La inflación genera sonrisas en algunos y exclusión a otros

Por Víctor Centurión (*)

Especial para ANÁLISIS

Gracias a la inflación, podríamos decir que para algunos “la vida les sonríe”,  pero quienes la sufren dirían más bien que se le están burlando. La inflación rápidamente explicada se puede considerar como una transferencia de ingresos entre los distintos actores económicos. Llámese inflación o reacomodamiento de precios o incremento de precios relativos, lo cierto es que algunos argentinos son cada día más pobres y otros, más felices. La realidad de las ciudades, del almacén, del supermercado, cada vez se separa más de la descripción que realizan los responsables de la conducción económica, de su preocupación y del acertado enfoque del problema.

En las góndolas, los productos vienen aumentando sin control, ya con prisa y sin pausa. Los servicios públicos como luz o gas fueron “ajustados” porque estaban “atrasados” en relación a los costos y se anuncian más incrementos para los próximos meses. La carne “reacomoda” sus precios; hay alimentos que “estacionalmente” son más caros; nafta y gasoil aumentan “salvajemente” cada quincena o mes, también los pasajes de los micros, los peajes...

Las tasas municipales y los impuestos provinciales también se han incrementado.

En consecuencia, cada vez es más difícil para un jefe de familia lograr que sus ingresos alcancen para cubrir las necesidades básicas de su hogar.

La tendencia al deterioro del salario real (poder adquisitivo) es un hecho indiscutible, no importa el nombre que le asignemos. 

La inflación es un fenómeno crónico e histórico en nuestra economía, que nos trae muy malos recuerdos y que significó el empobrecimiento de gran parte de nuestra sociedad.

Hablar de reacomodamiento tampoco nos puede tranquilizar si tenemos en cuenta que el último “reacomodamiento de precios” que se dio tras la salida de la convertibilidad dejó a más del 50% de los habitantes bajo la línea de pobreza (por una devaluación de más del 300%).

Inflación, reacomodamiento de precios y pobreza van de la mano y la pobreza genera exclusión, no sólo del mercado sino del sistema, del endeble entramado social argentino.

Pero también hay actores económicos que ganan y están felices con la inflación, inclusive dentro de los mismos empleados estatales, pues participan de la mayor recaudación tributaria lograda por la inflación. 

La democracia se construye en base a ciudadanos y por ello la democracia se fragiliza cada vez que más personas no tienen acceso a sus derechos básicos.

Las discusiones sobre la denominación o el disfraz que se pretenda ponerle a la realidad provoca que cada punto extra de alza de precios  en cualquiera de los supuestos que tomemos hace que un gran porcentaje de Entrerrianos sufran.

Escuchamos excusas de los funcionarios públicos, culpas a gobiernos anteriores, responsabilidades de las cadenas formadores de precios y  presenciamos inexplicables silencios de algunos dirigentes sindicales en materia salarial. 

“En todo excluido se crea un enemigo”, afirmó el ex Presidente del Uruguay  Dr. Julio María Sanguinetti cuando visitó la ciudad de Paraná en junio/2010.

Quizás algunos funcionarios debieran tomar nota de esta afirmación antes que evaluar que en cada pobre o desocupado hay un potencial cliente político.

Hay gremios que han logrado mejorar el poder adquisitivo de sus trabajadores y quizás también mejorar su participación en la distribución de la riqueza nacional en los últimos años, cosa que celebramos, pero el sector público entrerriano y más precisamente el sector de empleados municipales ha sufrido un notorio deterioro 

Nuestros mayores, los jubilados, son otro sector al cual declamamos que le reconocemos sus derechos, pero en realidad nada de eso sucede y muchas veces nos asociamos ilícitamente para acordar incrementos no remunerativos, módulos “en negro” que no se traducen en mejorar el haber jubilatorio, aplicamos “el sálvese quien pueda” y fabricamos muertos anónimos que no logran adquirir sus medicamentos o atender sus necesidades básicas.  

(*) Contador público, doctor en administración
 

NUESTRO NEWSLETTER

Deportes

Marcos Senesi

El entrerriano Marcos Senesi es el defensor más ofensivo en la Premier League de Inglaterra.

Sionista

Sionista recibirá a Atlético Tala en un encuentro clave en el marco de la Conferencia Litoral de la Liga Federal.

Frigerio

El gobernador Rogelio Frigerio visitó a los bicampeones Panamericanos de sóftbol.

Cainchi

El paranaense Daniel Aquino se prepara para pelear en pocos días más en Toronto, Canadá.

Jabes

El ramirense Jabes Saralegui es candidato a estar desde el inicio en Boca para jugar el Superclásico ante Boca.

Pato Fillol

El "Pato" Fillol recuperó los objetos que le habían robado, entre ellos, la medalla de Argentina 1978.

Fútbol: el sábado comenzará la tercera fecha de la Liga Paranaense en Primera A

Tras la suspensión por lluvia, entre sábado y miércoles se disputará la tercera jornada.

“Dibu” Martínez atejó dos penales en Francia y se lució para el festejo de Aston Villa

El arquero de la selección argentina se destacó ante Lille en medio de un clima hostil.

Copa Argentina: Juventud Unida de San Luis avanzó y será rival de Independiente

El equipo puntano venció por penales a Deportivo Maipú, para meterse en los 16avos de final.

Opinión

Por Hernán Rausch (*)
Por Carlos Pagni (*)
Por Ladislao Uzín Olleros (*)
Por Nahuel Maciel  
Para los problemas ambientales y sociales de Gualeguaychú, el gabinete provincial no funciona y el Municipio lo acompaña.

Para los problemas ambientales y sociales de Gualeguaychú, el gabinete provincial no funciona y el Municipio lo acompaña.