Bienvenidos a Semanario Analisis Digital
puntos
17/02/2017 -  tiempo  5' 2" - 7295 Visitas “Altos del Paraná” es el nombre del programa Complicaciones técnicas y denuncias por irregularidades en un plan de 163 viviendas
Click para Ampliar
Urribarri y funcionarios celebrando el acuerdo con la cooperativa Río Iguazú y un organismo nacional en 2015.
Click para Ampliar
Lleva mucho tiempo un conflicto por un plan de viviendas que albergarían a 163 familias impulsado por la cooperativa Río Iguazú. La obra está frenada porque el terreno no cumple con tres normativas, aunque según pudo averiguar ANALISIS DIGITAL el expediente está en el despacho de Sergio Varisco para su aprobación mediante excepción. Sin embargo, a las complicaciones del espacio físico ubicado en las calles Jozami y López Jordán de Paraná se le suma una grave denuncia por irregularidades en el manejo de los fondos que las familias debieron depositar en instancias previas. Más precisamente, los denunciantes, acusaron a Leonardo Neivert -árbitro de fútbol- y otros integrantes de la cooperativa Río Iguazú de utilizar el dinero de los beneficiarios para cuestiones de su vida personal. Presunta compra de materiales que nunca se observaron y que luego fueron denunciados como robados, es uno de los puntos clave de la denuncia. El fraude sería de 4.890.000 pesos aproximadamente. De ANALISIS DIGITAL

Si uno observa la web oficial de la cooperativa Río Iguazú (con sede en Buenos Aires) puede acceder a su última publicación en relación al plan de 163 viviendas denominado Altos de Paraná. La misma fue publicada en junio del 2015 y consignaba la firma del convenio entre la cooperativa y el Ministerio de Planeamiento, Infraestructura y Servicios de la Provincia de Entre Ríos de la gestión de Sergio Urribarri. De hecho, pueden observarse fotos del exgobernador celebrando con las partes dicho convenio.

Sin embargo el tiempo sigue pasando, las viviendas no pueden construirse y el dinero aportado por las 163 familias beneficiarias no parece tener sustento en cuestiones concretas. Este programa tiene una historia de impedimentos técnicos, por un lado y por el otro, acusaciones sobre el manejo de los fondos.

El impedimento técnico

La subsecretaría de Planeamiento del Municipio de Paraná recibió el expediente del plan tras reiteradas quejas de los beneficiarios y la correspondiente intervención de la Defensoría del Pueblo. Según pudo averiguar ANALISIS DIGITAL el problema para el comienzo de la obra yace en irregularidades del terreno ubicado en la zona noreste de Paraná, en cercanías de la Toma Vieja. Tres violaciones a la normativa para la construcción de viviendas es lo que generó que el área específica del Municipio no esté de acuerdo con la realización de la obra. Sin embargo, el expediente está en el despacho del intendente Varisco para que sea resuelto: el presidente municipal puede aceptar la obra mediante un recurso de excepción o hacer caso a los funcionarios especializados y rechazar la misma.

Cabe recordar que el 26 de mayo del 2015 el gobierno provincial de entonces, a través del área de Planeamiento, firmó el convenio a través de la Unidad de Programas Especiales (Uepe) en conjunto con la Subsecretaría de Desarrollo Urbano y Viviendas de la Nación. “La firma de tan importante convenio posibilitará el inicio de la construcción de sus futuras viviendas a muy corto plazo”, señaló la cooperativa en su sitio web al celebrar el convenio. Ese corto plazo no superó siquiera el paso de aprobación del terreno a casi dos años de aquel anuncio.

La denuncia contra el responsable local de la cooperativa

Algunos de los ciudadanos que esperan por las obras se comunicaron con ANALISIS DIGITAL para realizar una denuncia que apunta contra el árbitro y dirigente de fútbol Leonardo Neivert y su “compañera de trabajo”, la asistente social Alejandra Forzani.

Las irregularidades denunciadas comienzan con el simple hecho de que Neivert está inscripto como uno de los 163 beneficiarios junto con dos de sus hijos. El impedimento es que Neivert ya posee una casa en otra zona de Paraná y eso iría contra los criterios de aceptación dentro de dicho plan. Según los denunciantes, Forzani está al tanto de dicha situación pero no accionó en consecuencia.

Además hay sospechas sobre el manejo de los fondos depositados por las familias beneficiarias. Para la urbanización del plan, las 163 familias debieron pagar 30 mil pesos y se prevé que para mediados de este año deban depositar 13 mil pesos más. Pasaron los años y los gastos que se realizaron con ese dinero nunca fueron justificados. Se dijo que habían comprado materiales que nunca se vieron y luego fueron denunciados como robados. Además, según los ciudadanos denunciantes se constató la presencia de facturas truchas en una auditoria.

“El primer desembolso se hizo para gastos administrativos, luz, alquiler, empleados, etc. De este dinero se le quedó debiendo al contador y otros trabajadores. Se hicieron figurar gastos que no se hicieron como el del alquiler y combustibles, por ejemplo”, señaló uno de los denunciantes a este medio.

Además de los fondos depositados por cada familia se le debe sumar los correspondientes al financiamiento de Nación y Provincia, lo cual indicaría que el monto de manejos polémicos es sumamente superior. “Lo que nadie dice es sobre como la persona encargada del consorcio está robando el dinero que nos corresponde”, lamentó otro de los vecinos que agregó: “En la última reunión se nos informó que las casas van a tener una habitación menos”. Las irregularidades serían tales que Neivert no habría pagado los honorarios de un contador que es su primo hermano.

“No puede ser que te digan que se van a construir casas más chicas con materiales económicos y nadie investigue nada”, señaló otro de los denunciantes argumentando el motivo de acudir a este medio.

En relación a las facturas truchas que habrían aparecido tras la auditoría, los vecinos reclamaron que no pueden tener acceso a los resultados de la misma. Además, que las facturas estarían a nombre de la esposa de Neivert, María Marta Flores. “Conozco una persona que tiene fotos de los cheques firmados en blanco pero no se si eso sirve como prueba”, alertó una de las denunciantes. Ese habría sido uno de los modus operandi del acusado.

El objetivo distorsionado del programa

Este programa se inscribe dentro de lo que es un plan para viviendas rurales y para los pueblos originarios que se propuso brindar soluciones habitacionales a sectores bajos de la población. Sin embargo, en su aplicación y por voluntad de la cooperativa interviniente, el programa Altos del Paraná se dirigió a sectores medios.
Enviar Imprimir
ULTIMA EDICIÓN
Deportes
Servicios
Envianos
tu noticia
Las mas leídas
Analisis Digital | Director | Denuncias | Contáctenos |  Pagina de Inicio |  Agregar a Favoritos |