Bienvenidos a Semanario Analisis Digital
puntos
14/05/2014 -  tiempo  7' 12" - 3442 Visitas Pese al harto uso de agrotóxicos y la multiplicación de casos de cáncer, en San Salvador también pretenden instalar termas Agua salada: en la provincia funcionan 17 complejos termales y alertan sobre nuevos proyectos
Click para Ampliar
La provincia está dividida es tres zonas, según la salinización y temperatura del agua.
Gualeguaychú, La Paz, Federación, María Grande, Concepción del Uruguay, Chajarí, Concordia, Basavilbaso, San José, Colón, Villa Elisa, Victoria y Villaguay ya tienen complejos termales funcionando. En total, suman 17. Localidades como la del Carnaval del País y La Histórica cuentan con dos complejos y en la Ciudad del Citrus hay hasta tres. Sin embargo, y pese a los ya conocidos estudios de impacto ambiental, la información brindada por universidades y grupos ambientalistas, y a pesar de que Entre Ríos ya es un territorio minado de termas, hay intenciones de replicar este tipo de emplazamientos en Diamante, Gualeguay, Villa Urquiza, Santa Ana, Ubajay, San Salvador y Federal. “No sabemos por qué en la reunión que mantuvimos con el gobernador Sergio Urribarri el año pasado él nos dijo que entendía nuestra preocupación, pero hoy vemos que sigue financiando complejos termales”, alertó en diálogo con ANÁLISIS DIGITAL, Jesica Musuruana, integrante de la Asamblea Más Ríos Menos Termas. De ANÁLISIS DIGITAL

Las termas contaminan los cursos de agua de la provincia. La sal y la temperatura afectan y modifican el ambiente natural. Entre Ríos no sólo es arrasada por la guadaña que desmonta su vegetación autóctona, sino que la tierra, el aire y el agua son impregnados de venenos para el monocultivo. A esto se suma otra contaminante industria: las termas.

“El proyecto más nuevo es el de San Salvador. Si bien todavía no hay mucha información sobre las condiciones del agua termal, sabemos que ya presentaron la iniciativa”, advirtió Musuruana en declaraciones a este medio. La militante ambientalista explicó que el Ente Regulador Termal “tiene un mapa con la provincia dividida en tres zonas: la región que va de Federación a Colón de baja salinización; la región que va de Concepción del Uruguay a Gualeguaychú que supera las concentraciones de sal con más de 30 gramos por litro, al igual que se eleva la temperatura del agua; y la tercera zona que es la región centro y la costa del Paraná, con mayor cantidad de salinidad y temperatura”.

“Tenemos entendido que San Salvador estaría en la categoría 2 y estaría ubicado en la zona de Villa Elisa, donde ya hay estudios negativos”, alertó Musuruana y sumó: “Nos oponemos porque al uso de agrotóxicos que multiplicó los casos de cáncer en esa localidad, ahora quieren poner termas. Además, hay que hacer los estudios correspondientes”.

En Federal también pretender instalar termas. “Para este proyecto aún no hay expediente, pero desde la Fundación para el Desarrollo Turístico dijeron que están estudiando una inversión de estas características. El lugar donde pretenden instalar la terma es a unos 1.000 metros de la ciudad. Nosotros fuimos y observamos que en la zona hay especies de la flora autóctona. Ese lugar está dentro de un área protegida de usos múltiples establecido por ley para proteger la Selva de Montiel. El monte que hay en el lugar es un renoval. Ese lugar debería ser Selva del Montiel, pero ya se desmontó”.

La integrante de la Asamblea Más Ríos Menos Termas -grupo ambiental que logró frenar la perforación del suelo en Paraná-, sostuvo que cursó notas al ministro de la Producción, Roberto Schunk pidiendo información sobre las pretensiones para emplazar un complejo en Federal, aunque el funcionario no le respondió. “¿Dónde terminarían los desechos termales? ¿en las piletas cloacales que desaguan en cursos de agua? Federal sería un punto estratégico para desarrollar el ecoturismo”, propuso.

En Diamante la inversión está avanzada. “Allí están hechas las presentaciones al Ente desde 2008. Yo me animo a decir que en esa localidad sería la terma más salada de toda la provincia. Son 200 gramos de sal por litro de agua, sin registrar otro tipo de minerales. Además, la temperatura del agua va de los 41 a los 43 grados centígrados. “El problema de los complejos termales, más allá de que se les saque sal, es que los filtros tienen poca vida. Y otros métodos físico químicos para extraer la sal son bastante caros”.

Arrojando sal al agua dulce

“Creemos que es un crimen arrojar agua salada al agua dulce”, dijo Musuruana y planteó: “Hace 20 años que Entre Ríos tiene termas. Desde 1994, cuando instalaron la primera en Federación. En ese mismo año, Urribarri, siendo legislador declaró de interés a los recursos termales y hidrocarburíferos. Desde ese momento escuchamos hablar del impacto negativo de este tipo de inversiones”, recordó.

Mencionó en esa línea un informe que envió en 2007 la Auditoría General de la Nación, ordenando a la provincia “cerrar las perforaciones termales de agua salada”, como así también “detener” todos los proyectos en vías de construcción. El argumento de ese momento es el mismo que el de hoy: las filtraciones ponen en riesgo el Acuífero Guaraní a través de la contaminación con la extracción de agua salada que se reinyecta.

“Por las fracturas del lecho basáltico puede haber filtración” sobre el agua dulce del Acuífero, lo que provocaría una contaminación con las aguas salinas que se explotan en el recurso termal.

El informe pide a las autoridades cerrar las perforaciones las actuales perforaciones termales de agua salada en la provincia, como así también no avanzar en nuevos proyectos similares. A contrapelo, siete años después de la recomendación, se siguen instalando termas con todo el apoyo gubernamental.

Las contradicciones: un detalle

“Quería hablarles desde el corazón, desde las tripas porque tengo gurises como ustedes y nietitos más chiquitos. Nací y creí en Arroyo Barú disfrutando mucho más que ustedes de la naturaleza. Esta naturaleza que está en alguna medida en riesgo, no sólo por el accionar del Estado o los intentos de accionar del Estado y por muchos privados… Cuando asumí hace cinco años no sólo decidí jerarquizar el área de Medioambiente, sino multiplicar por decenas de veces el presupuesto. Las acciones llevadas adelante, que no son pocas, nos han hecho ganar un lugar bastante importante en la ciudad, no sé si porque somos los mejores o los menos malos, pero sí el área de Medioambiente de la provincia se destaca a nivel nacional. También, entre las acciones que llevamos adelante está el logro el primer sitio Ramsar en Entre Ríos (El Palmar Yatay, designado por el gobierno nacional para su inclusión en la lista de humedales de importancia internacional, de acuerdo con la convención o tratado sobre los humedales que se firmó en Ramsar, Irán)… Esta es una de las cosas que nos va a identificar en el futuro y vamos por más. Hay desde el gobierno provincial una política de cuidado del Medioambiente como quizás nunca jamás la hubo. Nosotros hemos roto la inercia de 40 o 50 años porque a nadie le interesaba ‘un pito’ sobre el Medioambiente, esto sí lo confirmo. Y como muy pocos lugares en el país, tenemos una política de Medioambiente”.

Así se despachó el gobernador ante los integrantes de la Asamblea en agosto de 2013. Les dijo que él “entendió de antemano la preocupación de jóvenes que quieren cuidar el lugar donde viven”, por lo cual decidieron frenar la perforación en Paraná. “Estamos pensando alternativas para que vean claramente qué es lo que busca este gobierno”, les aseguró, según el audio registrado en esa reunión y al que tuvo acceso este medio. “La idea es otra alternativa para que Paraná sea una ciudad turística”, agregó Urribarri.

Sin embargo y pese a la bolilla que entonces, según las declaraciones del propio gobernador, le dan al ambiente, los proyectos termales siguen firmes en distintos puntos de la provincia. “No sabemos por qué en esa reunión nos dijo que entendía nuestra preocupación. Hoy vemos que sigue financiando complejos termales”, contrastó Musuruana y desplegó ante esta cronista las variadas notas emitidas por el propio gobierno provincial sobre el apoyo a los proyectos termales.

Las últimas termas se inauguraron en noviembre, en Villaguay. Allí estuvo el vicegobernador José Cáceres junto a otros funcionarios. En marzo de 2014 la provincia otorgó medio millón de pesos a la Municipalidad de Diamante para la continuidad de las obras en el complejo termal. A fines del mismo mes, a través del Ente Regulador de Recursos Termales, el gobierno provincial analizaba los estudios previos de impacto ambiental en Federal y anunciaba “una inversión de entre cuatro y ocho millones de pesos para la etapa de estudios, y alrededor de 30 millones para la etapa de construcción del complejo”.

Asamblea pública

En este contexto, la Asamblea Más Ríos Menos Termas convoca a un encuentro de debate público. La reunión será el viernes a las 18, en la Plaza 1° de Mayo de Paraná, frente al Instituto del Seguro.

(Foto: Más Ríos Menos Termas)
Enviar Imprimir
ULTIMA EDICIÓN
Destacadas
Deportes
Servicios
Envianos
tu noticia
Las mas leídas
Analisis Digital | Director | Denuncias | Contáctenos |  Pagina de Inicio |  Agregar a Favoritos |