Bienvenidos a Semanario Analisis Digital
puntos
13/10/2017 -  tiempo  2' 40" - 1438 Visitas Columna de opinión Resulta necesario e indispensable enfrentar la corrupción
Click para Ampliar
Al ser notificada de una causa, Sala cuestionó a los funcionarios judiciales.
Milagro Sala sabe perfectamente cómo funciona el sistema. Este circo que hace tiene como objetivo empelotar la cosa. Es más, seguro estoy que esta puesta en escena estuvo preparada. Nada fue espontáneo. Me harté de tanto acting y simulaciones con pésimos actores de reparto. Es tan perverso lo que hicieron y dejaron como lastre, que lograron hacer creer a una gran mayoría que estas reacciones contra la corrupción de diez años de gobierno K son parte de una venganza nuestra, de sus opositores, contra una etapa liderada por Néstor y Cristina Kirchner que fue "progresista", "popular", caracterizada por " la justicia " y las "causas justas", "revolucionaria", "liberadora de atavismos", "distribuidora de riqueza con equidad", "proba",de "avanzada", "sensible", "abnegada", "conquistadora de derechos", etc. Por Rubén Pagliotto*

Fueron enunciados estridentes y efectistas (i.e., clichés) contra los que nadie que se precie como buena persona podía no estar de acuerdo. Pero sucedió que detrás de cada anuncio con impronta progre y de justicia social, se encubrían entramados de altísimo nivel de corrupción y nichos de negociados infames, escandalosos y con entidad de saqueo de los recursos públicos.

Fue toda una gran mentira. Una vil y ruin mentira. Nada fue auténtico. Nada legítimo. Fue un plan criminal de latrocinio y colonización del Estado. Fue una auténtica cleptocracia. Un gobierno gestionado por fundamentalistas y resentidos. Por mediocres, miserables y vulgares descuidistas. Fue la estafa organizada más escandalosa de la historia Argentina. La vivimos todos y cada uno de nosotros.

De todos modos, no hay mal que por bien no venga. Sirvió para desnudar el enorme y alarmante nivel de desnutrición institucional que padece este país. El raquitismo de una justicia decadente, timorata, tiempista y participe necesaria de esta catástrofe social y política. Desnudó la funesta degradación de la política y la enorme crisis moral de una república, la Argentina, que vive sumida en una situación de anomia permanente.

Pero también la inexcusable responsabilidad de todos y cada uno de nosotros, los argentinos que, a pesar de todo este trágico derrotero de fracasos, miramos para otro lado, pensamos con el bolsillo y nos tragamos el sapo más grande del "roban pero hacen". Porque nos descomprometimos y dejamos de participar activamente y de ocupar lugares que fueron ganados, en todos los partidos, sindicatos y organizaciones de la sociedad civil, por mediocres, bandidos y simuladores. Y esta enfermedad que atraviesa a todas las organizaciones, sin distinción de ideologías, ha calado hondo y a infectado cada intersticio social.

Por eso resulta necesario e indispensable enfrentar a las mafias y a la corrupción en todas sus manifestaciones. No nos queda otra. Hay que adecentar la República, recuperar los partidos políticos como usinas del pensamiento y productores de acciones destinadas al bien común. Los lugares expectantes deben ser ocupados por la gente honesta, solidaria y preparada. La
meritocracia debe derrotar al acomodo y al amiguismo. Los saberes a la improvisación y al chamuyo.

Debemos recuperar los sueños, las utopías y las ganas de forjar un gran país. En fin, debemos darnos la titánica tarea de reconciliar al pueblo argentino con la política y a cada uno de nosotros con nosotros mismos, respetando la pluralidad, recociendo al otro y respetándolo en toda la dimensión humana. Es una dura pero necesaria faena de reconstrucción que debemos empezar ya mismo. No hay tiempo que perder, porque como dijo alguien alguna vez: el futuro es hoy.

*Abogado.

Foto: capturas de video.
Enviar Imprimir
ULTIMA EDICIÓN
Deportes
Servicios
Envianos
tu noticia
Las mas leídas
Analisis Digital | Director | Denuncias | Contáctenos |  Pagina de Inicio |  Agregar a Favoritos |