De la China a París

Por Ricardo Leguízamo (*)

El tema es así… Wanda está entreverada con Lukaku y Mbappé.  ¡Sííí, como lo escucharon! Ustedes saben de mi sinceridad.

Wanda no sabía bien qué decisión tomar, lo que ya tenía claro, es que necesitaba un gil o una gila para generar el divorcio y se encontró, nada menos, que con un chat de la China Suarez y Mauro, hablando de la depilación definitiva en el Centro de Estética de Ariana Espinosa. ¡Se la dejaron en el área y sin arquero!

Sí, Lukaku!!! Actual goleador del Chelsea es el que corre con ventaja, aunque Mbappé es más ligero.  Sucedió que Wanda lo vio una tarde saliendo del vestuario del Inter a medio vestir y descubrió por qué el grone es lo que es. No es lo mismo patear con zurda y con derecha que tener tres patas. Ya se comentaba cuando jugaba en el Napoli que la especialidad de Lukaku eran los calzones napolitano y los penne rigate.

En cambio Mbappé, se sabe por los vestuarios, no está a la altura de Lukaku, pero es una promesa difícil de evaluar para la exitosa empresaria Argentina.

Las personas que se acostumbran a vivir a lo grande, casa grande, camioneta grande, vestidor grande, avión grande, etc. llega un momento que no soportan estar con alguien chiquito y menos con un técnico de apellido (lo escribo como se pronuncia) Poquetino.

El problema se agudizó cuando Antonella llegó a Paris y los periodistas comenzaron a mirar a la auténtica morocha rosarina, dejando de lado a la curvilínea teñida. Fue como cuando Cristina le sacó el micrófono a Fernández… ¡No lo soportó! A partir de ese momento entró a pergeñar cómo terminaba con el gaucho Mauro (véase sus últimas vestimentas de boina y bombacha) y desarrollaba una nueva relación con Lukaku o con la gacela Mbappé.

Lo que no imaginaba Wanda, es que todo iba a ser más sencillo de lo imaginable y que la suerte tiene mucho que ver. Es que la empresaria que comenzó con un pete en Villa Adelina a un vendedor de autos, hoy se encuentra en la tour Eiffel con la posibilidad de seguir mejorando su estándar de vida.

Uno piensa que cuando llega al cielo existe un límite, pero evidentemente, siempre aparece un negro que la tiene más larga.

De repente, mirando el IPhone del Gaucho Icardi, Wanda encontró un corazoncito, un Me Gusta, que inocentemente el paisano argentino le puso a la China Suarez y armó un quilombo que tiembla el PSG.

Hoy Icardi, ya no jugó por la Champions League y al dueño del Club, el Catarí Nasser Al-Khelaifi, le están explicando en todos los idiomas esta novela gauchesca donde Don Segundo sobra. 

Es que lo que sucede en esos ámbitos, no nos pasa al común de los mortales.

En la vida real, uno se pelea con su pareja y tiene que salir igual a laburar, colgarse del colectivo a la 6 de la matina, abrir la carnicería, la carpintería, ir a estudiar o en mi caso, ponerme a escribir estas pelotudeses que no tienen sentido, debido a que no tengo a quién presentarle un certificado psicológico por depresión y ningún patrón que me aguante. La realidad dice que para no ser pobre, se necesitan casi 80 lucas y no se puede parar la pelota como en las grandes ligas.

Esta es la pura verdad mis queridos. Lo que pasa es que no todos se animan a contarlo. ¿Cómo lo sé?... ¡Qué pequeño es el mundo!

Resulta que el Gaucho Icardi, compra la carne y los fiambres desde Paris, en LA PORCA. Yo me hice amigo del carnicero que atiende LA PORCA de calle Blas Parera, el local nuevo a una cuadra del Tijuana y fue él quien me contó los entretelones de esta situación que mantiene en vilo a la Argentina.

Pobre Mauro!! No puede ser que por un ME GUSTA, se arme semejante quilombo.

Yo soy de ponerle Me Gusta a las promociones de LA PORCA en Instagram, pero no por eso van a decir que ando con el carnicero, quién me afirmó en forma categórica: “¡Wanda organizó la casa de papel, de papel billete!”, aclaró, “y maneja la pirinola para que caiga en TOMA TODO”.

Lo que les cuento no lo sabe nadie, ni siquiera Yanina Arruza de Latorre.

Sepan disculpar, pero necesito volar para seguir viviendo, no tengo los atributos de Lukaku, la velocidad de Mbappé, ni la habilidad de Wanda Nara.

Necesitaba escribirlo porque de verdad, me llamó la atención que una sufrida vecina del Barrio Hernandarias, que a duras penas pudo comprar una morcilla y dos hamburguesas, no paraba de hablar de lo que le hizo la China Suarez a Wanda Nara.

Y cuando esas cosas suceden y la realidad me supera, busco en forma urgente intentar una sonrisa, porque estoy convencido que es el mejor remedio.

(*) Humorista.

QATAR 2022: LA AGENDA DE PARTIDOS DEL DÍA


Deportes

“Parque Sur ya parece mi casa”, expresó Juan Francisco Boffelli

El escolta tendrá su cuarta temporada con el Sureño y su tercer ciclo en el club uruguayense.

Tras la clasificar a cuartos de final, la selección argentina disfruta de su día libre

El plantel argentino viene de dos desgastantes partidos y el cuerpo técnico decidiò darle descanso.

El entrerriano Lisandro Martínez y su cruce salvador con Australia: “No sé ni lo que hice”

El gualeyo y una acciòn providencial ante Aziz Behich, autor de una jugada maradoneana.

Básquet: con un agónico triple, Rocamora venció a Unión Florida y sigue en alza en la Liga

Las Rojas lograron su tercer éxito seguido en la Liga Nacional Femenina de Básquet.

Sóftbol: Argentina cayó con Estados Unidos y no pudo subirse al podio del Mundial

El plantel argentino, integrado por 12 entrerrianos, cerró el torneo con siete triunfos y dos derrotas.

Rugby: Entre Ríos A se clasificó a la Copa de Oro del Seven de la República

El representativo A de la UER se impuso a Cuyo en el cierre de la fase de grupos (Foto: Prensa UER).

TC Pick Up: el entrerriano Agustín Martínez logró la pole y se ilusiona con ser campeón

El paranaense, hijo del Gurí Martínez, será uno de los protagonistas de la definición en San Nicolás.

Vóley: Gross Paracao se impuso con autoridad para recuperarse en Mar del Plata

Gross Paracao volvió a festejar en la LVA-RUS y sumó de a tres ante un rival directo de la clasificación.

“Lo importante era pasar y lo conseguimos”, enfatizó Lionel Messi tras la victoria

El rosarino reconoció que se sufrió innecesariamente en el final del partido ante los australianos.