Bienvenidos a Semanario Analisis Digital
puntos
17/07/2017 -  tiempo  2' 12" - 493 Visitas Causas y azares La lluvia y los pensamientos oscuros
Click para Ampliar
La lluvia, con poder de lavarlo todo.
No se fue de vacaciones. Tampoco se tomó el fin de semana para descansar. Estaba aquí, con el corazón en otro lado. Latiendo a mil. Mirando correr el día, hasta el día siguiente y así uno tras otro. Los ha vivido tratando de acercar esa estrella que anticipe mejores días. Y ahora está de nuevo leyendo en su corazón las palabras que pugnan por expresarse. Palabras que a veces se ahogan con un simple trago de agua. Está aquí en una tarde gris que invita a despertar del silencio esas teclas desordenadas. Sin amnesia. Sin haberse vuelto indiferente en un país que siempre conmueve. Este país no necesita de ella para conocerse su día a día. Minuto a minuto, página tras página, imagen tras imagen, recorren profusamente, sus paisajes y su gente. Por Oliva Taleb
De ANALISIS DIGITAL


Hay de todo como en botica, para detractores, y constructores, no falta nada, ni nadie. Lo que se dijo que se iba a hacer y no se hizo. Los que dijeron que venían para hacerlo, y los que se fueron sin hacer lo que debían y sin dar explicaciones. No es echar mano a un privilegio, tomarse la licencia de salirse de ese mundo real. Es, simplemente detenerse a disfrutar románticamente del sonido de esa pertinaz llovizna, y como ama de casa, -aunque suene casi patronal- encontrar la excusa de no lavar la ropa y celebrar que el patio “luce” mejor tan sólo con agua de lluvia.

Hace días que llueve, por momentos con desgano, otros con mayor intensidad. No ha llovido con furia y se agradece. No puede negarse el poder de lavarlo todo que tiene la lluvia. Bendice ese tiempo necesario para una buena reflexión. Lava hasta aguar los pensamientos oscuros que atacan la transparencia por la que pugna el alma. Oportuna, confunde gotas con llantos contenidos, sutilmente disimulados, y bien puede aceptarse la capacidad de despertar los mismos pueblos que arrasa. Bendita agua que deja al descubierto lo que la desidia esconde. Se necesita de ella para apagar los incendios que el hombre provoca, quitarles calor a palabras incendiarias, evitando que queden a merced de injurias, los justos inocentes.

La lluvia no elige entre benditos y malditos. Cae sobre ellos sin discriminar. Sin medir cuanto de justa o injusta tiene su caída. Universal e igualitaria, propone tortas fritas y mates, juegos de mesas, una película con final incierto y niños desafiantes echando barquitos al río imaginario en la puerta de sus hogares. La lluvia no detiene a románticos caminando de la mano, y despierta poetas escribiendo sobre el desamor, para lavar profundamente un corazón desollado. No se puede confiar ciegamente que después de ella, pueda descubrirse a los ojos de todos, el arco iris. Aunque arrasadora e intempestiva, es incapaz, a pesar de ello, negar tan bella esperanza.

Si pudiera cuidar el tiempo, no lo malgastaría reduciéndolo a pronósticos. Si pudiera le diría a su mirada que sólo descansara en bellezas cotidianas. Ninguna mirada merece perderse un minuto en la nada. Porque no ha perdido la esperanza, porque sabe que no hay lucha que merezca su abandono, hoy simplemente volvió para compartir esa alegría.
Enviar Imprimir
ULTIMA EDICIÓN
Destacadas
Deportes
Servicios
Envianos
tu noticia
Las mas leídas
Analisis Digital | Director | Denuncias | Contáctenos |  Pagina de Inicio |  Agregar a Favoritos |