Monitoreo conjunto: faltan detalles, pero el gobierno confía en el acuerdo

El canciller Héctor Timerman usó ayer 136 caracteres para informar desde Twitter, a grandes rasgos, cuál es la posición argentina sobre el control ambiental a las industrias que trabajan sobre el río Uruguay: “Sobre Botnia. En síntesis la posición argentina propone q los científicos tengan ingreso a todos los establecimientos en ambas márgenes” (sic). Antes había dado a entender que aún persisten algunas diferencias con Uruguay, por lo que el acuerdo sigue trabado, aunque fuentes del entorno presidencial descuentan que el tema se solucionará rápidamente.

Timerman intentó desmentir al vicecanciller del Uruguay, Roberto Conde, que había dicho que el acuerdo estaba “cerrado”: “La voluntad política de llegar a este acuerdo es irreversible, ahora se está trabajando justamente en la materialización y en los detalles, y es obvio que se tenían que dar estas instancias de intercambio y de traspaso de borradores de una parte a la otra”.

Siguiendo esa línea, la cancillería uruguaya dejó trascender ayer que lo que resta definir es qué organizaciones y científicos harán el monitoreo binacional a la ex Botnia y a las demás industrias que funcionan sobre el río Uruguay. El diario uruguayo El País reveló que se analiza que el equipo de ambientalistas encargados del control podría estar conformado por ambientalistas que provengan de dos universidades ( una argentina y otra uruguaya); de dos universidades y un laboratorio con prestigio internacional; de un laboratorio consensuado por ambos gobiernos; o de dos laboratorios elegidos por cada país.

Ante consultas de Clarín vía Twitter, Timerman dio a entender que lo que resta acordar es qué empresas de ambas márgenes serán monitoreadas: “La ciencia en cuidado del medioambiente no debe tener más límites que los que decidan los científicos”. ¿Uruguay se niega a abrir a los ambientalistas todas las industrias que trabajan sobre el lecho del río? Timerman dijo que no le correspondía opinar sobre el planteo del país vecino. Sobre quiénes serán los científicos, tampoco dio precisiones: “No voy a opinar públicamente sobre la postura uruguaya. Nosotros abrimos todo a la ciencia a controlar en forma permanente”.

Más allá de estas diferencias, en el gobierno están confiados de que se llegará a un acuerdo en los próximos días.

Por su lado, los asambleístas de Gualeguaychú se mostraron escépticos y anunciaron que exigirán que el pacto binacional se plasme en un escrito porque desconfían del gobierno uruguayo. El gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri, también sigue el tema con especial atención.

Cristina estará junto a Mujica en San Juan

La presidenta Cristina Kirchner y su par de Uruguay, José Mujica, se verán personalmente el martes 3 de agosto, durante la Cumbre del Mercosur y sus Estados asociados que se realizará en la provincia de San Juan. Fuentes diplomáticas especulan que ese día podrían anunciar públicamente el acuerdo de monitoreo ambiental de la ex Botnia y las demás industrias que se encuentran en ambas márgenes del Río Uruguay. Así lo había dicho esta semana el propio canciller uruguayo, Luis Almagro.

El jefe de la diplomacia del país vecino explicó también que le gustaría plantear en esa reunión internacional que los países del Mercosur creen un protocolo ambiental colectivo. Más allá de estos temas, la cumbre de San Juan, sin embargo, estará teñida por el conflicto cada más agudizado entre los gobiernos de Venezuela y el de Colombia.

Entre Ríos es una de las dos provincias con focos de incendios activos.

Relanzaron la Línea 137 para acompañar ante situaciones de violencia y acceso al derecho.