Envión final hacia la suma del poder

Alberto Fernández abrazo con Cristina Fernández

Por Luis María Serroels (*)

No es una pareja de trapecistas aunque gustan de hacer pruebas riesgosas. Son dos políticos que no respetan cánones morales ni legales cuando está de por medio un objetivo seductor de esos que al poder suelen tentarlo. Sus hazañas no se maquillan ni se ocultan porque saben de antemano que no habrá un salto al vacío, lubricadas con buen aceite pro impunidad y con la garantía en el orillo de que nada ni nadie podrá frustrarlo. Acordar que no se hablaría mal de los regímenes cubano y venezolano fue un claro síntoma de la futura política exterior en manos de un ingeniero agrónomo.

El arreglo consagrado en mayo de 2019 –a esto nos referimos- entre Alberto y Cristina Fernández, significó despojarse forzadamente de odios y rencores recíprocos en pos de una jugada tan trascendente como utilitaria a la hora de recuperar terreno y lograr hacerle un Pito Catalán a la legalidad. Todo ello urdido con descaro y llamativa facilidad. Aunque algunos sostienen que Cristina eligió al mejor que tenía a mano, es más creíble que resultara el único que cargaba deudas sin saldar con ella por los insultos televisivos que le obsequió tras su alejamiento del segundo turno K. Ambos saborean hoy las mieles del contubernio, pero admítase que el retorno a la Casa Rosada fue favorecido en parte por los yerros del irrealismo macrista y su exceso de confianza.

Para este gran salto parece haberse dispuesto de un prometido reaseguro tranquilizador de ciertos personajes con toga que extraviaron su juramento sin querer queriendo (al decir del Chavo del 8).

No hay disfrute mayor para un inmoral, que conseguir la anuencia de sectores de la justicia de turno. No hay peor indignidad que la de sellar alianzas perversas con el reino de lo impune. No hay laureles más marchitos que los que provienen de algún estrado donde impera el código del “que me importa” y rige un falso y maquillado respeto por la ley. No existe culpable más ostensible que el que se escabuye de los tribunales. No hay jueces más venales que los que, a sabiendas, le abren camino a la infamia.

Horas después del Pacto Doble F, no fueron pocos los argentinos que al vuelo ya habían captado su trasfondo y a qué se apuntaba con tal maniobra. Era difícil concederle estabilidad moral tras evocar tiempos pasados de duro distanciamiento. En este contexto quedaba a la intemperie el vale todo como telón de fondo.

El nerviosismo de Cristina Fernández por sus causas judiciales se atempera no sólo con el  intervalo atemporal del Covid-19 que succionó todas las agendas, sino también con el avance de la “operación impunidad” en marcha.

Alberto Fernández debe hoy timonear la lucha contra el virus y a la vez enfrentar larvadas discrepancias internas. Todo lo positivo que seguramente podrá ostentar en su balance tras la pelea anti Covid-19, se diluiría como la manteca al momento de retomar el exclusivo ritmo presidencial. El arreglo blanqueado hace un año era previsible, con un fuerte tufo a salida única ante la imposibilidad de amnistía (como Plan B).

Sólo las sociedades modeladas en la decencia política y sólidamente renuentes al fraude y la corrupción, están preparadas para construir un gran país. Pero para ello hay que animarse.

Aquel personaje de historieta creado por el ingenio del humorista Quino, llamado Mafalda, dijo que “Hay gente con tanta moral que la tienen doble”. Recordemos que el actual mandatario premió con una embajada a un ex gobernador entrerriano huidizo de la justicia, donde se lo aguarda para dar cuenta de cargos muy graves por corrupción. Eso se llama doble moral. George Orwell sostenía que “la doble moral significa el poder de sostener dos creencias contradictorias en la mente al mismo tiempo y la aceptación de ambas”.

Como hemos reflexionado –y no resulta abundante- nuestro presidente, en medio de la tragedia pandémica se sabe protagonista de una conducción rodeada de un buen consenso. Pero ¿acaso evalúa que este mismo logro de poco servirá cuando opte por incorporar códigos rechazables para salvar a la “dama de hierro? En tal caso ambos Fernández no resistirían ningún archivo.

El Pacto introdujo la libertad de CFK para cubrir puestos claves y así sucedió. Un modo de asegurarse con tiempo las riendas del poder a distancia sin tener que ir a la calle Balcarce 50 y así controlar los organismos de la seguridad social con el manejo del 40 por ciento del presupuesto nacional (la denuncia de Alfredo Leuco con nombres y apellidos no fue refutada).

Algunos gobiernos suelen volverse poderosos en la medida que los gobernados se muestren pusilánimes y los jueces pierdan de vista que las leyes rigen para todos (y todas) por igual según una aseveración “perogrullesca” que nunca indigesta al sentido común. La concesión vía DNU de poderes extraordinarios al Jefe de Gabinete por un primer mandatario doctor en leyes, es parte de un plan muy riesgoso en tanto somete al Congreso a un papel de sucursal del Poder Ejecutivo. Cuando lo prohibido se anuncia sin decoro ni temores, es porque ambas partes están de acuerdo.

El “Contrato Social: o los principios del derecho político” que Jean-Jacques Rousseau publicó para la Francia de una convulsionada Europa en 1762, abarcaba la filosofía política y especialmente trataba sobre “libertad e igualdad de los seres humanos” que luego añadiría el término “fraternidad”. Aunque se sucedieron con el tiempo interpretaciones enfrentadas, se resalta el hecho de que el goce de los derechos es un precepto sin excluidos (podríamos añadirle sin impunes).

Para muchos exégetas de Rousseau, “éste ejerce hoy su presencia como uno de los pensadores clásicos del pensamiento político. La fraternidad como la gran utopía entre los hombres resulta un insoslayable referente”. Fuente: El Contrato Social o Principio de Derecho Político (Horacio Crespo-Ed. Estrada).

¿Qué curiosa interpretación, no ya gramatical sino como imperativo virtuoso, hace de la palabra “fraternidad” (hermandad, armonía, concordia) el “fernikirchnerismo” a la luz de los planes en marcha para el dominio total de las instituciones de la República?

El diputado Waldo Wolff criticó duramente al titular de la Oficina Anticorrupción, Félix Crous, quien cumpliendo un mandado del Presidente de la Nación procedió a retirar la querella en las causas Hotesur y Los Sauces que comprometen gravemente a Cristina Fernández. Resulta insólito que quien debería preservar las acciones en defensa de las instituciones del Estado caídas bajo la corrupción K, opta por dejarlas sin efecto. Esto –advierte todo el mundo- es la confirmación del pacto de impunidad que se diseñó hace un año.

En 2015 y en una entrevista para la Agencia de Noticias DyN un tal Alberto Fernández dijo de CFK: “Toda su acción institucional es deplorable; todo lo que hizo en materia judicial es deplorable; toda su intromisión en la Justicia es deplorable; lo que hizo con el Consejo de la Magistratura y con la designación de los jueces subrogantes es deplorable; lo que inició con la llamada ‘democratización de la Justicia’, todo es deplorable. Lo que hizo con el Tratado de Irán es deplorable;  la muerte de Nisman es deplorable; la no resolución de la muerte de Nisman es deplorable”, denunció entonces. .

El kirchnerismo puso en marcha una arremetida feroz contra los jueces que molestan a Cristina, buscando que los echen vía jury y hasta sostienen que los Cuadernos de Oscar Centeno (en manos de la justicia tortuga) son falsos.

Mientras tanto a los jubilados los acaban de “premiar” con un 6% de aumento. Surge del mismo signo político que cierta vez vetó la ley del 82% móvil (para evitarle perjuicios al presupuesto nacional). Con o sin virus, la justicia previsional argentina vive en cuarentena.  

El azote pandémico algún día se irá pero la indecencia política y el revanchismo parecen haber arribado para quedarse. Los superpoderes son toda una ratificación. Como escribiera el escritor húngaro Sándor Márai: “Nunca son tan peligrosos los hombres como cuando se vengan de los crímenes que ellos han cometido”.    

(*) Especial para ANALISIS

Urribarri embajador

Fue despedido en el aeropuerto internacional de Ezeiza por la embajadora de Israel en Argentina, Galit Ronen.

José Ángel Allende

José Ángel Allende y su grupo familiar se enriquecieron ilícitamente entre 1999 y 2016.

Mesa de enlace.

Las cuatro entidades rurales resolvieron pedir audiencias con cuatro ministros nacionales y con el presidente del Banco Central.

Incendio.

Fuentes policiales informaron que el fuego se originó en el subsuelo de la perfumería, en un depósito donde se acumula la mercadería.

Deportes

Desde la semana que viene podrá haber pruebas en el autódromo de Concordia

Las pruebas estarán reservadas para los pilotos con domicilio en Concordia.

Independiente y Martín Campaña llegaron a un acuerdo

El arquero uruguayo seguirá ligado al Rojo,

Nación y provincia articulan capacitación para dirigentes deportivos entrerrianos

Dirigentes tendrán la posibilidad de capacitarse virtualmente con dos seminarios.

Alfredo Berti fue oficializado por el “Ferroviario” de Santiago del Estero

El ex Newell's, Belgrano de Córdoba, Aldosivi y Argentinos Juniors asumirá como sucesor de Gustavo Coleoni.

Postergaron la reunión para tratar la posible vuelta del fútbol argentino

La reunión virtual de los dirigentes fue postergada ante el caso del futbolista de Tigre y el crecimiento de contagiados en AMBA.

Re

Huachipato fue el primer equipo chileno en volver a las prácticas en medio de la pandemia de Coronavirus.

Cultura

EstEban RL

EstEban RL graba un video en el 3 de Febrero y cuenta como surge su actividad en el barrio. Foto: Cultura Paraná

Los Palmeras

Marcos Camino y Rubén Deicas en la tapa de la revista. Foto: Billboard

Miniprint Internacional de Entre Ríos

Las obras deberán enviarse antes del día 31 de agosto.

Opinión

Por J.C.E. (*)  
Por Luis María Serroels (*)
Por José Carlos Elinson (*)