En Patronato hubo fútbol y después Zielinski hizo reducción de plantel

En las instalaciones del camping de la Mutual de la Policía de Entre Ríos (MUPER), el plantel Rojinegro realizó el primer ensayo futbolístico desde su regreso al trabajo. El equipo titular que paró el DT no varió en demasía a la formación que se consagró campeón del Torneo Argentino A. Claro que esto se debe a cuestiones más que obvias, dado que solamente un valor se sumó para reforzar al plantel que se prepara para la temporada 2010/11 de la Primera B Nacional.

Con la ausencia de Diego Jara, quien con permiso especial emprendió viaje rumbo a su Concordia natal por presentar un cuadro gripal, los jugadores recibieron la pechera anaranjada que identificó a los titulares. El primer bosquejo utilizó el esquema 4-4-2, dejando de lado a la figura de un organizador.

Sebastián Bértoli custodió la valla. En defensa continuó Gabriel Graciani, Walter Andrade y Víctor Soto. Fernando Cravero, la única cara nueva, marcó la punta izquierda. En el mediocampo, Cristian Devallis se movió por el carril derecho y Néstor Espínola se recostó sobre el sector opuesto. La zona central estuvo dividida por Leonardo Ferrero y Mariano Echagüe. Mientras que en la ofensiva, Emanuel Urresti ofició de mediapunta, y acompañó a Edgardo Brittes en el ataque.

Posteriormente, el juvenil Juan Manuel Villaverde ingresó por Espínola, provocando el retroceso del Chino al mediocampo. En tanto que la alineación de suplentes estuvo integrada por Agustín Bossio; Claudio Weinzettel, Gabriel Zuvinikar y Lucas Márquez; Francisco Álvarez, Maximiliano Goró, Augusto Prono y Lucas Godoy; Exequiel Comas y Villaverde.

El ensayo, que se disputó en dos tiempos de 30 minutos, finalizó igualado 1 a 1. Echagüe anotó para los titulares. Álvarez igualó para las alternativas, señala Uno.

Por otra parte, el final se veía venir. No fue una semana más para Claudio Weinzettel, Gabriel Zuvinilar y Augusto Prono. Estos tres jugadores eran concientes que estaban viviendo sus últimas horas con el plantel del conjunto paranaense. La primera señal de que sus horas en Patronato estaban contadas salió a la luz el pasado miércoles, cuando hubo prueba de jugadores. En esa jornada, los tres citados formaron parte de la misma, con el objetivo de ser observados y analizado por Zielinski.

En realidad, la lista de futbolistas prescindibles nació antes que el sucesor de Marcelo Fuentes asumiera al cargo. La misión de comunicarles a los jugadores que no iban a ser tenido en cuenta era de los dirigentes, pero los popes optaron por no transformarse en los malos de la película, y apelaron a la teoría de “la prueba técnica”.

Tras la primer semana de trabajo y una vez culminado el ensayo futbolístico de este sábado, el Ruso convocó al santaelenense y a los santafesinos. En el coloquio, el coach le transmitió que iban a tener que pelearla para poder tener una oportunidad de estar en la consideración en un encuentro de la temporada que se avecina.

“Me comunicó que iban a llegar dos centrales de jerarquía y que iba a tener que pelearla de atrás”, dijo Weinzettel. “Ahora estoy a la espera de alguna oferta para determinar cuál será mi futuro”, señaló el defensor que llegó a la entidad de la capital entrerriana en 2003.

Por su parte, Zuvinikar se mostró dolido por la decisión del entrenador, aunque indicó que el final era previsible. “Lo imaginaba porque esta semana estuve a prueba. Eso fue un indicio”, recalcó el Colorado, quien expresó que seguirá entrenando con el plantel hasta que surja alguna propuesta formal para emigrar. “Voy a seguir luchándola. En Colón me pasó lo mismo, cuando el entrenador de ese entonces (Julio Cesar Toresani), me expresó que no me iba a tener en cuenta, y a los dos meses dejó su cargo”, recordó.

Prono, al igual que sus dos compañeros que recibieron la noticia que no querían recepcionar, contó que no dejará de entrenar con el plantel, pero que su intención es jugar, y por eso analizará las propuestas que surjan.