Cura gaucho y abusador

Edición: 
1023
Marcelino Moya, el sacerdote payador, también denunciado por abusos a menores

Daniel Enz

El mecanismo fue siempre el mismo y lo repitió por años: casi muy parecido al que practicaba a veces el cura Justo José Ilarraz -a quien llegó a conocer perfectamente- con sus súbditos o víctimas. Había un grupo selecto de chicos, de entre 12 y 16 años, quienes disponían de total libertad para subir a su habitación -ubicada en el primer piso de la Parroquia- y permanecer el tiempo que consideraran necesario, a cualquier hora, en cualquier día. No había que pedir permiso a nadie; la puerta siempre iba a estar abierta. El cura Marcelino Moya -de él se trata- entendía que no debía dar explicaciones a ninguna autoridad religiosa que estaba desde antes en el lugar, pese a su juventud.

Era consciente de su pequeña porción de poder como vicario parroquial y, a su vez, como capellán del destacamento del Ejército Argentino, que era lo que más omnipotente lo hacía sentir, en una ciudad donde buena parte de la sociedad está ligada al batallón.

Ningún cura de la parroquia se iba a meter con su proceder, pese a cargos mayores o a la antigüedad en el lugar. Y fue siempre así: nadie de los curas viejos le hizo cuestionamiento alguno por su accionar.

Los pibes acudían a diario a esa reducida habitación, siempre muy pulcra, donde había mucha tecnología convocante para esos niños, que eran la principal atracción. El cura les ponía música clásica, producto de una compra obsesiva que hizo de una serie de cd que salió con la revista Noticias y nadie objetaba esas melodías, que servían de fondo para generar un ámbito de tranquilidad.

No obstante, esos mismos chicos más de una vez, tenían que optar por otra diversión y no ingresar a la pieza del sacerdote, cuando dentro de ese espacio estaban 4 o 5 jóvenes de pelo corto, prolijamente vestidos, esperando al sacerdote o a veces directamente encerrados con él. No se podía ni siquiera golpear la puerta y siempre había alguien que advertía de tales visitas. Con el tiempo, los chicos entenderían que esos visitantes, que por lo general no residían en esa ciudad entrerriana, sino en lugares más lejanos, aprovechaban sus momentos libres o de franco que les daban en el destacamento para ir a ver al cura y pasar un buen momento con él. Siempre los veía en la habitación; nunca se los observaba en otro lugar de la ciudad. Eran los denominados “voluntarios” del Regimiento de Infantería Mecanizado 5 General Félix De Olazábal, con sede en Villaguay, que ingresan a los 18 años y es el escalón inicial en la carrera de suboficiales del Ejército Argentino.

Los chicos sabían que la presencia de esos muchachos no era tan habitual como la de ellos. Que esa habitación, en buena parte, casi que les pertenecía a diario y ese privilegio nadie se los iba a sacar. Tenían el aval y el amor del cura y eso era suficiente. Ahí podían jugar con los programas de la computadora; escuchar música, ver alguna de las películas en el equipo de video o bien esperar a que el sacerdote se termine de cambiar para ir todos juntos a jugar al fútbol. A más de uno lo sorprendía con su vestimenta: siempre de punta en blanco y con zapatillas nuevas, que jamás tenían algún tipo de desgaste, precisamente porque el sacerdote no tenía ni idea de lo que era jugar al fútbol. Quedaba claro que lo hacía para congraciarse con ellos, porque era lo que más la reclamaban para hacer. A veces había hasta 10 pibes juntos, sentados de los dos lados de la cama, en pantalones cortos, a la espera del okey del religioso para el picadito nocturno. Solamente el cura podía hacer prender las luces del gimnasio del colegio La Inmaculada Concepción, jugar un fútbol 5 y disfrutar de varios partidos. Las monjas de allí, con la rigurosidad que las caracteriza, jamás accedían a pedidos de otras personas para jugar fútbol nocturno. Pero con el cura era diferente.

Los pibes eran felices con las demostraciones de poder que hacía el cura. Como contrapartida, Moya en persona se encargó de maltratar de tal manera a las chicas que integraban los grupos católicos o a las propias alumnas del colegio -que eran compañeras de los otros jóvenes-, para que no subieran más a la zona de las habitaciones donde él se reunía a solas con los pibes y tampoco aparecieran en todo evento juvenil que ellos organizaban. La misoginia era una de sus características y, de hecho, siempre se lo inculcaba a los pibes que lo rodeaban.

Los chicos humildes también se tenían que ir. Moya, pese a su origen, siempre se rodeaba de jóvenes provenientes de familias importantes y adineradas de la ciudad. No accedía a los chicos pobres, como tampoco a los chicos especiales de la escuela “Dr. Luis A. Guido número 7”. Siempre marcó distancia.

Ese cura jovial, entrador, que llegó a la ciudad de Villaguay a principios de 1993, con no más de 26 años, enseguida se fue ganando la amistad de niños, jóvenes y mayores. Se ordenó en diciembre de 1992 en el Seminario de Paraná; antes estuvo como diácono en la ciudad de Viale y en Villaguay hizo el primer bautismo el 6 de febrero del ‘93. En ese entonces, monseñor Estanislao Esteban Karlic era el arzobispo de Paraná y uno de los jefes del Episcopado Argentino.

Sus movimientos en la parroquia Santa Rosa de Lima de la ciudad del centro de la provincia fueron rápidamente ganando adeptos. En especial, de los jóvenes, a los que se pasaba acariciando, pellizcando en la mejilla o tirándoles suavamente el pelo. El cura oriundo de María Grande, proveniente de una familia muy humilde, conocía la historia de vida de cada uno de los pibes y sabía detectar perfectamente quiénes estaban con problemas familiares o personales, en virtud de ese paso de la pubertad a la adolescencia, donde todo se va descubriendo y en especial la cuestión sexual. Esa vulnerabilidad era determinante para su accionar, ya sea en ese ámbito cerrado, en los viajes que organizaba o en las visitas que hacía con los chicos al balneario de la zona.

(Más información en la edición gráfica número 1023 de ANALISIS del día 25 de junio de 2015, en un informe de 6 páginas)

Senado nacional

Desde las 10, la comisión de Acuerdos del Senado analizará los pliegos de los embajadores propuestos por el presidente y escuchará a los postulantes.

Sergio Urribarri

Cuestionó las denuncias judiciales, a las que adjudicó intencionalidad política.

Stella Maris Olalla

La senadora solicitó información en el marco del tratamiento de los pliegos para que Urribarri sea embajador de Israel.

Mercedes Marcó del Pont

La titular de la AFIP informó que el promedio de cambio de domicilio es de cuatro contribuyentes anuales.

Tarjeta Alimentar

La Tarjeta Alimentar se entregará desde hoy hasta el jueves en Paraná.

multisectorial

Tras el anuncio de Bordet, se reunirá este martes la Multisectorial en defensa de la Caja.

Deportes

Central Entrerriano

Central Entrerriano tuvo una buena noche y regresó a la senda de la victoria en la Liga Argentina.

Álvarez

Álvarez destacó el triunfo ante Unión y también ya tiene puesta la cabeza en el partido del viernes ante Argentinos Juniors.

Ford

Werner habló por primera vez luego de la exclusión en Viedma.

Judiciales

Audiencia

El debate se reanudará este martes. (Foto: ANÁLISIS).

jueces

Advirtieron sobre una "catarata de renuncias" de jueces para evitar la reforma jubilatoria. (Foto: Télam)

Abogados.

Sostuvieron que con este sistema “se diluye la responsabilidad profesional de quien asesora detrás de una computadora”.

Policiales

Allanamientos

Le incautaron herramientas y materiales utilizados por técnicos dentales.

Vuelco

Falleció el joven que volcó en un camino vecinal del departamento San Salvador.

Vuelco

El siniestro vial se produjo este domingo por la noche, en la Autovía 14.

Cultura

Boom Boom Kid

El cantante se presentará este domingo en Concepción del Uruguay.

Cangrejal

La cita será en el marco del ciclo Escuela Abierta, que ofrece Escuela del Bardo en la ciudad de Paraná.

Museo Antonio Serrano

La propuesta estará coordinada por la Museóloga Maia del Rosario Rodríguez.

Opinión

Por Luis María Serroels (*)
Por Daniel Enz

Sergio Urribarri y Mauro Urribarri, sinónimo de impunidad y corrupción.

Nacionales

Senado nacional

El proyecto busca limitar la libertad de prensa y la actividad de los colegios profesionales.

Red de Diplomáticas Argentinas

La creación del Ministerio de la Mujer, Géneros y Diversidad alentó a la conformación de la Red de Diplomáticas Argentinas.

Tango 01

Ningún avión de la flota presidencial está disponible para usar. El Tango no vuela desde 2016 y repararlo costaría unos 18 millones de dólares.

Provinciales

Marcha por el aborto legal

El peronista Edgardo Kueider y la radical Stella Olalla no definen una posición respecto del proyecto de aborto legal, mientras que Alfredo De Ángeli (PRO) votará en contra.

Ángel Giano

Los tres poderes del Estado implementarán el programa de capacitación "Ser jurado".

Locales

reclamo por falta de agua en Paraná

Los vecinos tuvieron oportunidad de hacer el reclamo ante funcionarios de Obras Sanitarias que se acercaron al lugar.

Bahl, Romero, Maslein firman convenio

“El convenio que firmamos supone abordar la problemática del control preventivo en la vía pública vial de modo conjunto, por medio de la realización de operativos en los que los inspectores de tránsito municipales contarán con el apoyo de la Policía de Entre Ríos”, explicó Bahl.

Interés general

insecticida

Recomiendan “abstenerse de adquirir los productos insecticidas mencionados y, en caso de poseer alguna de las unidades que presente la falla descrita, evitar su uso”.

Coronavirus.

Estuvieron en China en pleno brote de coronavirus y revelaron que cuando llegaron a Ezeiza no fueron sometidos a ningún tipo de control sanitario.

Dengue.

Dengue: la ministra de Salud dijo que la situación se va a agudizar.