Bienvenidos a Semanario Analisis Digital
puntos
17/04/2018 -  tiempo  3' 18" - 3081 Visitas El ex sacerdote fue víctima de Ilarraz Fabián Schunk: “Espero condena y cárcel”
Click para Ampliar
Fabián Schunk.
Fabián Schunk, ex sacerdote y víctima del cura Justo José Ilarraz, dijo a ANÁLISIS DIGITAL que espera “condena y cárcel”. “No me interesan los años, quiero que sea condenado y vaya a la cárcel”, apuntó. “Hago esto por mi hijo y para que no pase nunca más”, señaló y cuando se le preguntó cuál fue el mensaje que quiso dejar en la audiencia, expresó: “Quiero que sepan que esto pasó, fuimos entregados explícitamente a un tipo que abusó de nosotros, que hubo una despreocupación total por parte de la Iglesia en aquel momento y ahora, y si esto no se hubiese hecho público, todo seguía igual”. Por otro lado, también opinó de la citación del tribunal eclesiástico a una de las víctimas, este domingo a las 20 en un predio del Seminario y lo calificó como "una tomada de pelo". “Espero verdad y justicia para Ilarraz y sus encubridores. Quizás los delitos de encubrimiento estén prescriptos, pero es la memoria de la gente, de las víctimas, la memoria de los seminaristas y de aquella época quedará un recuerdo de los encubridores de un varios pedófilos”. N.B. de ANÁLISIS DIGITAL

Fabián Schunk llegó a las 8.30 de este lunes a los tribunales. Entró a declarar alrededor de las 14.30, y expuso su relato sin la presencia de Ilarraz. “He perdido la noción del tiempo y no sé cuánto tiempo estuve adentro. Empezó a preguntarme la Fiscalía, siguió la querella, Milton Urrutia y después la defensa. Fue difícil atravesar las últimas preguntas porque claramente eran con doble sentido o poniendo en duda lo que estás declarando hoy con lo que declaraste tiempo atrás. Todo tiene un solo objetivo que es ponerte nervioso y hacerte dudar, pero creo que cada uno fue con su verdad. Fuimos de vuelta a plantear todo lo que pasó”, manifestó.

Schunk pidió que lo acompañara su pareja, la mamá de sus hijos. “Pedí que entrara mi señora. La defensa sólo pidió que entrase un familiar por víctima, así que así fue. Si no fuera por ella, quizás no hubiese podido seguir con la denuncia, porque me preguntaron por qué denunciaba. Yo denuncié por mi hijo y para que esto no pase nunca más”, marcó.

Cuando se le preguntó qué mensaje quiso dejar en la sala de audiencias, Schunk expresó: “Quiero que sepan que esto pasó, fuimos entregados explícitamente a un tipo que abusó de nosotros, que hubo una despreocupación total por parte de la Iglesia en aquel momento y ahora, y si esto no se hubiese hecho público todo seguía igual. Yo espero que después de esto haya condena y cárcel, no importan cuántos años, pero condena y cárcel”.

Aprietes a una víctima

Schunk también se pronunció sobre la citación a una víctima de Ilarraz por parte del tribunal eclesiástico para este domingo a las 20, en el predio del Seminario. “Lo citaron al viejo tambo del Seminario, ahora es una casa de hermanos. Pero es un predio del Seminario, con toda la imagen que eso representa. Lo convocaron al lugar donde fue abusado. Hubo una clara intención de revictimizar, coaccionar y poner en aprietos a este chico”, dijo. “En principio lo íbamos a acompañar, pero cuando vimos el lugar y la hora de la citación, desistimos. Esto es un claro manoseo. Además, antes lo venían presionando por mensajes de whatsapp desde comienzos de este año. Primero le ofrecieron declarar por skipe, siempre solo, sin la compañía de un abogado y sin saber quién está del otro lado”, marcó.

“Entre las citaciones le exigieron que vaya en avión a Buenos Aires, pero todos sabemos que él está atravesando una situación de inestabilidad económica y no puede. Él denunció por primera vez en 2013 y no se hizo nada hasta ahora. ¿Qué hizo el Papa con esa denuncia? ¿Qué hizo el cardenal, el obispo con la denuncia? ¿Hace cuatro años hizo su denuncia y ahora les interesa que él vuelva a denunciar? Esto es una tomada de pelo para todas las víctimas”, apuntó.

“Nosotros mandamos hace cuatro años copia autenticada de todas las denuncias al Papa y los obispos. Ellos tienen el material por donde quieran para empezar a juzgar, radicamos las denuncias en sede canónica y ahora quieren que volvamos a denunciar. Todo eso es una tomada de pelo, al igual que es una tomada de pelo que Julio Grassi siga siendo cura, que Von Wernich siga siendo cura, que Moya siga siendo cura, que Escobar Gaviria con 25 años de prisión siga siendo cura, que Ilarraz siga siendo cura con una sentencia de la Iglesia, donde lo encontraron culpable hace 25 años atrás. De igual modo son una tomada de pelo todas las fantochadas de la Iglesia con sus comunicados simplemente para salvar su ropa y decir que hacen algo, porque realmente no hacen nada”, cerró.

(Foto: ANÁLISIS DIGITAL)
Enviar Imprimir
ULTIMA EDICIÓN
Deportes
Servicios
Envianos
tu noticia
Las mas leídas
Analisis Digital | Director | Denuncias | Contáctenos |  Pagina de Inicio |  Agregar a Favoritos |