Bienvenidos a Semanario Analisis Digital
puntos
09/06/2017 -  tiempo  5' 18" - 650 Visitas Juicio oral en el TOF de Paraná Lesa humanidad: policías retirados de Concepción del Uruguay ubicaron a Mazzaferri en la oficina técnica
Click para Ampliar
En el juicio contra el represor, hoy declararon Jaime y Emilio Martínez Garbino.
Tres policías federales retirados que se desempeñaron en la Delegación de Concepción del Uruguay, después del 24 de marzo de 1976, ubicaron José Darío Mazzaferri al frente de la sede y comandando la Oficina Técnica del lugar, donde las víctimas refieren haber sido sometidas a torturas y vejaciones. Así lo admitieron este viernes, en la nueva audiencia del juicio que se sigue contra el represor, cuando también reconocieron que hubo estudiantes secundarios alojados. “Teníamos prohibido hablar con ellos e ingresar a esa oficina sin autorización”, dijo Rubén Efraín Baucero. Además, declararon Jaime y Emilio Martínez Garbino. Ambos refirieron haber visto a Jorge Felguer detenido en “muy mal estado” en el Regimiento de Gualeguaychú, luego de que pasara por la Delegación Concepción del Uruguay de la Policía Federal. N.B. ANÁLISIS DIGITAL

Tres policías federales retirados que prestaron tareas en la Delegación de Concepción del Uruguay en 1976, reconocieron este viernes frente a los jueces subrogantes del Tribunal Oral Federal (TOF) de Paraná, que Mazzaferri estuvo al frente de la dependencia y comandando lo que denominaron “Oficina Técnica”, ubicada en la planta alta de la sede y donde las víctimas refieren haber sido torturadas.

Rubén Efraín Baucero dijo que a Mazzaferri lo tuvo “como superior”. Ante la pregunta del fiscal general José Ignacio Candioti, describió el viejo edificio y ubicó a la “oficia de informaciones u oficina técnica” en la planta alta, a la que se accedía por una “escalera de madera tipo caracol”. “Los de la guardia no podíamos entrar a esa oficina sin autorización de los que trabajaban ahí”, acotó y señaló que “Mazzaferri estaba a cargo de esa oficina”.

Más adelante, el policía federal retirado aseveró que en el lugar hubo estudiantes secundarios detenidos y recordó allí a (Roque) Minatta; a (Carlos Martínez) Paiva y a (César) Román. “Ellos estaban en el casino -otro sector de la sede policial-, con otros detenidos. Los cuidábamos nosotros, los de la guardia pero teníamos prohibido hablar con ellos. No sabíamos por qué estaban ahí, después nos fuimos enterando”, aseguró.

Baucero también mencionó al policía Julio César Moscardón Verde Rodríguez como otro de los que estaban en la oficina técnica. Dijo que en la dependencia había un Dodge y un Falcón Verde, los vehículos con los que se movían en la calle, identificados por las víctimas. “La delegación era un ‘pasaje’ de detenidos que venían de otros lugares y después los sacaban, no sé a dónde”, amplió.

En sentido similar declaró el policía federal retirado Salvador Ernesto Dellagiustina. “En la oficina técnica estaba Mazzaferri, Rodríguez y otros que ya está fallecidos”, asentó. Al igual que el testigo anterior, agregó que ellos tenían “prohibido hablar con los detenidos”. “Los chicos dormían en el casino. Ahí no había camas, pero los familiares habían llevado algunas frazadas y colchonetas, aunque no alcanzaban y es posible que hayan dormido sentado en sillas”, afirmó, y omitió decir qué hacían Mazaferri y Rodríguez en la oficina técnica.

Por su parte, Julio César Chiapella, otro retirado de la Policía Federal, ratificó que “la oficina técnica estaba a cargo de Mazzaferi”. También refirió que Rodríguez se desempeñaba en el mismo lugar. Mencionó entre los detenidos a Román, Minatta y “otros chicos”. “No sé por qué estaba detenidos, pero sé que eran menores e iban a la secundaria. Mazzaferri y Rodríguez no querían que hablemos con ellos”, acotó.

Cuando lo vieron a Felguer

Jaime Martínez Garbino, contó que después de ser detenido en octubre de 1976, fue trasladado junto a su hermano Emilio y Raúl Ingold al Regimiento de Gualeguaychú. “Estuvimos varios días alojados allí y fue ahí donde vi a Jorge Felgguer. Fue una agradable sorpresa, pese a la circunstancia, porque no se sabía dónde estaba. A Jorge lo vi mal, llevaba una mala traza física. Lo crucé en el baño. Después de eso no volví a verlo en ese lugar”. El ex legislador refirió también que en esa época, Jorge Felguer hacía el servicio militar en Villaguay y manifestó que cuando fue detenido pudo haberse cruzado o haber coincidido con Hugo Angerosa.

Luego Martínez Garbino relató que a él, a su hermano y a Ingold los sacaron “una noche en auto y nos llevaron a la ruta”. “Hubo golpes, torturas, simulacro de fusilamiento. Luego nos llevaron a la Penitenciaría de Gualeguaychú. Desde ahí, en marzo, nos trasladaron a Chaco donde estuvimos presos y en mayo del `78 nos trajeron en avión a Paraná. Acá estuvimos una noche y después nos llevaron de vuelta a Gualeguaychú bajo ‘libertad vigilada’”, narró.

“A Jorge Felguer le costó mucho todo esto, asimilarlo le costó. En 2012, cuando tuvo que venir a Paraná a declarar en la causa Harguindeguy, fue un esfuerzo muy grande para él. Ahora está bien, pero con sus secuelas”, lamentó.

El hermano de Jaime, Emilio Martínez Garbino, contó los mismos episodios. “A Jorge Felguer, en el Regimiento de Gualeguaychú, lo vi golpeado. Cuando nos reencontramos ya estábamos en libertad. Yo era legislador nacional y se estaba por sancionar la ley de correos. Jorge tenía un pequeño correito y vino a verme. Durante esos días que estuvimos juntos me contó lo que pasó mientras estuvo detenido”, indicó.

“Ellos -en referencia a las fuerzas que asaltaron la democracia y tomaron el gobierno-, tenían un trato desmedido en exceso cuando nos encontraban en lo que ellos consideraban un delito. Los padecimientos de Jorge fueron en Concepción del Uruguay, en la Policía Federal de Concepción, que ya era conocida entre los detenidos por las cosas que pasaban. Felguer compartió el cautiverio con otros, como lo refieren muchos que fueron contemporáneos”, señaló, en respuesta a si era posible que se haya cruzado con Hugo Angerosa.

Juicio oral

José Darío Mazzaferri está acusado de integrar una asociación ilícita, en el marco de un plan sistemático de persecución y exterminio de militantes populares, y por delitos que se resumen en allanamientos ilegales de domicilio, secuestros y tormentos a un grupo de ocho víctimas que permanecieron confinadas en esa sede policial.

El tribunal que lo juzga está integrado por los rosarinos Beatriz Caballero de Barabani, Otmar Paulucci y Jorge Gallino. Para el 13 de junio está prevista una inspección ocular en la sede de la Policía Federal de Concepción del Uruguay; y el 19 y 20 están agendados los alegatos de parte.

(Crédito de foto Página Judicial)
Enviar Imprimir
ULTIMA EDICIÓN
Destacadas
Deportes
Servicios
Envianos
tu noticia
Las mas leídas
Analisis Digital | Director | Denuncias | Contáctenos |  Pagina de Inicio |  Agregar a Favoritos |