Cullen y luego trasladados al cementerio municipal. El cuerpo de Ziccardi recién fue identificado por el Cuerpo de peritos de Antropología Forense en el año 2000.

-Blanca Zapata, Cristina Ziccardi y Enrique Cortasa: A Ziccardi la mataron en un operativo conjunto de las fuerzas conjuntas del ÁREA 212 en la vivienda de calle Castellii 4351 el 11 de febrero de 1977. En ese procedimiento resultó herida gravemente Blanca Zapata, entonces embarazada, y secuestrado su esposo, Enrique Cortassa, integrante de Montoneros. La hija de zapata y Cortassa fue retirada de la vivienda donde irrumpió el Ejército y entregada en guarda en forma irregular por el entonces juez de menores Luis María Vera Candioti, al matrimonio Guallane. Está probado que la fecha de encargo correspondiente al inicio del expediente está enmendada y antedatada, a los fines de impedir que se conozca el verdadero origen de la niña. La entrega de la guarda se realizó en la casa particular de Irma Soria (entonces enfermera del hospital Cullen) y no el juzgado de menores. La mama de maría Carolina Guallane (Paula Cortassa) fue muerta de un disparo en la cabeza y el bebé que esperaba nació muerto. Cortassa permanece desaparecido.

-Juan Carlos González Gentile: Lo mataron el 12 de febrero de 1977 fuerzas conjuntas del Área 212, en la intersección de las calles Belgrano y Pedro Centeno. Le dispararon una serie de balazos que acabaron con su vida y luego fue llevado sin destino cierto por una ambulancia sin identificación.

-Norma Meurzet, Silvia Wollert y Losé Luis Gómez: Los mataron en un procedimiento conjunto de fuerzas operativas del Área 212 el 24 de marzo de 1977 en horas de la madrugada.

-Roberto Daniel Suárez: Conscripto que fue muerto el 1 de agosto del 1977. Cumplía el servicio militar obligatoria en el Batallón de Anfibios de Santo Tomé y fue enviado por personal de esa guarnición a enviar un sobre cerrado a un teniente en la costanera de Santa Fe. Su hermano dijo ante la Conadep que fue muerto de un tiro en la cabeza y que sus restos fueron trasladados en una barcaza del Ejército, envueltos en una lona verde para ser enterrado en la clandestinidad. Esta desapareció. Su mujer dijo en el juicio que se ventila por estos días en el Tribunal Oral Federal de Santa Fe que a ella cuando la detuvieron y la mantuvieron e en cautiverio la interrogó el capitán del Destacamento de Inteligencia 122, Domingo Morales, que le preguntaba por su pareja, que desapareció un año después de que Mazzetti fuera detenida.

-Néstor Cherry: Fue secuestrado el 19 de agosto de 1977 en Santa Fe. Dos meses antes el Ejército había allanado su casa y como no estaba se llevó libros e indumentario. Cherry vivió en casas de familiares para ocultarse, pero fue capturado cuando salía de la casa de una tía. Está desaparecido.

-Carlos Miguel Nuñez: Fue secuestrado el 19 de agosto de 1977 por la Policía Federal en pleno centro de Santa Fe, ene l boliche “Portagos”. Está desaparecido.

-Elsa Raquel Díaz: La mataron las fuerzas conjuntas del Área 212 el 19 de agosto de 1977. Su cadáver fue depositado en la morgue del Hospital Cullen y luego trasladado al cementerio municipal de Paraná.

-Ángel Fiocchi Arce: Secuestrado el 20 de agosto de 1977. LO bajaron de un colectivo de la línea 3, lo metieron a un Falcon y desde entonces no se sabe nada más de él.

-Norberto Partida: Secuestrado el 20 de agosto de 1977 en su casa por personal policial. Fue detenido sin motivos. Permanece desaparecido.

-Luis Verdú: Fue interceptado por fuerzas conjuntas del Área 212 el 20 de agosto de 1977 en la intersección de las calles Domingo Silva y Marcial Candioti de Santa Fe. Policías del Comando radioeléctrico lo detuvieron. Está desaparecido.

-Alberto Velzi: Secuestrado el 21 de agosto de 1977 en su domicilio de calle Agustín Delgado 1981 de Santa Fe por un grupo de tareas del Área 212. Era profesor de Filosofía. Esta desaparecido.

-Alberto Solé: Fue secuestrado en octubre de 1977 en oportunidad que su madre lo acompañaba a tomar el colectivo para ir al Colegio Industrial. Está desaparecido aún hoy.

El caso Vera Candioti

Concretamente, al ex juez de menores se lo investigó por una guarda irregular de la niña Paula Cortassa quien es la hija de Enrique Cortassa y Blanca Zapata, un matrimonio que estaba vinculado a la agrupación Montoneros. El 11 de febrero de ese año un procedimiento de fuerzas conjuntas del Área 212 allanó la casa de la pareja en calle Castelli 4531 en Santa Fe y los secuestró. La mamá de Paula (la niña que durante 22 años vivió con el nombre de Carolina Guallane en Venado Tuerto), estaba embarazada a término y recibió un disparo en la cabeza que terminó con la vida del varón que esperaba y, por supuesto, con la suya. Cortassa, un cuadro de la jerarquía de Montoneros, está desde entonces desaparecido.

Según las investigaciones judiciales, la niña estuvo 10 días en la ilegalidad para, se supone, “ablandar” a Enrique Cortassa y obtener información en la denominada “lucha contra la subversión”. Vera Candioti, entonces juez de menores, entregó en guarda con fines de adopción a la menor de 18 meses de edad en el marco de actuaciones judiciales irregulares que fueron conformadas por el entonces magistrado. “Se ha probado que la fecha del cargo de la nota por el cual fuera remitida la niña por parte del Ejército se encuentra antedatada y fraguado su cargo de recepción, y que la menor fue mantenida por un lapso de tiempo prolongado fuera de la instituciones encargadas de su custodia, con un destino informal e incierto, que tuvo como objeto ocultar la verdadera identidad de Paula Cortassa”, decía la acusación de los fiscales al momento de hacer el requerimiento de instrucción a mediados del año 2009.

Además, se probó en la etapa de instrucción que la guarda de la menor se hallaba formalizada en la vivienda particular de Irma Soria (una asistente social) y no en la sede del juzgado. En esta misma causa también está probado que Carlos Enrique Pavón, en su carácter de oficial de Comando de Operaciones Tácticas (COT) entregó a la niña Cortassa al juzgado de menores suscribiendo la nota con fecha 4 de febrero de 1977, cuando se comprobó que la niña fue el botín del procedimiento del 11 en la casa de calle Castelli, concretamente en la vivienda continua a la allanada, donde fue refugiada la pequeña por sus padres ante de la irrupción militar - policial. “Todo ello tuvo por fin ocultar la verdadera identidad de origen de la menor por lo que consideramos que Luis María Vera Candioti y Carlos Pavón deberán responder penalmente como autores de los delitos de supresión de identidad, sustracción y ocultación de la menos Paula Cortassa”.

Vera Candioti, Mayoraz y el mismo Pavón ya habían declarado en el expediente hace tres años, pero como testigos. Sin embargo, y después de valorar la prueba, la justicia entendió que había elementos para imputarle el delito que se describe más arriba en esta nota.

Carolina Guallane supo en 1998 que su verdadero nombre era Paula Cortassa. Sus padres adoptivos le habían comentado las circunstancias en la que tramitada su guarda y su adopción. Fueron ellos los que acompañaron a la joven María Carolina a conocer su verdadera identidad. Sin embrago, más de una década después los responsables de la mentira deberán rendir cuentas de los hechos como imputados en la justicia federal. Paradójicamente, en 1998 el juez federal que tramitó la causa fue Víctor Brusa, hoy preso por haber sido otra pata operativa de la dictadura en la esfera judicial. El que le informó a Carolina que era Paula fue el entonces juez de Menores Julio Roggiano, destituido por un pedido de coima en el 2003.
Enviar Imprimir
ULTIMA EDICIÓN
Destacadas
Deportes
Servicios
Envianos
tu noticia
Las mas leídas
Analisis Digital | Director | Denuncias | Contáctenos |  Pagina de Inicio |  Agregar a Favoritos |