Bienvenidos a Semanario Analisis Digital
puntos
10/01/2007 -  tiempo  11' 12" - 5831 Visitas Publicado en el diario “La Mañana”, de General Roca “Desde hace treinta años estamos regalando nuestras tierras”
Click para Ampliar
Daniel Enz y Andrés Klipphan.
Tierras S.A. es el nombre del nuevo libro de Andrés Klipphan y Daniel Enz, dos reconocidos periodistas argentinos que narran en este trabajo las “crónicas de un país rematado”. La distribución del territorio nacional, con muchas extensiones en manos extranjeras o de sociedades anónimas, es el polémico tema del libro. “Más del diez por ciento de nuestro territorio está en manos extranjeras. Si sumamos las Sociedades Anónimas, la cifra se duplica y hasta se triplica en algunas provincias”, afirman los autores.
Por Laura Rotundo

Tierras S.A. es el nombre del nuevo libro de Andrés Klipphan y Daniel Enz, dos reconocidos periodistas argentinos que narran en este trabajo las “crónicas de un país rematado”. La distribución del territorio nacional, con muchas extensiones en manos extranjeras o de sociedades anónimas, es el polémico tema del libro. “Más del diez por ciento de nuestro territorio está en manos extranjeras. Si sumamos las Sociedades Anónimas, la cifra se duplica y hasta se triplica en algunas provincias”, afirman los autores.

Un tema que genera polémica a nivel nacional, sobre el cual rondan muchos proyectos inconclusos y muchas leyes que se violan. En este interesante reportaje con Klipphan y Enz, un panorama que intenta responder una difícil pregunta: ¿Quiénes son los verdaderos dueños del territorio argentino?

-¿Cómo y cuándo surgió la idea de comenzar con este trabajo?
-El libro nos demandó tres años de trabajo, básicamente porque quisimos armar un texto federal y no que solamente se dedicara al sur o al norte del país. Recorrimos todas las provincias y empezamos a investigar los casos que existían, respecto de los dueños de vastas extensiones de tierras. Ambos trabajamos juntos en la investigación del libro Don Alfredo, de Miguel Bonasso, que es la biografía no autorizada de Alfredo Yabran. Mientras investigábamos ese caso, comenzaron a aparecer propiedades del empresario y de otras personas, como políticos de Entre Ríos, Santa Fe e inclusive de la Patagonia. A partir de ahí, surgió la idea de contar “con nombre y apellido” la historia de los dueños de nuestras tierras… siempre haciendo de una salvedad: la de poder probar que son propietarios del lugar al que nos referimos, ya que también hay bastantes fantasías sobre quiénes son estos personajes, que tal vez son ciertas, pero que sino está chequeada la información, es complicado afirmarlo.

-¿Sufrieron algún tipo de amenazas mientras llevaban adelante las investigaciones?
-No, ninguna amenaza. Las trabas que nos encontramos tuvieron más que ver con la poca predisposición de las autoridades a brindar información sobre este tema y, muchas veces, los escasísimos datos oficiales que existen… Personalmente, visitamos algunas oficinas, además de mandar mails, llamar por teléfono y pedir entrevistas, pero directamente no contestan. Es un tema muy sensible y supongo que por eso no quieren ayudar con los datos.

-¿Por qué creen que no quieren dar información?
-Después de haber hablado con algunos funcionarios que sí nos ayudaron, como los del Instituto Geográfico Militar del Ministerio del Interior, entendemos que es difícil hablar porque primero, sería difícil para el resto de los organismos reconocer que tienen desactualizado el registro sobre quiénes son los dueños de las tierras de determinadas provincias. En segundo lugar, obviamente esto no sale a la luz pública del todo porque existen grandes extensiones que no se sabe precisamente de quiénes son ya que están a nombre de Sociedades Anónimas o de “sociedades fantasmas” o como dice Santiago Montoya -el recaudador de la provincia de Buenos Aires- de sociedades que están radicadas en paraísos fiscales. No hay interés en que esto se conozca, lo cual habla un poco de la deficiencia de las autoridades en la obligación de tener un buen registro que enumere quiénes son los dueños de miles de hectáreas.

-¿Cómo creés que debería actuar el Estado para revertir esto?
-El Estado en general -es decir, el nacional pero también el de las distintas provincias- no tiene una política oficial sobre las tierras. Se desentiende de esto… y seguramente este comportamiento se debe a varias razones. Igualmente, esta realidad no surgió ahora, sino que empezó desde hace muchos años en la República Argentina. Me parece que con las tierras, en lo único que se piensa es en los negocios y no en las generaciones futuras.

-¿Qué establece la poca legislación que existe en torno a este tema?
-La “poquísima” legislación vigente, en forma tajante, no prohíbe que extranjeros compren en zonas de frontera, salvo que sean de países limítrofes, como Chile. A su vez, si un extranjero de otro país, tiene la potestad de hacer un pedido especial al Ministerio del Interior y que éste los autorice a comprar en zonas de seguridad. Es una política que está tratando de cambiarse de a poco. Hace dos años hubo 29 solicitudes de compra de tierras en zonas de seguridad de frontera que fueron finalmente autorizados. En el último año sólo hubo tres, pero se dio el caso de Douglas Tompkins que ha adquirido grandísimas extensiones de tierras en el sur argentino y también, en la misma línea geográfica, en Chile y tiene comunicación propia, a través de los pasos fronterizos… a Chile prácticamente lo ha dividido en dos.

-¿Difiere mucho la situación, según las provincias?
-En Río Negro, actualmente la situación está un poquito más controlada, por impulso de algunos legisladores. Claro que ya está prácticamente todo vendido, pero al menos existe una fuerte campaña respecto del cuidado del ecosistema y de la extracción de los metales de las minas. Sin dudas, en esta parte del país se ha tomado un poco más de conciencia si lo comparamos con Catamarca o San Juan, donde la explotación de las mineras está causando verdaderos desastres en las provincias, ya que se encuentran muy desprotegidas a nivel legal. Igualmente, se presentaron 30 proyectos de ley –sino son más- entre el Congreso Nacional y las provincias y están directamente cajoneados.

-¿Qué porcentajes de tierras hay en manos de extranjeros?
-Según el último censo de la Federación Agraria Argentina y que fueron corroborados con datos del INDEC y del Ministerio del Interior, más del diez por ciento de nuestro territorio está en manos extranjeras, con nombre y apellido. Si sumamos las Sociedades Anónimas, la cifra se duplica y hasta se triplica en algunas provincias. También podemos afirmar que hasta septiembre de 2006, el 40 por ciento de las tierras están en venta o en proceso de venta. El 16 por ciento de las zonas más fértiles de nuestro país está hipotecado en la banca oficial.

-¿En cuanto a los valores, se fueron incrementando en los últimos años o “las regalan”?
-El mayor problema que existe en Argentina es que hay extranjeros que vienen con moneditas y se llevan porciones bellísimas de nuestro país, como sucedió en Chaco y en Santiago del Estero donde una hectárea cuesta lo que una hamburguesa en un Mc Donald o en Corcovado (Chubut) lo que se paga una zapatilla de marca. Nosotros no queremos demonizar al extranjero que viene y compra tierra. Todo lo que denunciamos en el libro es legal porque lo permite la legislación. Sí diferenciamos que, por ejemplo, la Familia Benetton –que es el mayor terrateniente privado de nuestro país, según el Ministerio del Interior- posee casi 900.000 hectáreas y las hace productivas: tiene complejos agrícolas muy importantes donde cría ganado vacuno, porcino y ovino en el Sur. En La Pampa húmeda cultiva distintos tipos de cereales, lo cual le deje una ganancia anual de más de 30 millones de dólares, según el fisco bonaerense. Hay otros como Tompkins, que no sabemos si tiene malas o buenas intenciones, con el discurso de las áreas protegidas, prácticamente destierra todo el vestigio de vida que hay en lo que compra... y hablamos de animales y de personas que habitaban en donde ahora es de su propiedad. Esto hace que las tierras sean infértiles y expulsa la mano de obra de los alrededores. Esto es un fenómeno que está ocurriendo y que está afectando a varias zonas de Argentina, desvalorizando el costo de nuestras tierras.

-¿Cómo se ven afectadas las personas que habitan en un lugar y que repentinamente es comprado por extranjeros?
-Si nos referimos a las causas judiciales que están en trámite, podemos decir que por ejemplo, donde Tompkins compró propiedades en los Esteros del Iberá, había una escuela rural y un grupo de personas que trabajaba desde hace años en esa zona, en la que Pérez Companc les permitía desarrollarse. Todos fueron finalmente desalojados. Tuvimos acceso a documentación de una Subsecretaría del Ministerio del Interior, que se dedica especialmente a este tema y allí están radicadas las denuncias de los inconvenientes que han vivido… pero esto no solamente sucede con los extranjeros sino también con los argentinos que compran grandes extensiones.

-¿Cuál fue el caso que más les llamó la atención?
-El que recién te mencionamos, de Santiago del Estero fue muy llamativo. La Legislatura de esta provincia votó una Ley para la expropiación de tierras, que establecía que si venía una empresa o un particular presentando un título de propiedad y demostrando que esas tierras, que las trabajaban otras personas, les pertenecían, había que litigar en la Justicia. En varias causas que tenemos aquí, quedó comprobado que esos “supuestos” títulos de propiedad eran directamente falsos y así se ponían en duda todos los precarios que presentaban las comunidades aborígenes, que se encuentran con el problema de que en muchos casos han perdido la documentación o no tienen abogados que los asesoren. Quien presentó el proyecto de Ley fue el mismo diputado que después actúa como abogado de las grandes corporaciones sojeras de la Provincia de Buenos Aires y de Santa Fe, lo cual nos pareció un abuso de poder terrible. También en Chaco hubo un caso llamativo, como fue la deforestación por el auge del “oro verde” como es llamado el boom de la soja. Tiraron abajo la vegetación que desde hacía años y años para plantar soja. También cuesta creer que haya extranjeros que se compren pedazos impresionantes de nuestro país simplemente para sentarse a mirar los pajaritos. El caso del empresario que compró el Lago Escondido en la Patagonia es muy cuestionable, ya que las autoridades en lugar de actuar para impedirlo, sacan a este lago de las guías de turismo. ¿Cómo no vamos a ser dueños de ingresar y visitar el lago?

-¿Pero se puede comprar un lago?
-No, está absolutamente prohibido, pero son las flaquezas de ley y los problemas que tienen con los gobiernos provinciales. No se pueden comprar los lagos, ni los ríos, ni las costas, pero sin embargo se alambran y los turistas no pueden ingresar a visitarlos… o sí, pero te dan cita para dos semanas después y saben que todo el mundo está de paso. Estas cosas indignan.

-¿Qué nombres de funcionarios aparecen vinculados a que esto pueda suceder?
-Es muy difícil culpar a un gobernador u otro. Por suerte vivimos en un país democrático y en esto también tienen que ver las legislaturas, que muchas veces responden al poder político de turno. Todos somos responsables de que desde hace treinta años estemos regalando nuestras tierras. Sí podemos decir que en los años ‘90, ya que está documentado y lo dice el propio gobernador bonaerense, Felipe Solá, con dinero negro -que salió el forma irregular del país o ingresó blanqueado para comprar campos- se compraron un millón de hectáreas de las más ricas y productivas de la provincia de Buenos Aires.

-¿Cuál es la sensación que les quedó después de haber escrito el libro?
-Sentimos que a los argentinos no nos importa lo que está sucediendo con nuestras tierras. No recalcamos sólo el desinterés de nuestros funcionarios… nosotros tampoco nos hemos interesado por esto. Sí lo vemos como un fenómeno que está pasando allá a lo lejos y que hasta que no nos toque, no vamos a reaccionar.

-Luego de haber realizado esta investigación, ¿qué opinan de la afirmación que tantas veces hace la líder del ARI, Elisa Carrió… “vienen por el agua”?
-En el libro precisamente plasmamos las opiniones de Carrió y del escritor Osvaldo Bayer, que cree que las compras de los extranjeros se hacen pensando a futuro. “Lilita” en cambio opina que existe una conspiración para quedarse con algunas tierras… para ser francos, esto lo vamos a saber dentro de unos años.
Enviar Imprimir
ULTIMA EDICIÓN
Servicios
Envianos
tu noticia
Las mas leídas
Analisis Digital | Director | Denuncias | Contáctenos |  Pagina de Inicio |  Agregar a Favoritos |