Caso Fernanda Aguirre: realizan el ADN a un cuerpo de una mujer encontrado en Córdoba

Hoy se cumple un año, dos meses y seis días del secuestro y desaparición de Fernanda Aguirre y, para descartar o confirmar una información llegada al 0800, se dispuso realizar un trabajo en el cementerio de Bel Ville, Córdoba. Dos testigos dijeron que podría ser de utilidad examinar el cuerpo de una mujer sepultada en ese lugar. La comisión entrerriana viajó a La docta a principio de semana con el fin de abocarse a tratar de confirmar la información para luego realizar los trabajos científicos necesarios que permitan conocer si el cadáver tiene relación o no con la causa Fernanda Aguirre. En tanto, el periodista de la sección policiales del diario La Voz del Interior, Miguel Durán, afirmó que el fiscal de Instrucción de Bell Ville, Arturo Aliaga, “tiene dudas que se trate de Fernanda porque la contextura y otras características físicas del cadáver no concuerdan con las de una adolescente, es decir que se trataría de una persona mayor”.

El magistrado de Paraná, acompañado por médicos del cuerpo forense del Superior Tribunal de Justicia, enfermeros y personal policial de la Dirección de Investigaciones y de Homicidios, se trasladó hasta la pequeña localidad de la provincia mediterránea ubicada a 207 kilómetros de Córdoba.

En el más absoluto secreto se recibieron datos que fueron corroborados por las tareas de las fuerzas especiales nacionales y con un porcentaje de credibilidad se organizó la visita a la necrópolis.

Los datos aportados por dos mujeres indicaron que en setiembre del año pasado una joven, rubia y flaca que no era de la zona falleció en un accidente de tránsito. Los comentarios resaltaron que las personas que acompañaban a la infortunada víctima estarían relacionados con el negocio de la prostitución y cadenas de wiskerías con un poder económico notorio en el centro del país.

Si bien el hecho ocurrió el año pasado y los informes llegados al 0800 recién se efectuaron hace pocos días, la idea del magistrado es analizar todos los datos llegados con el fin de descartar cualquier posibilidad de conexión con la menor secuestrada y desaparecida en San Benito, según informó diario Uno. La combi del STJ trasladó el equipo de forenses, que una vez en el cementerio y con la autorización y exhorto correspondiente de la Justicia cordobesa exhumó el cadáver ubicado en una tumba.

Allí se procedió a extraer distintas tomas del cuerpo, como pelos y restos óseos, que serán sometidas a análisis genéticos para establecer el ADN que será comparado con el patrón genético de Fernanda.

Los investigadores se mostraron cautos con el procedimiento y prefirieron ser moderados a la hora de adelantar pronósticos. Se deberán esperar como máximo 30 días para conocer las pruebas científicas y de allí en más apuntalar o desacreditar la hipótesis abierta en Córdoba, donde a priori se le da fuerza a la posibilidad de que –en esa línea de investigación– Fernanda luego de ser secuestrada fue ingresada en el circuito de la prostitución.

En este marco la investigación que realizó la Policía habría establecido que el nombre con el que figuraba el cuerpo no era el correcto, ya que según se trata de confirmar la filiación correspondería a otra mujer que en la actualidad vive y se dedicaría a la prostitución. Esto generó un análisis paralelo, que busca confirmar si es tan poderosa la organización que regentea a las mujeres que hasta es capaz de cambiar los nombres, aportando DNI falsos y otros soportes identificatorios apócrifos.

Las tareas investigativas son varias: saber si el cuerpo es de Fernanda y en cualquier caso profundizar las acciones para tratar de neutralizar en esa parte del país el tremendo poder de las organizaciones mafiosas que controlan los prostíbulos.

En cuanto a los análisis de ADN, se deberá esperar qué resolución toma Toloy respecto de efectuarlos en el laboratorio genético del Poder Judicial en Paraná, o bien en Buenos Aires, donde existe tecnología para establecer el patrón genético en un tiempo menor que en la capital entrerriana.

Por otra parte, la semana pasada se realizó otro procedimiento en la ciudad de Santa Fe. Allí una mujer dijo haber visto a Fernanda en una casa, sin embargo, avanzada la investigación, se determinó que la joven vista no tenía nada que ver con la menor de San Benito.

En tanto, en declaraciones realizadas al programa A Quien Corresponda emitido por Radio del Plata Paraná, el periodista de La Voz del Interior, Miguel Durán, informó que el cuerpo exhumado “es el de una mujer no identificada, que murió en agosto del año pasado en un accidente de tránsito cuando era trasladada por un conocido proxeneta de apellido Salomón, en lo que al parecer era un traslado de una chica que trabajaba en un prostíbulo”.

Al respecto, añadió que el hombre en este momento “está detenido e imputado por homicidio culposo” y al momento del accidente “se ordenó que se sepultara el cadáver hasta que apareciera alguien que pudiera identificarlo y en alguna oportunidad ya apareció un hombre de Santa Fe, que tenía una hija desaparecida, se hizo el ADN y resultó negativo”.

Además, aseguró que el fiscal de Instrucción de Bell Ville, Arturo Aliaga, “tiene dudas que se trate de Fernanda porque la contextura y otras características físicas del cadáver no concuerdan con las de una adolescente, es decir que se trataría de una persona mayor”.

Por último, el juez de Instrucción, Héctor Toloy, a cargo de la investigación confirmó que se realizaron los estudios de ADN pero los resultados aún se desconocen.

QATAR 2022: LA AGENDA DE PARTIDOS DEL DÍA


Opinión

La trágica muerte ocurrida recientemente en el
Por Luciano Lutereau (*)

Cultura

Cerveza, gastronomía y música los principales atractivos de una feria que crece año a año.

Pre-inscripción abierta a la Maestría en Literatura y Política de UADER.