Covid-19: “La disminución de casos es con valores poco aceptables”, advirtió Bantar

Carlos Bantar

“Seguimos teniendo una sola fórmula para disminuir la transmisión que evidentemente no son las vacunas solamente sino que son las tristes medidas que ya conocemos, las restricciones de la circulación de las personas que transportan el virus”, sostuvo Bantar.

El director del Hospital “San Martín” de Paraná, Carlos Bantar, analizó la situación de la provincia ante los contagios de coronavirus que no bajan al ritmo y en la intensidad deseada.    

En declaraciones realizadas al programa A Quien Corresponda (Radio De la Plaza), Bantar sostuvo que “venía manifestándose una tendencia hacia una disminución pero siempre en valores poco aceptables o que no inducían a un optimismo, sino a una cautela. No nos gusta un numero basal alto por más que vengan en bajante y eso se nota en el país”.

En este contexto, planteó que “es importante monitorear con el nivel de positividad en la posta respiratoria y el número neto de afluencia, porque el 70% de las personas que van a la posta respiratoria lo hacen espontáneamente y eso es un sensor de lo que la población está percibiendo”. “La gente concurre a testearse a los centros de referencia que ya conoce y cuando esas personas que concurren están una hora haciendo cola, desde las 7 en un lugar que abre a las 8, para tener acceso a un control médico y a un testeo y nos da entre el 60 y el 65% positivo, cuando en la baja real de valle que habíamos tenido otrora era 13 o 15% nos genera una luz de alarma muy importante; con lo cual no nos ponemos muy eufóricos con los datos de tendencia de la baja”, explicitó.

Consultado por las restricciones necesarias para frenar los contagios, el profesional marcó que “más allá de lo que uno piensa, no hay que inventar nada y lo que hay son las evidencias internacionales porque a todo el mundo le pasa lo mismo, y se ve a Gran Bretaña y otros países con una tasa de vacunación altísima que tienen que ir retrogradando”.

“En realidad esto se entiende, cuando se entiende bien el concepto de las variantes; hay quienes dicen que la variante es consecuencia de la transmisibilidad cuando en realidad es al revés: la transmisibilidad es una consecuencia del proceso evolutivo del virus. Este virus tiene con respecto a las mutaciones una estabilidad muy grande en relación a otros virus de la misma característica –RNA de simple cadena que hace que el virus tenga un mecanismo de mutación determinado- y lo que se ve cuando hay alta transmisibilidad y sacamos una foto y aparece una nueva variante, lo que se ve es que esa variante es la que ha tenido mayor ventaja por tener mayor posibilidad de sobrevivir dentro del huésped y es una consecuencia de la transmisibilidad”, explicó.

“Es decir, la nueva variante del virus aventaja a la variante anterior y cuando se ve un aumento de casos es porque el virus se las está arreglando muy bien para seguir persistiendo. Y cada vez que vemos una nueva variante, lo que vemos es que el virus ya adoptó un proceso evolutivo que le permite sobrevivir y producir nuevos brotes”, resumió. Como ejemplo, dijo que esto “es lo que se vio en California en los últimos días donde nuevamente hay alerta y el 50% de la población está infectada ya con otra variante y eso ya preanuncia que habrá un aumento de transmisibilidad”.

En consonancia, advirtió que “seguimos teniendo una sola fórmula para disminuir la transmisión que evidentemente no son las vacunas solamente sino que son las tristes medidas que ya conocemos, las restricciones de la circulación de las personas que transportan el virus”.

Consultado por los casos que no bajan, agregó que “esto implica que el virus está teniendo un proceso evolutivo para seguir persistiendo, y que eso persista en niveles altos o en niveles que suben y bajan como estamos viendo ahora es indistinto” y definió que “lo que se está viendo ahora es la persistencia del virus a través de nuevas variantes que son más efectivas para transmitirse, con lo cual si se mantienen las mismas medidas de flexibilización la nueva variante que se transmite muy rápidamente, aprovecha”.

“La nueva variante aprovecha y se transmite en las personas que circulan más, en aquellas que todavía no se vacunaron, en aquellas que nunca adoptaron medidas de precaución o que dejaron de tomarlas, y por eso estamos viendo una franja etaria menor en los contagiados porque son justamente los más expuestos a la transmisibilidad”, puntualizó el profesional.

En este sentido, apuntó también que “la vacuna genera un efecto paradojal de dar una sensación de seguridad para algo para lo cual la vacuna no sirve, que es evitar la infección individual de la persona. Los pacientes vacunados se infectan y transmiten el virus aunque estén vacunados, entonces lo que sí hacen es una sintomatología más leve, muchas veces ni siquiera tienen dolor de cuerpo y fiebre sino que apenas hacen una rinitis con un poco de agua que les cae de la nariz y lo desestiman creyendo que es una alergia, pero ese síntoma leve es lo que hacen la mayoría de los vacunados, algunos pierden el olfato –incluso más frecuentemente que los no vacunados- y tienen un periodo de congestión nasal a veces muy fugaz, pero están excretando virus y contagian”.

“Lo que la vacuna parece estar mostrando, incluso en Argentina, disminuir la mortalidad y de hecho pese a que vemos algunos pacientes graves que están vacunados, también se ven pacientes vacunados y añosos que ahora no les va tan mal si se infectan y están pocos días internados. Pero la población que está vacunada no está exenta de infectarse”, sentenció.

Al respecto, sostuvo que “esto se propicia incluso en otros países, por ejemplo en Estados Unidos en los partidos de la NBA hay una tribuna para vacunados sin barbijo y otra para no vacunados que deben usar barbijo, lo cual es una falsa interpretación de las propiedades de la vacuna, que genera una falsa expectativa y una paradoja donde el que está vacunado se relaja más de lo que ya lo hacía antes de vacunarse”.

Sobre ello, lamentó que “la utilización de los cuidados en Paraná deja mucho que desear desde antes de la vacunación, y va más allá de la flexibilización, comparado con Capital Federal donde todo el mundo usa barbijo”.

En cuanto a la situación del hospital, Bantar detalló que “se está teniendo un leve aumento de pacientes en los pisos, después de haber tenido una baja en las semanas anteriores y este probablemente esté empezando a reflejar el impacto que estamos viendo ahora; está un poco más descongestionado en la terapia crítica con tres o cuatro camas disponibles pero esto puede cambiar a mediodía y puede suceder como ayer a la tarde donde en media hora tuve que internar de golpe a cinco pacientes”.

Reiteró que “de los hisopados que se realizan, 6 de cada 10 es positivo; es el 60% de positividad, según datos de la semana pasada”.

Consultado por la vacunación para menores de 18 años, el galeno sostuvo que “es muy importante disminuir la transmisibilidad como sea y la vacuna es una forma de disminuir la transmisibilidad porque es probable que acorte los periodos de excreción en la gente, y sucede que a medida que se vacunando de arriba hacia abajo, los de abajo empieza a ser el foco de transmisibilidad, y si el foco eran las personas de 30, 40, 50 o 60 años que ahora están vacunados, el foco comenzará a ser quienes están entre los 18 años y 25 años, por eso es necesita vacunar a esa población”.

De todos modos, aclaró que “a medida que disminuye la edad, disminuye la adherencia de la gente a vacunarse, porque hay mucha gente joven que no se quiere vacunar”.

 

Por Joaquín Morales Solá
Por Waldemar Oscar von Hof (*)
Por Luis María Serroels (*)

Provinciales

Jorge Lacoste

“La cantidad de accidentes de tránsito, muchos de ellos con pérdidas de vidas humanas, impone la necesidad de encontrar una rápida solución para el cruce de la RN 127 y la RP 32 que es de vieja de data”, dijo Lacoste.