Bienvenidos a Semanario Analisis Digital
Versión Impresa del Semanario Analisis | Martes, 22 de enero de 2019
Volver a Analisis Digital | Ediciones Anteriores
puntos
19/12/2018 -  tiempo  3' 56" - 200 Visitas Entrevista a Luis Gorelik, director de la Orquesta Sinfónica de Entre Ríos “Soy un militante en la causa del anti-elitismo”
Click para Ampliar
La Orquesta Sinfónica de Entre Ríos culminó un ciclo colmado de presentaciones, enmarcadas en el festejo de los 70 años desde su institucionalización en 1948. Todas las presentaciones fueron de acceso libre y gratuito, política que llevan adelante desde el organismo hace unos años. “En materia artística deben estimularse las políticas que pongan a disposición de todos el acceso a los bienes culturales”, sostiene Luis Gorelik, director artístico de la Orquesta. Sofía Arnaudín

Finaliza el año 2018 y es época de cierres y balances. Para la Orquesta Sinfónica de Entre Ríos este año estuvo felizmente cargado de actividad: alrededor de 20 presentaciones en distintos puntos de la provincia; compartiendo escenario con artistas de la talla del director venezolano Rodolfo Saglimbeni, la soprano marplatense María José Dulín, el violonchelista y pedagogo Néstor Hugo Longo y los emblemáticos conciertos junto a la pianista Martha Argerich y Mauricio Vallina -uno de ellos en Paraná y el otro en la Basílica de Concepción del Uruguay en agosto de este año-. Este intenso ciclo de presentaciones culminó el pasado 15 de diciembre en la ciudad de Gualeguay, y el 16 de diciembre en Paraná; ambas fechas interpretando la destacada obra musical “La Misa Criolla”, de Ariel Ramírez, junto a los guitarristas Nahuel Pennisi, Rolando Goldman y Ernesto Méndez.

“Creo que esta temporada que finalizó es una de las mejores en toda la rica historia de la Sinfónica, por su calidad y variedad y también por el fuerte impacto que generó hacia la comunidad de la provincia”, afirma el director Luis Gorelik, quien desde el 2010 se encuentra frente a este organismo. Federalizar las presentaciones, democratizar los repertorios y posicionar el trabajo de la Orquesta Sinfónica como parte del patrimonio cultural, popular y simbólico de la provincia son algunos de los objetivos y desafíos que plantea en diálogo con Revista ANÁLISIS, el destacado director Luis Gorelik.

—¿Cuál es el balance que puede hacer del trabajo de la Orquesta Sinfónica de Entre Ríos, teniendo en cuenta que es un año especial ya que es el año en el que cumple 70 años?
—Creo humildemente, que esta temporada que finalizó ayer a sala repleta en el Centro Provincial de Convenciones (CPC) de Paraná será recordada como la mejor -o una de las mejores- en toda la rica historia de la Sinfónica; por su calidad y variedad y también por el fuerte impacto que generó hacia la comunidad de la provincia.

—Desde el 2010 que está al frente de la orquesta. ¿Cuáles han sido los principales desafíos y qué apreciaciones tiene de su evolución desde que está al frente de este organismo provincial?
—Muchos... en primer lugar, el reposicionamiento de la orquesta frente al público de la provincia que se había deteriorado en gran medida durante varios años. Eso significó, además, la exposición a nuevas generaciones de públicos que no conocían la orquesta con anterioridad. Por otro lado, la consolidación institucional del organismo, a través de la cual se consiguió la sanción de la Ley 10.088. De esta manera fueron creados los cargos faltantes para llevar a la orquesta a su planta mínima. Esta ley -aunque tuvo un retraso significativo en su aplicación durante los años 2012 y 2016- fue un paso enorme y a esto se sumó la compra de algunos instrumentos faltantes como un arpa, un piano, una cámara acústica, etcétera. Desde la asunción del Gobernador Gustavo Bordet este proceso se aceleró y consolidó. Y por último lo más importante: la puesta en valor artística de la orquesta a través de un trabajo exigente y la incorporación al repertorio de obras que hasta ese momento eran desconocidas aquí.

—Se tiene una concepción de que la música clásica es un consumo exclusivo de ciertos sectores de la sociedad. ¿Cree que los ciclos de conciertos con entrada libre y gratuita han ayudado a romper un poco con esa idea? ¿Cómo se establece ese puente entre la orquesta y el público?
—Soy un militante en la causa del anti-elitismo. En materia artística deben estimularse las políticas que pongan a disposición de todos, el acceso a los bienes culturales de todo tipo. Y eso no pasa sólo por eliminar el cobro de las entradas, sino por un trabajo permanente; a través de la educación y la difusión de aquellos contenidos que están -como el nuestro- por fuera de lo que el mercado ofrece y vende. Para eso está la acción estatal y para eso existimos. La cultura promovida desde el Estado debe ser concebida como un servicio público más y no como una industria paralela del entretenimiento.


(más información en la edición gráfica 1092 de la revista ANALISIS del 20 de diciembre de 2018)
Enviar Imprimir
ULTIMA EDICIÓN
Destacadas
Deportes
Servicios
Envianos
tu noticia
Las mas leídas
Analisis Digital | Director | Denuncias | Contáctenos |  Pagina de Inicio |  Agregar a Favoritos |