Delincuentes armados asaltaron a una familia de Pueblo Belgrano

comisaría Pueblo Belgrano

“Entraron tres tipos cuando estábamos durmiendo, nos apretaron contra la cama, se nos subieron encima, nos colocaron precintos para inmovilizarnos”, relató la mujer asaltada.

La paz y la tranquilidad que ofrece para vivir y descansar Pueblo Belgrano, en el Departamento Gualeguaychú, se truncaron en la madrugada de este viernes, al menos en la zona de calle Diamante, entre Santa Lucía y San Agustín.

En una de las viviendas que da a un descampado, entre las 2.30 y las 3 de la madrugada, cuando una pareja sufrió un brutal asalto en su propio dormitorio.

Silvina Martiarena, acompañada por familiares y amigos mientras trataba de recuperarse del shock vivido por el terrible momento, relató a diario El Día lo sucedido. “Entraron tres tipos a la casa cuando estábamos durmiendo, nos apretaron contra la cama, se nos subieron encima, nos colocaron precintos para inmovilizarnos, además de atarnos con cinturones y cordones de zapatillas”, contó la víctima.

La mujer reveló que se despertó con un hombre arriba de la cama sobre su cuerpo y otro sobre el de su esposo. “Uno de ellos nos apuntaba con lo que parecía ser un arma de fuego. Cuando desperté y ví al tipo encima pensé que se trataba de una pesadilla, pero no. Era todo real, luego vi a otro sobre mi marido, fue terrible”, aseguró, aún muy angustiada.

“Nos decían que nosotros teníamos plata y que teníamos que entregársela. A todo esto despertaron a la nena y la acostaron con nosotros. Por suerte el nene, el menor de la familia no se despertó. Para nosotros estuvieron una hora revolviendo toda la casa”, expresó la mujer.

Finalmente, encontraron algo de dinero y se fueron por una puerta que da al garaje y de allí a la calle, en una zona en donde a esa hora de la mañana no circula nadie”.

“Nos dijeron que ellos eran profesionales, que la tenían clara, que entraban y salían y que si no les dábamos los que pretendían nos mataban”, agregó la víctima.

“Estábamos con el ventilador encendido y no escuchamos nada, una vez que nos ataron y amenazaron con matarnos pude ver que dos de ellos eran flacos, con pelo corto y vestían de negro, y que el restante era gordo y con un pantalón camuflado. Este último era el que se quedaba con nosotros, el que tenía el arma con el que encañonaba a mi marido, a quien le exigía que le entregara la plata”, describió.

La mujer contó que en ese momento lo único que se le cruzó por la cabeza fue “que se lleven todo pero que no nos hagan nada, especialmente a nuestros hijos que estaban en las habitaciones de al lado”.

“A la nena le dijeron que se quedara callada, que no gritara”, reveló con un nudo en la garganta, y detalló que su hija “no ha dormido desde el asalto, no quiere quedarse sola y tiene miedo que los ladrones puedan volver”. Mientras que el nene más chiquito, por fortuna, no se dio cuenta de nada.

El modus operandi de los asaltantes no es común en la ciudad del sur entrerriano. Todo indicaría que se trataría de personas que no serían de la zona y que existiría la figura del “entregador”.

Cabe destacar que el matrimonio es propietario de un comercio a pocas cuadras de su domicilio, desde hace un tiempo en el nuevo Pueblo General Belgrano. Según lo averiguado, los delincuentes se habrían llevado la recaudación de la jornada, además de los celulares que encontraron en la vivienda.

Por último, la mujer dijo que hasta antes de anoche se sentían confiados y seguros, pero eso cambió rotundamente. “Como nunca nos había pasado nada no teníamos rejas en las ventanas, ahora seguramente las colocaremos y pondremos alarmas”, concluyó.

NUESTRO NEWSLETTER

Dos policías de Gualeguay fueron imputados por diferentes robos en viviendas de la zona rural. Se conocieron imágenes de cámaras de seguridad. Foto Radio Gualeguay

Bastidas se quedó nuevamente con la clasificación de la Clase 3 del Turismo Pista.

Franco Colapinto alcanzó el sexto puesto en la sprint race del sábado.

Opinión

Por Sergio Suppo (*)

Imagen: La Nación

Por Alejandro Richardet (*)

El libertario entrerriano organizó la visita oficial a Astiz y otros genocidas al penal de Ezeiza, en una nueva embestida negacionista de los crímines de lesa humanidad.