Hubo cruces entre dirigentes radicales tras el anuncio de Viale de que conformará un bloque propio

La referente de Feliciano recordó que el acuerdo se hizo “a sabiendas y una semana antes de que (Hermes) Binner abandonara al radicalismo para ser funcional al gobierno”.

En ese sentido, añadió: “No obstante se persistió con mantener la alianza provincial sin ninguna lógica política”.

Para López, “la estrategia central de la campaña consistió en esperar un fallo judicial que permitiera pegar con quien fuera adversario, sin escuchar una sola critica al gobierno provincial y mostrar la contracara del gobierno de (Sergio) Urribarri”.

“Se intentó violentar la carta orgánica para acomodar, además de a Viale, a cinco amigos del candidato a gobernador que salían seguros y que ahora muchos de ellos deberían dar explicaciones de los resultados en sus departamentos. Se trata de otra historia repetida en nuestro partido para corregir en el futuro”, apuntó la ex legisladora en declaraciones reproducidas por Página Política.

“Si tuviera que ser contundente, tendría que decir que se le prestó la estructura de un partido de más de 120 años a una fracción del Partido Socialista, partido que sólo representaba el cinco por ciento del electorado antes de la alianza como fuerza política propia en la provincia”, embistió la dirigente.

“Daba pena ver cómo además de esconder la boleta de (Ricardo) Alfonsín, el socialismo se daba el lujo de competir con una candidatura a gobernador (Ana D’Angelo) y con dos candidatos a diputados nacional (Osvaldo Fernández y Américo Schwarzman) contra nosotros”, remarcó.

“Si uno observa los números finales fríamente, no se puede explicar cómo se pudo ser tan ingenuo e irresponsable a la hora de no darse cuenta que esto no era el 2009 y que nos pasamos tres meses haciendo campaña gratis para Binner”, completó la dirigente de Feliciano, quien dijo que lo sucedido con Viale “ya pasó antes con Lucy Grimalt, quien al día siguiente de las elecciones armó un bloque aparte y lo mismo con Hilma Re”.

“A la actitud de Viale hay que anteponerle la lamentable falta de defensa de los intereses políticos de nuestro partido que se ha tenido en esta campaña. Dos caras de una misma moneda: audacia y traición por un lado; e incompetencia y soberbia, del otro lado”, concluyó.

Por Luis María Serroels (*)
(Imagen: Alfredo Sábat-La Nación)

(Imagen: Alfredo Sábat-La Nación)