Juventudes y Políticas de Empleo, desde Evolución Radical Paraná

Azul Martín.

Azul Martín.

Por Azul Martín (*)

Juventud. No es una categoría de carácter universal y estático, la juventud se construye a partir de un mapa de relaciones sociales, políticas y culturales que conforman un ideario. Estas relaciones están mediadas por una serie de representaciones sobre lo que cada grupo espera del otro y, a su vez, son producidas y productoras de sentido y significaciones diferentes, según el contexto. Entender que no hay “juventud” sino “juventudes” es fundamental para abordar las problemáticas que enfrenta el sector.

Evolución Radical Paraná, el espacio político que conformamos, tiene como enunciado fundamental llevar adelante un abordaje integral de las necesidades de la ciudadanía. La integralidad que condiciona nuestra manera de trabajar y pensar la realidad nos lleva a no ignorar ninguna de las partes del TODO que conforma nuestra sociedad. Y las juventudes configuran una parte central de ese todo, porque ellas son el reflejo de los errores y aciertos del pasado, de los condicionamientos del presente, y de las posibilidades del futuro.

Las conversaciones y el debate con nuestros militantes, con los estudiantes y con diversos sectores de la juventud paranaense siempre arrojan un común denominador, un problema transversal a todos ellos: el Empleo. “No hay trabajo”; “No me toman por falta de experiencia”; “no puedo trabajar de lo que estudié”. Demandas permanentes que necesitan de soluciones definitivas.

El empleo se posiciona entonces para nosotros como la problemática fundamental cuando hablamos de juventudes, la cuestión es clara: los jóvenes se ven claramente afectados por la falta de oportunidades en nuestro país, provincia y ciudad.

Somos conscientes de que la situación económica y social es ampliamente negativa y los más afectados a la hora de insertarse en el mercado laboral son los jóvenes: por falta de recursos, contactos, experiencia, etc.

Sabemos que existen programas destinados a insertar a este segmento en el mundo laboral, pero su alcance es finito, el número de empresas y negocios con los que se trabaja es muy limitado y la falta de acompañamiento del Estado municipal en el caso arroja a los jóvenes a empleos con baja remuneración, poca estabilidad, precarización laboral y nulas perspectivas de crecimiento.

No sólo eso, pensando en la manera de abordar esta cuestión, nuestra tarea no ha de agotarse en posicionarnos como el nexo entre las juventudes y el mercado, si bien la necesidad de generar un círculo virtuoso público-privado es fundamental, no es lo único. El Estado debe brindar herramientas e instancias de capacitación y formación para las juventudes, para llegar a todos los segmentos poblacionales y principalmente a los más relegados o a los que se encuentran en situación de vulnerabilidad social.

Nuestro referente nacional, Martín Lousteau, explicó por qué los prejuicios arman un "círculo complejo" alrededor de esta problemática: "La no experiencia se transforma en no poder conseguir empleo, y tendemos a pensar que como son jóvenes deben vivir con los padres y que por eso el desempleo joven no es tan grave como el de los adultos, porque creemos que ellos no tienen que mantener un hogar." "Pero eso resta el atisbo de autonomía que tienen que construir, su historia laboral. Y por ende, después de unos años no solo no tienen experiencia sino que se les achaca que no empezaron a trabajar antes. Eso agrava el problema en el tiempo y luego entra otra camada a competir con ellos".

 Desde Evolución Radical Paraná creemos en el deber de actuar en este sentido, como portador de las soluciones que las juventudes necesitan en la temática, como generadores de oportunidades en el sector privado y como capacitadores y acompañantes de la inserción laboral de nuestros jóvenes paranaenses.

Nuestra visión es clara: la necesidad de construir una Paraná con oportunidades para todos es impostergable. Ordenar los recursos del Estado de manera eficiente en torno a la resolución de problemas públicos es una premisa ineludible y un condicionamiento previo a nuestra capacidad de gestionar y gobernar la ciudad capital. El trabajo de diagnóstico que venimos realizando va en ese sentido: Entender la realidad y su complejidad para poder mejorarla, porque no es otra la lógica que nos orienta y nos mueve desde lo ideológico y desde lo cotidiano, la posibilidad de tener un espacio mejor, un gobierno mejor, una ciudad mejor. Eso es Evolución.

Nuestro espacio quiere una juventud crítica, que piense en lo que quiere defender y desarrollar, y en virtud de aquello acompañe el proyecto político que hoy proponemos. Queremos un país, una provincia y una ciudad que cobijen y potencien el talento de nuestros jóvenes.

Las palabras que conforman estas líneas no son solamente un discurso, una opinión más, son el significante de una decisión: La decisión de Evolución Radical y particularmente Evolución Radical Paraná de creer y trabajar por una realidad mejor y con futuro para nuestros jóvenes.

Esa realidad requiere del acompañamiento de todos, y fundamentalmente, de las juventudes como actor central capaz de movilizar y proponer los cambios estructurales necesarios para lograr el futuro con el que soñamos.

(*) Estudiante Avanzada de la Lic. en Ciencias Políticas. Representante de Juventudes de Evolución Radical Paraná