Alegó Cristina Fernández: "Se desmontaron las increíbles mentiras de los fiscales"

La vicepresidenta de la Nación, Cristina Kirchner, pidió hoy que se investigue a los fiscales federales Diego Luciani y Sergio Mola, quienes pidieron que sea condenada a 12 años de prisión e inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicas por el caso de las obras públicas al empresario Lázaro Báez para Santa Cruz. Lo hizo al exponer desde el Senado en la última audiencia de alegatos de su defensa.

“Se desmontaron las increíbles mentiras que desarrollando los fiscales Mola y Luciani y además quedaron a la luz del día la arbitrariedades que se han cometido en este juicio”, dijo Cristina Kirchner al inicio de su exposición al recordar lo que dijeron sus alegatos en las primeras dos audiencias de alegatos.

Y luego pidió que los fiscales sean investigados. “Voy a solicitar que se extraiga testimonio de cada una de las mentiras de los fiscales contrastadas con los testigos, las pericias, la documentación con la prueba obrante en el expediente y con el derecho”, publicó Infobae.

Pero además vinculó el intento de homicidio que sufrió el 1 de septiembre pasado con el juicio y las causas judiciales que afronta. “Desde el ámbito judicial se da licencia asocial para que alguien pueda hacer cualquiera. Esto es crear un clima que han construido, no con las tres toneladas de prueba, lo que han son 30 toneladas de tapas de Clarín, de La Nación y de alguna otra revista semanal donde se va estigmatizado a una mujer. Me siento en estado de indefensión con este país y con este poder judicial”.

Poco después de las 11:30 horas y desde su despacho del Senado, Cristina Kirchner comenzó su alegato. Dijo que lo hacía en su condición de abogada. “Si no era abogada hubiese estado en un estado de indefensión frente al alegato del fiscal”, fue una de las primeras críticas.

La vicepresidenta dijo que el fiscal Luciani tuvo “intervenciones artísticas, grandilocuentes”. Uno de los ejes que abordó fue lo que los fiscales llamaron en su alegato el “plan limpiar todo”, por el cual a través del análisis del celular del ex secretario de Obras Públicas José López concluyeron que Cristina Kirchner avaló el cierre de las empresas de Báez y el despedido de sus trabajadores. Uno de los ejes fue un encuentro en noviembre de 2015 del empresario y la ex mandataria en Santa Cruz.

“Todo mentira. Ese día estaba en un acto donde inauguramos una planta de uranio en Bariloche”, dijo Cristina Kirchner que no hizo referencia a otro mensaje que exhibió la fiscalía de que el 1 de diciembre Báez le escribió a López para decirle que se había reunido con “la señora”.

“En un ejercicio histriónico nos dijo que había estado durante meses controlando 26 mil llamadas. Se le pasaron por alto mas de 4 mil llamadas de Caputo (Nda: Nicolás, empresario), el hermano de la vida de Macri, donde pedía redeterminaciones de precio y demostraba una familiaridad, dijo y agregó que “Caputo es un visitante asiduo a Los Abrojos, donde un juez y el fiscal juegan al futbol”. La referencia fue a la quinta del ex presidente Macri y a que el fiscal Luciani y el juez Rodrigo Giménez Uriburu, uno de los integrantes del Tribunal Oral, formaban parte de un equipo de fútbol que participó de torneos en ese lugar. Ese aspecto lo remarcó varias veces y recordó que los jueces de Casación Mariano Borisnky y Gustavo Hornos visitan al entonces presidente en la quinta de Olivos y el primero de ellos jugaba al paddle.