Bienvenidos a Semanario Analisis Digital
puntos
13/03/2018 -  tiempo  9' 8" - 527 Visitas Descartó su candidatura y criticó adelantar las elecciones Godoy: “Una de las ventajas que tiene Macri es un desvencijado peronismo”
Click para Ampliar
Juan Carlos Lucio Godoy.
El ex intendente de Concepción del Uruguay y ex legislador nacional, Juan Carlos Lucio Godoy, valoró la gestión del Presidente Mauricio Macri a la calificó de “razonable, dentro del contexto tan complejo del capitalismo del mundo que estamos viviendo”. “No tengo dudas de que esto no es un proyecto neoliberal ni tampoco es un proyecto populista como el que se vivió en los últimos 12 años. Estamos en ciernes de un proyecto de vida política y económica diferente en el país”, definió. En el mismo sentido, defendió la política económica, el gradualismo y el endeudamiento, y describió que “hay un proyecto entre desarrollista y de integración al mundo que tiene de cierto que las inversiones no van a venir así nomás pero que se trata de pelear para insertarse en el mundo desde el punto de vista de la producción”. No obstante, cuestionó que “falta un Ministerio de Economía más claro y más contundente”. En el ámbito provincial, consideró que el gobernador Gustavo Bordet “no tiene margen para nada” y criticó la intención de adelantar las elecciones el año próximo. “Es un absurdo. Solamente se le ocurren estas cosas a alguna burocracia política que vive del cargo público”, fustigó. Por otra parte, descartó la posibilidad de ser candidato: “No es momento de personalismos o de poner la persona antes que un proyecto”. Bregó por la construcción de un espacio político muy amplio, muy grande, donde quepa el peronismo que tiene voluntades no coincidentes con el gobierno provincial actual”. En ese marco, sostuvo que “una de las fortalezas de Macri es un desvencijado peronismo, la debilidad del PJ”.
En declaraciones realizadas al programa televisivo Fuera de Juego, Godoy admitió haber tenido un bajo perfil en el último tiempo y justificó: “Me pareció que mi comportamiento debía ser de esa manera”. En cuanto a la realidad de la gestión del gobierno nacional, refirió: “Trabajé mucho por la construcción de Cambiemos en la provincia, trabajé para la Presidencia de (Mauricio) Macri y entiendo que está llevándola adelante de manera razonable, dentro del contexto tan complejo del capitalismo del mundo que estamos viviendo”.

“No tengo dudas de que esto no es un proyecto neoliberal –como quizás podía tener dudas hace dos años- ni tampoco es un proyecto populista como el que se vivió en los últimos 12 años”, sentenció. Analizó que “si se toman en cuenta los últimos 20 años de Argentina entre neoliberalismo, populismo y una nada como fue lo de (Fernando) De la Rúa estamos como en ciernes de un proyecto de vida política y económica diferente en el país, y esto quizás es consecuencia lógica de lo que ha sido todo lo malo y no tanto orquestado por un proyecto bien claro sino que es como una función derivada”.

“En términos económicos acepto y defiendo el gradualismo y el rumbo puede ser positivo en términos de superar el déficit que se tiene –que es el gran problema que causa la inflación-, hay una política respecto del déficit público como consecuencia de lo que arrastramos de años anteriores, y hay un proyecto entre desarrollista y de integración al mundo que tiene de cierto que las inversiones no van a venir así nomás pero que se trata de pelear para insertarse en el mundo desde el punto de vista de la producción”, describió.

En ese sentido, consideró que “hay que seguir planteando en esos términos el modelo de país hacia adelante y en ese sentido es un rumbo más adecuado que el que teníamos”.

En relación con la situación de la economía, afirmó que “hubo un golpe importante” para las clases medias y bajas pero “también es cierto que el déficit es importante pero no fue provocado por dos años de gobierno”. “Ante la realidad macroeconómica nacional, en el contexto internacional –incluso con la baja en el precio de los comodities que fueron brillantes en el gobierno de (Néstor) Kirchner- hay que defenderse en esta situación y por eso es un capitalismo responsable el que se está llevando adelante”, analizó.

Aseveró que “a nadie le gusta que le aumente la luz, nadie vive del aire y lo ideal sería que no aumentaran los costos pero no hay otra alterativa para que se pueda sufragar el déficit del Estado y para que la inflación vaya bajando en el tiempo. Si hubiera una medida diferente y supiera por los libros de economía que las cosas pueden ser distintas, plantearía por qué no se hace; pero ni (el ex ministro de Economía, Axel) Kicillof que está diciendo cosas desde la oposición ahora ni Miguel Bein que era el posible ministro de Economía de Daniel Scioli están diciendo que esto esté mal y que tienen cosas mejores”.

No obstante todo ello, admitió que “esta variante es costosa, le está trayendo costos al gobierno y no hay otra alternativa que seguir buscando una salida en este rumbo, porque si no sería seguir aumentando el gasto público y tratar de tapar para que todo explote más todavía”.

Valoró que Macri “es capaz de ser disruptivo, de tomar atajos a pesar de las dificultades y que vaya peleando contra el sector sindical que tanto problema le ha causado a la Argentina, cosa que no pudo hacer (Raúl) Alfonsín y no se pudo hacer nunca”. “Ni Perón pudo controlar en su última etapa al sindicalismo cuando fue el gestor de todo esto, y que hoy Macri esté pudiendo reconvertirlo de alguna manera o pararlo un poco y negociar en el sentido político para concertar salidas, es algo positivo”, sentenció.

En contraposición, cuestionó “algo que dicen algunos economistas, que falta un Ministerio de Economía más claro, contundente, más coordinador de todo esto; y que pareciera que hay muchos ministros”. “Me pregunto por qué pasa esto con el dólar, porque no habría motivos con un gobierno que tiene estas características para que haya problemática con el dólar y sin embargo la hay. Es un problema de falta de visión de liderazgo de parte de la sociedad como para que no se comporte mejor con las variables económicas”, explicó.

En ese contexto agregó que “un gobierno con bajo endeudamiento sobre el producto bruto, con un problema de no conseguir el dinero por emisión, y con una tasa internacional bastante baja en lo que hace a los intereses sobre dólar, lo lógico es recurrir al endeudamiento y que es también lo que están haciendo los Estados provinciales y algunos Estados locales”. “No me asusta el endeudamiento porque forma parte de la realidad de la economía, y en el marco de análisis el endeudamiento sustentable tiene una lógica económica”, definió.

La gestión provincial

En cuanto a la postura del gobernador Gustavo Bordet y la relación de acuerdo político con el gobierno nacional señaló: “En declaraciones del secretario General de la Gobernación, Edgardo Kueider, Entre Ríos tiene 600 millones de pesos de déficit fiscal y el 95 por ciento de cada 100 de los recursos se vuelcan al pago de salarios y le queda 5 por ciento para gobernar, con lo cual no creo que tenga margen para nada el gobernador”.

“Si trasladamos el análisis económico de la Nación a las provincias, qué han hecho de distinto las provincias de la Nación. A la Nación le da libertad que las provincias tengan su propia política de desarrollo económico regional y no hay nada diferente sino que en todo caso se replican las cosas”, explicitó.

En ese terreno, se manifestó “sorprendido con la postura de alguna dirigencia política, que no puedo creer que sea Bordet –a quien considero una persona responsable- de adelantar las elecciones al año que viene lo cual es un absurdo porque el año próximo tendríamos cinco elecciones en la provincia”. “Una provincia que tiene 600 millones de pesos mensuales de déficit no puede estar haciendo cinco elecciones el año que viene. Sería aumentar el déficit fiscal que es la madre de la inflación”, analizó.

En tal sentido, se preguntó que “si Bordet es nuevamente candidato y pierde las elecciones adelantadas, va a quedarse ocho meses sentado en un escritorio sin hacer nada?”. “Estamos en un punto de inflexión y hay que parar la maquinaria política electoralista. Acá hay problema de inflación, de tarifas, de seguridad, de narcotráfico o de elecciones”, inquirió.

Sostuvo que “hay que hacer una sola elección PASO y una sola elección general el año que viene, que no haya problemas de gobernabilidad y que haya tranquilidad política. Solamente se le ocurren estas cosas a alguna burocracia política que vive del cargo público, porque los que trabajamos en la actividad privada no pedimos cosas como éstas”.

“Hago un llamado en lo político a que Cambiemos no se preste a una cosa como esta sino que sea la alternativa que debemos construir, porque Cambiemos todavía tiene que fortalecerse como organización y no creo que sea bueno que haya candidaturas ya lanzadas – creo que hay cinco o seis candidatos en danza- pero lo mas importante es tener un armado de Cambiemos bien prolijo y una propuesta de gobierno que pueda mitigar estos aumentos tarifarios, este déficit fiscal y otras cuestiones para que la provincia sea más viable”, refirió.

“Tener 95 pesos de cada 100 para salarios y nada para las escuelas, los hospitales, los caminos es inviable, para hacerlo viable hay que hacer un planteo estructural y en lo económico financiero con las intendencias para tener una provincia que tenga alternativas”, añadió.

Corrupción y Justicia

Consultado respecto de la gran cantidad de causas que investigan hechos de corrupción en el gobierno del ex gobernador Sergio Urribarri, dijo que “me sorprende que de las investigaciones periodísticas nadie ha dicho que son mentira y las causas siguen avanzando”.

“Me da vergüenza desde la política porque uno está exponiéndose con el pensamiento y su imagen para un futuro político diferente y resulta que está lleno de causas en la Justicia nacional y provincial contra los políticos”, referenció.

En cuanto a la figura de Urribarri que hoy mantiene un alto perfil en la provincia, analizó que “al déficit de la provincia no se le puede echar la culpa a otro gobierno que no sea el justicialismo, el gobernador actual forma parte del partido que hace 15 años está gobernando la provincia con este déficit del Estado, y si a esto se le agregan las causas judiciales estamos en peligro”.

“No sé si la justicia de Entre Ríos es adicta al gobierno provincial, si es independiente, si tiene autonomía o si está vinculada con lo nacional, pero tarde o temprano los procesos en marcha tendrán un resultado, a favor o en contra de los imputados que están en la vida política y publica”, sostuvo.

Candidatura y espacio político

Finalmente, descartó la posibilidad de ser candidato: “No es momento de personalismos o de poner la persona antes que un proyecto. Alfonsín diría que son momentos de ideas y no de personas”. Pidió “menos candidatos y más construcción del espacio político” y aclaró que “en Entre Ríos no es solamente de Cambiemos como es en Capital Federal sino que es un espacio más amplio, que se logró en 2015 y que si no fuera porque (Adrián) Fuertes se fue a último momento se le ganaba al kirchnerismo”.

“Sigo manteniendo la idea de un espacio muy amplio, muy grande, donde quepa el peronismo que tiene voluntades no coincidentes con el gobierno provincial actual o con alguna dirigencia provincial. Muchas de las ventajas que tiene Macri es un desvencijado peronismo. No sé cómo será la interna que debe jugar el PJ, pero lo cierto es que una de las fortalezas de Macri es la debilidad del PJ y son las cosas que se van a profundizar”, concluyó.
Enviar Imprimir
ULTIMA EDICIÓN
Destacadas
Deportes
Servicios
Envianos
tu noticia
Las mas leídas
Analisis Digital | Director | Denuncias | Contáctenos |  Pagina de Inicio |  Agregar a Favoritos |