Juicio causa Vialidad: la defensa de Cristina Kirchner recusó al presidente del tribunal

Tras la recusación al fiscal Diego Luciani y al juez Rodrigo Giménez Uriburu, la defensa de la vicepresidenta Cristina Kirchner recusó este viernes al presidente del Tribunal Oral Federal N°2, Jorge Gorini, que lleva adelante el juicio oral y público por la causa “Vialidad”.

El abogado Carlos Beraldi aseguró que las acusaciones contra la titular del Senado, a quien se la apunta como “jefa” de una asociación ilícita destinada a favorecer con contratos de obra pública por 46 mil millones de pesos al empresario Lázaro Báez, “no son ciertas”.

El letrado señaló que las recusaciones presentadas contra los tres funcionarios buscan “garantizar que el juicio se desarrolle conforme a las reglas del debido proceso legal”. “No hay otro propósito”, agregó.

“Es falso absolutamente decir que con una recusación uno no quiere contestar los cargos. Ya vamos a demostrar en el alegato que las imputaciones que se están efectuando en esta causa con tanto énfasis, no son ciertas”, sostuvo Beraldi, publicó Parlamentario.

El nuevo planteo de la defensa de CFK se origina a raíz de una nueva publicación del diario Página/12 en la cual se reveló que existieron encuentros del juez con la entonces ministra de Seguridad Patricia Bullrich, durante el gobierno anterior, a los que también asistió Giménez Uriburu.

Beraldi amplió la recusación a Giménez Uriburu y Gorini por estas reuniones en el Ministerio de Seguridad y Gorini respondió de inmediato en la audiencia, al sostener que uno de esos encuentros tuvo que ver con la difusión de fotos “en pijama” del exvicepresidente Amado Boudou el día de su detención.

Gorini explicó que tenía a cargo la causa por la Tragedia de Once, en la cual se ordenarían detenciones de exfuncionarios con condena firme y pidió la reunión para garantizar que se evitaran situaciones como ésta.

“Esto no figura en la publicación”, señaló el presidente del TOF 2, quien además informó que el segundo encuentro fue por una cuestión de seguridad personal.

La semana pasada, la vicepresidenta recusó a Luciani y Giménez Uriburu por haber participado de partidos de fútbol que se jugaron en la quinta Los Abrojos, del expresidente Mauricio Macri, al poner bajo manto de sospecha la imparcialidad de ambos funcionarios judiciales.

Tras los descargos de Luciani y Giménez Uriburu, los pedidos de apartamiento serán resueltos por los otros dos jueces del TOF2, Jorge Gorini y Andrés Basso, y su decisión será apelable ante la Cámara Federal de Casación.

La fiscalía lleva adelante el alegato final en el juicio que se sigue a la vicepresidenta, exfuncionarios nacionales y de Vialidad de la provincia de Santa Cruz, y a Báez por el supuesto direccionamiento de la obra pública en esa provincia a favor de empresas de este último entre 2003 y 2015.

El Tribunal resolvió que los reclamos de apartamiento de los fiscales y el juez se tramiten de manera paralela al desarrollo de las audiencias de debate.

El juicio está en etapa de alegatos finales y la fiscalía expone su acusación desde hace diez días.