“El trabajo que hacemos en los comedores comunitarios, no lo hace nadie”

La responsable del comedor comunitario “Construyendo Sueños” del barrio Gaucho Rivero de Paraná, Noelia Enrique, habló de cómo se trabaja en este tiempo de recorte de recursos pese a la grave crisis económica y emergencia alimentaria que se atraviesa.

“Estamos muy mal, desde enero nos va mal por la situación económica que estamos atravesando en los comedores comunitarios porque nos cortaron todas las ayudas que teníamos, pero el comedor sigue funcionando como se puede”, aseveró Enrique en declaraciones realizadas al programa A Quien Corresponda (Radio Plaza).

Comentó que “antes se daban 150 porciones por día pero claramente los pedidos han seguido subiendo, hoy se entregan casi 200 porciones y hay en lista de espera gente que viene a anotarse para retirar su vianda y su merienda, pero no puedo entregar más de eso porque no llego con las cosas para cocinar”.

Explicó que “se está trabajando con donaciones que me ayudan, a veces, no siempre; el municipio desde febrero que no está entregando el refuerzo que entregaba antes y solamente nos está dando la copa de leche pero en un tiempo estuvo cortado por cuestiones logísticas de ellos, y además se trabaja dentro de un movimiento (el Movimiento de Trabajadores Excluidos –MTE-) que bajaba la mercadería por Nación, de alimentos secos, pero eso lo cortaron. Y dentro del movimiento hay otros 10 comedores”.

Asimismo dijo que desde la aprobación de la ley de emergencia alimentaria “no cambió absolutamente nada y por eso justamente hoy vamos a realizar un abrazo simbólico en Desarrollo porque necesitamos la comida para la gente. De provincia no hay respuesta de nada, y de Nación nos cortó todo en enero, lo que es alimentos secos y la partida que se recibía para la compra de carne –que siempre usamos pollo- y verduras. Estamos trabajando con la tarjeta de Comedores pero somos 10 comedores en distintos barrios de Paraná”.

Ante las críticas que se les hacen a quienes trabajan en comedores, admitió: “Siento impotencia, porque antes de hablar, de difamar y decir que los comedores comunitarios somos delincuentes, que vengan y verifiquen el comedor, que vengan, nos visiten y vean lo que hacemos. Porque nosotros, los que trabajamos y estamos sosteniendo la emergencia alimentaria que hay ahora, no lo está haciendo nadie. Tenemos las puertas abiertas para que vengan y vean cómo viene la gente a buscar la comida, se han sumado muchos abuelos, hay problemas de desnutrición. Es una impotencia terrible, porque nos joden, porque al trabajo lo estamos haciendo, y si tienen tanta desconfianza, que vengan y verifiquen, los comedores están abiertos, y que nos traigan la ayuda que necesitamos para ayudar a la gente. Que vengan a los barrios y le pregunten a la gente”.

“Yo siempre tuve comedor, hace unos 15 años, pero dentro del movimiento hace cinco o seis años, y la verdad es que nunca había pasado esto”, contó.

También aseveró que “más de una vez pasa que la gente llega a buscar comida y no hay más. Por eso le pido a la gente, hablo con ellos y les pedí que prioricen a los gurises y a los abuelos, porque no alcanza para todos, y ellos se dan cuenta de la situación que estamos viviendo y están de acuerdo, porque la gente es muy solidaria. Lo que hago ahora es pedir los tupper antes para que todos puedan llevarse la comida”.

“Cuando no encuentra comida acá, la gente recorre otros comedores y va rebuscando; acá ahora no tengo un día seguro para dar la comida porque muchas veces no tengo las cosas, antes tenía un orden de trabajo y ahora no se puede porque no tenemos las cosas para cocinar, entonces la gente va a otros lugares. Y en Gaucho Rivero ya cerraron otros comedores, dos o tres seguro”, relató.

“Cuando un comedor se cierra, los que terminan ganando son los que están cerrando los comedores, nosotros no ganamos. Además esta lucha no es para ver quién gana o quién pierde, porque acá la queda sin nada es la gente, la que necesita es la gente. En estos 15 años que tengo el comedor he pasado por muchísimas cosas y cuando te cierran el comedor, no se dan cuenta que están jugando con la necesidad de la gente. Ya me pasó una vez, hablando políticamente, en la gestión del señor (Sergio) Varisco me cerraron la copa de leche, no quisieron darme más la leche porque yo no era del lado de ellos. He pasado muchas cosas pero el comedor siempre he tratado de sostenerlo”, reveló.

Por otra parte, se refirió al futuro de los jóvenes en el barrio: “Es un panorama triste, preocupante, porque los gurises salen a la calle, a hacer cosas que no tienen que hacer, porque es lo único que les queda. Hay muchísimos gurises que están en el consumo de drogas en el barrio. Vienen a golpear la puerta de mi casa a pedirme si tengo un poco de harina o fideos para hervirle a los gurises, y muchas veces ni yo tengo para mí ni para ayudar a la gente”.

Sobre su familia, Noelia contó que tiene cuatro hijos: “Una de 29 y otro de 25 años que ya tienen su vida hecho pero como mamá un tiene que ayudarlos, y otros dos que viven conmigo, un hijo de 19 y una nena de 14 años; el varón más grande trabaja juntando cartones y vive de eso y mi hija más grande hace trabajos de limpieza”.

Consultada por los planes sociales, analizó que “no es una solución, es una ayuda pero a través de eso, de los planes –que yo cobro uno que ahora le cambiaron el nombre y se llama Volver al Trabajo- deberían capacitarnos, darnos herramientas de trabajo, ayudarnos. Eso sería beneficioso”. “Dentro del movimiento de Trabajadores Excluidos hay diferentes ramas donde los compañeros están trabajando: la rama cartonera; la rama socio comunitaria donde yo estoy que se encarga de los comedores; la rama textil; la rama de huerta; la rama construcción donde se hicieron veredas en los barrios, pusieron luz en las casas a través de un proyecto que ahora lo cortaron”. “Se estaban haciendo muchas cosas pero lamentablemente este gobierno va en contra de los planes, de los planeros como nos dicen a nosotros, y tenemos que ajustarnos a eso”, apuntó.

Para ayudar al Comedor Comunitario “Construyendo Sueños” con alimentos o ropa de abrigo, los interesados pueden comunicarse al 343-5029157 (Noelia Enrique) o acercarse a calle Gutiérrez 2119, de Paraná.

Vale recordar que el pasado 13 de marzo el programa televisivo Cuestión de Fondo (Canal 9 Litoral), emitió un informe especial con un recorrido por tres comedores de barrios emblemáticos de Paraná como Capibá, Belgrano y Gaucho Rivero, y mostró en primera persona la realidad del hambre y de quienes día a día luchan por sus vecinos.

 

 

NUESTRO NEWSLETTER

Franco Coronel anotó sus dos primeros goles de la temporada.

Atenas retornó a la máxima divisional del básquet nacional tras un año de ausencia.

Marisol Cáceres (*)

El estrés económico y emocional se relaciona con las tensiones y presiones constantes. (Foto: Linxe)

Policiales

El funcionario permanecía internado en el hospital Justo José de Urquiza de Concepción del Uruguay

El conductor, de 22 años, fue trasladado de urgencia al hospital Santa Rosa de Chajarí (Foto: Chajarí al día)

Nacionales

Con este sistema se busca facilitar el proceso y contribuir a la seguridad y la eficiencia en la atención sanitaria (Foto: Infobae)

Ventura Barreiro tenía un rol clave en la gestión de Bullrich. Se trata de su segundo al frente de la cartera de Seguridad. (Foto Clarín)

 

Interés general

El fenómeno que genera lluvias por debajo de lo normal se presentaría desde el próximo mes (Foto: La Nación)

El programa también ofrece talleres de vida en la naturaleza, en Paraná, Hernandarias, Feliciano, Villa Paranacito, Urdinarrain, Colón y Santa Elena