Cáncer infantil: estadísticas y esperanzas

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) cada año se diagnostican 300.000 casos de cáncer en niños y adolescentes de entre 0 y 19 años. Se trata de una enfermedad que no se puede prevenir, que es muy difícil establecer las causas que la provocan y que se constituye en uno de los principales motivos de mortalidad infantil en el mundo. No obstante, la detección precoz es fundamental para lograr un tratamiento eficaz y llegar a su curación, destacó un informe presentado en el programa televisivo Cuestión de Fondo(Canal 9 Litoral).

En el hospital Materno Infantil San Roque, el jefe del Servicio de Hematología del nosocomio, Pedro Negri Aranguren, desarrolló hace 30 años el único centro de referencia de los pacientes con enfermedades hematológicas pediátricas de la provincia asistiendo a cientos de chicos afectados por tumores oncohematológicos.

La leucemia aguda es el cáncer más frecuente en niños y representa el 35% de los tumores malignos de la infancia. La leucemia linfoblástica aguda (LLA) constituye el 80% del total de leucemias que se diagnostican en la edad pediátrica y su pico de incidencia es entre los 4 y 5 años de edad

“Después de los accidentes, el cáncer es la principal causa de muerte dentro de las patologías infantiles y eso es relevante, pero lo más importante a destacar es que con los avances científicos la probabilidad curativa es muy alta y esto llevó al Instituto Nacional del Cáncer a promover detección temprana de cáncer infantil, es decir a concientizar. Es importante que los padres y los pediatras estén atentos porque el aumento de las probabilidades curativas se basa en una detección precoz”, explicó Negri Aranguren.

 

Negri Aranguren Pedro.jpg

 

Asimismo, destacó que “la incidencia del cáncer infantil se ha ido manteniendo a lo largo de los años, es de alrededor de 130 casos por millón y no aumentó”.

En nuestro país donde aproximadamente hay 10 millones de chicos, se espera que haya alrededor de 1.400 casos de cáncer infantil en el año. La incidencia en la provincia, con casi 400.000 chicos, será de entre 40 y 50 casos por año. “Eso es lo que se espera y es lo que se da en la realidad a lo largo de los años”, afirmó el profesional.

En cuanto a la mortalidad, puntualizó que “de la cantidad de casos que se atienden, que son unos 50 casos por año, la mortalidad se da en alrededor del 20%, es decir que habrá entre 10 y 15 casos de muertes por cáncer ya sea porque la enfermedad ha progresado o por complicaciones propias del tratamiento como son las infecciones”.

Los cánceres más frecuentes son los hematológicos: la leucemia aguda y los tumores de ganglios (linfomas) representan el 50% de los casos. Después le siguen los tumores del sistema nervioso central y luego los tumores de músculos (sarcomas), los tumores de huesos, de riñón, el neuroblastoma y el retinoblastoma. La leucemia aguda es más frecuente en niños de entre 1 y 6 años de vida.

“En estos 30 años de la Sala de Oncohematología del Hospital de Niños de Paraná, el número de casos se ha mantenido entre 15 y 20 leucemias agudas por año. Tal vez este año se dio una incidencia un poco más alta pero lo atribuyo a que migraron menos los pacientes a Buenos Aires, que es el centro de derivación por excelencia sobretodo de la costa del Uruguay, y este año como consecuencia del Covid todo se trasladó al San Roque y por eso se recibió un número un poco mayor al esperado. De todos modos, se mantiene y serán unos 25 casos en este 2020”, explicitó el galeno.

Lo que se fue dando en leucemia aguda, donde se utilizan protocolos internacionales, fue una mejora en los tratamientos y el uso de drogas de mayor efectividad,  con lo cual hace 40 años la probabilidad curativa era de un 20% y hoy es del 80%.

 

1.jpeg

 

Por otra parte, el médico aseguró que “no es real” que la mayoría de los niños internados con cáncer en el Hospital Garrahan sean de Entre Ríos. “En leucemias agudas no hay derivación fuera de la provincia, sí hay soporte para casos de trasplante o para menores de 1 año que representa una población sumamente compleja y se centraliza la atención. La mayoría de los casos se atienden localmente salvo una decisión personal de las familias que sientan más seguridad con atenderse en el Hospital Garrahan o el Hospital Gutiérrez. Hasta hace unos años, lo que se derivaba eran los tumores sólidos, que son los tumores de órganos, pero el año pasado se integró en el equipo a una oncóloga pediatra que se formó en el Hospital Gutiérrez y eso permitió comenzar a atender los tumores sólidos en Entre Ríos”, explicó Negri Aranguren. 

 

2.jpeg

 

Sobre la realidad provincial, indicó que “el Registro Oncopediátrico argentino a cargo de la doctora Florencia Moreno ha realizado un trabajo muy serio en los últimos 20 años y comparó los registros nacionales con el protocolo alemán, que es de los registros más serios que existe, y prácticamente se ve una coincidencia con lo cual se concluye que no tenemos un tipo especial de tumores ni tenemos más tumores que el resto del mundo”.

“Con nuestra realidad donde se plantea que se utiliza muchos productos organofosforados, muchos fertilizantes o fungicidas y que eso genera mucho más cáncer, no es el caso del cáncer pediátrico. De hecho cuando se mira dónde hay más tumores pediátricos, es en las grandes ciudades porque hay más cantidad de chicos, y cuando comparamos los registros del grupo argentino con el grupo alemán coincidían y más o menos los porcentajes se mantienen”, refirió.

 

3.jpeg

 

Negri Aranguren también descartó que la mayor cantidad de niños con cáncer provenga del sur provincial (Gualeguaychú, Gilbert, Urdinarrain) a raíz de la mayor exposición a los agrotóxicos en las zonas rurales. “Esto no es así. Sobre unas 250 leucemias atendidas las ubicamos por el lugar de origen dentro de la provincia y la mayoría eran de Paraná y después le siguió Gualeguaychú, Concordia y Concepción del Uruguay. Siempre provienen más de zonas con mayor concentración de habitantes y no de zonas rurales”, explicó.

Como conclusión, el profesional consideró que “es esperanzador que no aumentó en los últimos 10 años la cantidad de casos de cáncer, es decir que las cosas que hacemos no generan más cáncer, y por otra parte que el pronóstico ha mejorado porque hay una detección más temprana y una mejoría de los tratamientos”.

 

4.jpeg

 

“En tercer lugar hay que destacar que tenemos todos los elementos de diagnóstico y todas las drogas, en Entre Ríos nunca hubo que postergar un tratamiento, ni un chico se quedó sin drogas y esto hay que agradecerlo al Ministerio de Salud de los distintos gobiernos que siempre dieron prioridad al tratamiento de los chicos con cáncer”, sentenció.

“Entre Ríos tiene una excelente situación en comparación con el resto del país porque tenemos los mismos resultados. Los resultados de Entre Ríos son iguales a los del grupo argentino”, concluyó.

 

El ROHA

ElServicio de Oncohematología del Hospital San Roque de Paraná forma parte del Registro Oncopediátrico Hospitalario Argentino (ROHA) que fue creado en el 2000 por la Fundación Kaleidos. En 2010, se creó el Instituto Nacional del Cáncer (INC) dependiente del Ministerio de Salud de la Nación y el ROHA pasó a ser parte del mismo.

Vale recordar que entre mayo de 1986 y julio de 1992 los pacientes con LLA pediátrica eran asistidos en las salas de clínica del Hospital San Roque de Paraná. En agosto de 1992 se construyó y equipó la primera Sala de Oncohematología de la provincia con cuatro camas y una habitación de aislamiento. Además, se capacitó al personal de enfermería propio y se integró un pediatra y oncohematólogos. En 2001 se amplió la capacidad de atención del servicio con una nueva sala.

El servicio de Hematología del hospital Materno Infantil San Roque es centro de referencia y derivación de la patología hematológica de la provincia desde 1980 y forma parte del Grupo Argentino de Tratamiento de la Leucemia Aguda (GATLA) desde 1986 dando cuenta de todos los casos de leucemia linfoblástica aguda pediátrica tratados.

 

Estadísticas del ROHA

Entre los años 2000 y 2016, se reportaron al ROHA 22.450 casos de cáncer en niños menores de 15 años.