El regalo al “Indio” no tiene fundamento

*Por Hernán Rossi, publicado en Gualeguaychú en Foco

En primer lugar, la fecha de presentación del pedido de exención suena extemporánea. Porque una cosa muy distinta hubiese sido que esta solicitud se hiciera pública en momentos donde se analizaba la llegada del recital a la ciudad. Si en ese momento, los responsables de la organización hubieran planteado como condición indispensable para la realización del recital dicha exención, el panorama sería otro. Porque hubiese disparado un análisis y un debate abierto entre todos los sectores políticos y sociales de la ciudad, sobre la conveniencia o no de resignar dicha tasa.

Hoy la historia es otra. Porque si el otorgamiento de la exención no es un elemento determinante –el recital va a realizarse-, se parece más, y en el mejor de los casos, a un regalo. Y en el peor, a una maniobra poco clara.

Todas las especulaciones que han ganado la calles en estos días, sobre las motivaciones del oficialismo para enarbolar la bandera de la exención impositiva, debemos dejarlas de lado y realizar un análisis minucioso y responsable, pero no dejan de ser el termómetro de una medida que roza lo absurdo y lo oscuro.

Ahora bien, si las proyecciones son ciertas, la gente del Indio se llevará de la ciudad más de 50 millones de pesos. Eso hace que estemos hablando es de que todos los habitantes de Gualeguaychú –porque el Estado somos todos- le estamos regalando a Solari 2,5 millones.

La pregunta que se plantea es ¿Por qué semejante generosidad con un evento privado? Desde la sociedad que han generado a partir de este tema Municipalidad y organizadores, se esgrime que “no habría forma financiera ni operativa de igualar la publicidad que tendrá la ciudad y las veces que se replicará la palabra Gualeguaychú”.

Porque si bien es real que la ciudad estará en boca de muchos durante algunos días, parece un argumento un poco flaco para sostener el regalo de más de dos millones de pesos. Justamente porque la ciudad ha trabajado con sus eventos y bondades más importantes durante años para posicionarse en el mapa nacional y lo ha logrado a fuerza de trabajo e insistencia. Lo de Solari y su gente es importante, pero a futuro no le va a cambiar la vida a nadie.

Los vecinos de nuestra ciudad comprueban a diario las deficiencias de esta gestión de gobierno comunal, que se ven reflejadas en una pésima o inexistente planificación estratégica, en calles destruidas, en la anemia para enfrentar conflictos sociales o salariales, en la ausencia en la problemática de seguridad de la ciudad, en la inoperancia para generar un Banco de Tierras, entre otras muchas. Precisamente algunas de estas materias pendientes de la gestión Bahillo dependen de conseguir más recursos económicos en un presupuesto que se derrama en un porcentaje altísimo en sueldos y que deja escaso margen para responderle al vecino.

Justamente esta coyuntura financiera hace aún más increíble que se renuncie a una masa de dinero por demás importante y que podría ayudar a mejorar la calidad de vida de centenares de familias gualeguaychuenses.

Por todos estos motivos, esperamos que dicha exención se repiense y se analice con responsabilidad. Como cierre, dejamos sólo una pregunta ¿En lo que resta de la gestión municipal, con qué cara le van a decir a los vecinos que no hay recursos para una obra? Si son capaces de resignar más de 2 millones de pesos, de aquí en más, la cuestión económica ya no podrá ser más una excusa.

* Licenciado en Comunicación Social, egresado de la Facultad de Periodismo y Com. Social de la Universidad Nacional de La Plata. Ejerce el periodismo desde hace 15 años. Ex director de Prensa de la Municipalidad de Gualeguaychú. Fue director periodístico del diario deportivo en formato digital www.deportivodigital.com.ar

Por Luis María Serroels (*)
(Imagen: Alfredo Sábat-La Nación)

(Imagen: Alfredo Sábat-La Nación)