Causa Poletti: una muerte violenta y casi 13 años de preguntas sin respuesta

Diego Poletti

A Diego Poletti se lo ingresaron en la Comisaría de María Grande el 14 de octubre de 2008. Unos días después apareció muerto.

Por Natalia Buiatti
(de ANÁLISIS)

Ese martes Diego Poletti peleó con su papá. Había llegado de un cumpleaños con algunas copas de más. Intentando apaciguar los ánimos, los padres decidieron salir por varias horas de la vivienda. No lograron que se calmara. Cuando regresaron, Diego estaba en una crisis más profunda.

Eran cerca de las 22 del 14 de octubre de 2008 cuando una de las hermanas llamó a la Comisaría local. Pidió a los policías que se acerquen porque no podían controlar a Diego. No era la primera vez que requerían ayuda a los uniformados. De hecho, la situación reiterada sirvió como excusa a los funcionarios para no registrar en ningún acta el ingreso del joven, tampoco el supuesto egreso.  

Al día siguiente, como Diego no volvía, su padre fue hasta la Comisaría. Se llevó una sorpresa cuando no encontró al hijo. Los policías dijeron que el muchacho se había retirado el mismo martes de noche. A medida que pasaban las horas, las dudas de la familia Poletti crecían. Decidieron buscar un abogado porque no les tomaban la denuncia. En ese tiempo, se podían notificar formalmente las desapariciones de personas recién 48 horas después.

“El abogado nos dijo que esperemos. Pero nosotros empezamos a buscarlo igual. En la Policía nos tomaron declaraciones. Un oficial de ese momento hizo agregados en mi declaración y la de mi hermana, y después nos hizo firmar abajo. Nos hizo decir que Diego tenía pensado quitarse la vida debido a que mi papá le era infiel a mi mamá. Nos enteramos mucho tiempo después, porque la Comisaría se cerró con el caso -NdR: quedó intervenida-. Las actuaciones pasaron a Tabossi y después a Crespo, desde donde vinieron a tomarnos declaración otra vez. Cuando me leyeron lo que supuestamente había dicho en la Comisaría local no podía creerlo. Negué lo que estaba escrito, porque no lo había dicho”, recordó Silvana Poletti en diálogo con ANÁLISIS. La mujer, una de las hermanas de Diego, se puso al hombro la reactivación de la causa.

Perros y búsqueda

Pasó miércoles y jueves. El viernes a primera hora de la mañana, las hermanas Poletti volvieron a la Comisaría. Estaban desesperadas. “Una de mis hermanas espetó a los policías que lo habían matado. Ahí adentro, alguien nos dijo: ‘No se acuerden nunca de mí, pero vayan a Fiscalía, no busquen más acá’. Papá y mamá viajaron a Paraná. En Tribunales estaba todo cerrado porque era feriado, pero encontraron una puerta abierta y una jueza los atendió. Recién ahí mandaron perros para buscar a Diego”, relató la mujer.    

Dijo que cuando los canes llegaron a la Comisaría de María Grande, querían subir al piso superior pero la adiestradora no lo permitió. “Los perros continuamente querían subir las escaleras. La Comisaría de acá tenía doble piso, años después se hizo más grande. En ese tiempo sólo tenía dos pisos. Arriba había una habitación habilitada. No los dejaban subir porque no estaba en la orden, los tiraban para abajo. Una policía les daba comida con la mano y los hacía oler, y los perros bajaban”, recordó.

–¿Estabas ahí? ¿Presenciaste ese episodio?

–Sí estaba ahí. Eso fue el jueves. Nosotros vimos eso porque estuvimos en todo el recorrido –subrayó Silvana Poletti.

El viernes de tardecita la búsqueda se cortó. Dijeron que los perros estaban cansados y que no había luz para continuar. “Hay testigos que declararon -porque que tuvimos dos o tres jueces en todos estos años, ahora tenemos otro-, que el viernes a la 1 o 2 de la madrugada, mientras pasaban por la zona dónde lo hallaron a Diego, vieron el vehículo del comisario. Me pregunto ¿qué hacían ahí? Si la búsqueda se había cortado el hasta el otro día”, inquirió.

Para el 20 de octubre de ese año, el jefe de la Comisaría, Reinaldo Levrand, había sido relevado de ese cargo. Las crónicas periodísticas de la época cuentan que había "sospechas" sobre el accionar policial o "procedimientos poco claros". Además se realizaron marchas y misas numerosas -impulsadas por la familia Poletti-, que mostraron el momento de tensión en la comunidad y la contundencia del pedido de justicia.    


La querella busca recaratular el expediente para que no prescriba.

La ropa, diez picaduras, un cordón, una media y el nudo

El cuerpo de Diego Poletti apareció en un camino rural único que va a la Estancia Jaroslavsky, a unos 12 kilómetros de María Grande. Era sábado. Los policías de Tabossi lo vieron “cerca de los puentes, en un arbolito de la estatura de él”, describió la hermana. “Estaba a arrodillado y sólo tenía diez picaduras de hormigas. Su ropa estaba limpia y sus zapatillas también”, agregó.  

Según la versión de los policías que lo llevaron a la Comisaría, Diego Poletti salió la noche del mismo martes 14 de octubre de 2008. La hermana recordó que ese día “estaba feo, había empezado a lloviznar. Diego estaba ebrio. ¿Cómo es posible que sus zapatillas hayan estado limpias si caminó tanto?”.  

“La primera autopsia da que Diego murió el miércoles. Esa vez nos dieron la ropa con la que él estaba vestido. No tenían por qué darnos esas prendas, había que analizarlas. Nosotros no tocamos la ropa, así como vino la pusimos en el cajón. En ese tiempo lo teníamos al doctor Pagliotto como abogado. A los días, tanto insistir, abrieron el cajón y se llevaron esa ropa. Nunca más supimos qué pasó con esas prendas. Después hicieron una segunda autopsia. Creo el cuerpo estuvo como 10 días en Paraná. Jamás nos notificaron cuando devolvieron el cuerpo. Nos enteramos por la pared que le ponen al nicho, la placa. Pero en realidad no sé si mi hermano estará ahí adentro. A nosotros nunca nos notificaron que lo trajeron”, reclamó Silvana Poletti.

La familia Poletti tiene muchas dudas en torno a la muerte y el hallazgo del cuerpo de Diego. “Ese martes que la Policía dice que Diego se fue, empezó a lloviznar, estaba feo. Sus zapatillas estaban limpitas, no sé cómo caminó tanto, es lejos, él estaba ebrio. Su cuerpo sólo tenía diez picaduras de hormigas. Si hubiese estado tantos días colgado ahí, hubiese estado comido. Apareció en esa zona, donde hay un único camino que va a la estancia Jaroslavsky, a la escuelita que le dicen ‘lo Poletti’. Es un camino transitable”.

“Diego estaba vestido con una remera roja. Desde la calle se hubiese visto perfectamente bien. Si hubiese estado desde el miércoles al amanecer, cualquiera lo hubiese visto. Además, mi hermano era zurdo. Dicen que nunca se pueden hacer los nudos igual que lo hacen los diestros. Lo del nudo también es muy raro”, deslizó.

Más adelante, la mujer habló de las marcas del supuesto ahorcamiento. “Cuando hacen la autopsia, el cuello muestra el surco de un cordón. Pero en la foto de Criminalística aparece primero con una media y después el cordón. Esto lo sabíamos de antes pero nunca lo tuvieron en cuenta”, cuestionó. “Nadie se merece morir de esa forma. Muchos decían que lo habían tenido en un freezer y hoy pienso que tal vez por eso apareció en un arbolito de la estatura de él, de 1,65 metros más o menos. Siempre dije lo mismo: si él lo hubiera hecho, enseguida hubiésemos tenido toditas las respuestas a nuestras preguntas”, advirtió.

Que no prescriba

La causa para averiguar las circunstancias de muerte de Diego Poletti pasó por varios jueces. Como data de 2008, quedó enmarcada en el viejo Código Procesal Penal. Ahora está en el Juzgado de Transición 1, a cargo de Carlos Ríos.  

Ernesto Figún es el abogado de Silvana Poletti y actualmente está impulsando la investigación. “La causa estaba paralizada hasta encontrar nueva prueba. Hace un tiempo me designaron junto con el doctor Juna Martinengo. Redactamos informes, se produjeron pruebas nuevas. Averiguamos. Empezamos con buena predisposición por parte del juez a aportar testimonios. Hay personas que ahora se acuerdan de cosas que antes no”, contó en diálogo con ANÁLISIS.

“Pedimos al juzgado que se haga una reconstrucción del hecho, para nosotros es muy importante. No tenemos un no como respuesta, pero estamos esperando. También queremos un cambio de calificación legal de la carátula para que no prescriba. Aportamos testimonios para que se recaratule. Actualmente, el nombre del expediente es Poletti Diego/Su muerte. Queremos que cambie porque para nosotros es un homicidio calificado. Pero a eso tenemos que demostrarlo. Esa es nuestra tarea en este momento”, manifestó.

El abogado dijo también que si logran cambiar la calificación legal, “esta querella pedirá la imputación hacia él o los responsables del hecho”. “Creo que en principio habría una omisión en cuanto al resguardo de una persona, porque no hay registro alguno de ingreso y egreso de Poletti en la Comisaría ese día. De ahí al homicidio hay que probarlo, porque si bien habría ingresado y egresado sin registro, no podemos decir que fueron ellos. Hay que probar por qué ingresó y no se registró, por qué no lo vio el médico de policía, y por qué no se registró egreso. ¿Por qué ingresó Diego Poletti a la Comisaría ese 14 de octubre de 2008? ¿Por qué no hubo una comunicación al Juzgado? Hay muchas irregularidades que se tienen que dilucidar”, planteó.

“Ya declararon dos policías de la guardia esa noche y están citados tres más de esa época. Por ahora son sólo son testimoniales. Los funcionarios de entonces dan el mismo motivo de ingreso que la familia en sus declaraciones. Dicen que con Poletti se había generado conflictos familiares en reiteradas oportunidades, y eso una la excusa, como para decir que ¡otra vez viene Poletti! Como habitué en peleas y contiendas familiares. Eso habría sido la excusa para el no registro en la Comisaría”, manifestó.

Camino judicial

Desde el Poder Judicial entrerriano informaron a este medio que los “Autos Nº 45611, caratulados ‘Poletti Diego Leandro /Su muerte’ se iniciaron en fecha 24/11/2008”. Precisaron que el 5 de diciembre de 2013, “el Dr. Alejandro Grippo a cargo del Juzgado de Instrucción 3 dispuso el archivo de las actuaciones, resolución que fue apelada por los abogados de la parte querellante Dres. Rubén Pagliotto e Iván Vernengo; la Cámara I Sala I de Paraná revocó el archivo y dispuso se cumplimenten las medidas pendientes, por lo que la causa siguió su trámite con el dictado de numerosas medidas instructorias”.

Años después, el 3 de agosto de 2017 se resolvió el archivo de las actuaciones. “En fecha 04/12/2020 el Dr. Carlos Hugo Ríos a cargo del Juzgado de Transición N°1 resolvió desarchivar la causa, se tiene presente la renuncia como representantes de los progenitores de Diego Poletti efectuada por los Dres. Pagliotto y Vernengo, y se tiene por constituida como querellante particular a la Sra. Silvana Poletti -hermana de la víctima-, con el patrocinio letrado de Juan Martinengo y Ernesto Figún, quienes solicitan medidas -declaraciones testimoniales y pedido de informes- que se han ido recabando a lo largo del año en curso”.

No existen personas imputadas en la causa.

Jonito

Juan Bautista de De Benedictis tendrá un nuevo ingeniero de cara a lo que resta de la Copa de Oro del TC.

Reunión

El Gobierno Nacional anunció que los clubes de barrio seguirán pagando tarifas subsidiadas.

CAP

Patronato irá por los tres puntos frente a un Colón que levantó en la fecha pasada e irá por más.

Remo: el paranaense Emiliano Calderón logró la medalla plateada en los Juegos Odesur

El remero formado en el Paranà Rowing Club (segundo de izquierda a derecha) se subió al podio en Asunción.

Fútbol: Sarmiento de Junín logró un agónico empate ante Tigre por la Liga Profesional

El Verde rescatò un punto en el estadio Eva Peron ante el Matador.

Liga Profesional de Fútbol: Godoy Cruz y San Lorenzo no se sacaron ventajas en Mendoza

El Tomba y el Ciclòn empataron sin goles en el Malvinas Argentinas.

Opinión

Por Nahuel Maciel  
La educación es un instrumento de paz, no comprenderlo es renunciar a una herramienta formidable para la promoción humana integral.

La educación es un instrumento de paz, no comprenderlo es renunciar a una herramienta formidable para la promoción humana integral.

Por Alejandro Borensztein (*)  
Lenguas Vivas, tomado. Esta semana hubo más de 15 colegios en conflicto.

Lenguas Vivas, tomado. Esta semana hubo más de 15 colegios en conflicto.

Por Ernesto Tenembaum (*)  
Sergio Massa, Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner.

Sergio Massa, Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner.

Por Gabriel Michi (*)  

Cultura

Se trata de una serie de encuentros informativos sobre la oferta académica de la institución.

Las entradas se adquieren en puerta y el valor es de $700.

La entrada es gratuita, con ingreso por orden de llegada.

"Mi salud se ha deteriorado en los últimos meses y me diagnosticaron una condición neurológica severa", comunicó el músico.

Se trata de dos esculturas pertenecientes a la artista Nelly Giménez Vallana.

La CGT hará el acto del 17 de octubre sin el gobierno y lanzará un espacio político

La CGT hará el acto del 17 de octubre sin el gobierno y lanzará un espacio político.

Darán tratamiento prioritario a la mercadería afectada a la renovación de Salto Grande

Darán tratamiento prioritario a la mercadería afectada a la renovación de Salto Grande.