Paraná: una fundación contiene a padres que adoptan hijos

El primer y tercer martes de cada mes se reúnen los integrantes de la Fundación Familia Adopción en el Sindicato de Telefónicos de Entre Ríos, ubicado en Rivadavia 128. La agrupación tiene como propósito brindar asistencia psicológica, social y psicopedagógica a padres adoptivos y posibles adoptantes.

El equipo interdisciplinario está constituido por un grupo de profesionales abogados y psicólogos. A las reuniones asisten más de 60 matrimonios, que en la mayoría de los casos concurren para despejar dudas sobre cómo informar a los niños sobre su origen biológico o qué pasos legales seguir para realizar el trámite de adopción.

El grupo existe desde hace cinco años en la ciudad, pero aún no cuenta con sede propia. Ayer fue la primera reunión de octubre en el sindicato, la próxima será el 18.

La doctora Silvia Márquez, asesora legal de la fundación, explicó que la iniciativa nació como un grupo de autoayuda para padres que pretendían adoptar a sus hijos –pretensos adoptantes– y no se sentían contenidos por las instituciones.

“La mayoría de los integrantes del grupo se conoció en los pasillos de Tribunales o en las colas que hacían en el Juzgado de Menores. Todos tenían las mismas inquietudes a la hora de la consulta”, explicó.

“Entre ellas, si los padres biológicos de los niños no se los quitarían después”, dijo, y contó que para saldar esas dudas buscó apoyo profesional y poco a poco se formó un grupo.

A esa agrupación de padres con intenciones de adoptar se unieron después los que ya tenían hijos adoptivos y también enfrentaban dudas, sobre todo a la hora de adoptar un segundo niño.

Más tarde los asesores del grupo consiguieron la personería jurídica y en 30 de marzo de 1999 quedó constituida la Fundación Familia Adopción.

Dudas frecuentes

En los encuentros los matrimonios exponen sus inquietudes. Entre ellas, cómo no dañar al niño al contarle la verdad sobre su origen, cómo guiarlo, educarlo, o de qué forma solucionar los problemas psicológicos que presentan en la escuela.

La abogada diferenció dos situaciones constantes en los matrimonios que asisten a la fundación. En este sentido, explicó que quienes ya tienen un hijo adoptivo están preocupados por cómo enfrentar la realidad biológica de la criatura. En tanto, los pretensos adoptantes dudan respecto de qué relación mantener con los padres biológicos del niño.

En el primer caso la abogada explicó que muchas veces los niños desean conocer a sus padres biológicos y la familia no sabe qué hacer o cómo contactarse con esas personas. “Los niños quieren tener una fotografía de sus padres o saber dónde viven o qué hacen”, dijo. En estos casos la fundación se ocupa de tomar contacto con otras instituciones, revisar expedientes o incluso solicitar ayuda a la Policía para dar con su paradero.

Una vez que logran el contacto, en la mayoría de los casos los encuentros son positivos. “Excepto cuando los niños se enfrentan con que sus padres biológicos tienen una patología. Esto es muy duro para el chico y para la familia adoptiva también”.

Mientras tanto, quienes quieren adoptar un hijo concurren a la fundación, sobre todo “porque las listas son interminables en el Juzgado y quieren saber qué posibilidades tienen”, dijo la doctora.

En este sentido explicó que en Paraná hay dos juzgados que funcionan por separado y en la provincia las familias se registran en los juzgados civiles y defensorías de menores. “los padres tienen tanto interés en adoptar que se anotan en todos lados”, expresó, dando cuenta de la necesidad de la unificación de los registros en la provincia.

En cuanto a las dudas más frecuentes de quienes quieren adoptar, expresó: “Temen porque los padres biológicos les quiten el bebé, los sigan, molesten o invadan. También cuestionan hasta qué punto esta situación perjudica al pequeño”.

Fuente. Uno

QATAR 2022: LA AGENDA DE PARTIDOS DEL DÍA


Opinión

La trágica muerte ocurrida recientemente en el
Por Luciano Lutereau (*)

Cultura

Cerveza, gastronomía y música los principales atractivos de una feria que crece año a año.

Pre-inscripción abierta a la Maestría en Literatura y Política de UADER.