La complejidad de convertir planes sociales en trabajo de mercado

El gobierno nacional impulsa la idea de convertir los planes sociales en puestos de trabajo formal. La sanción del Decreto Nº711/21 busca darle un marco a convenios ya vigentes y otros que buscan rubricarse con el objetivo de que el Estado continúe pagando el plan durante el primer año de contratación por parte de un patrón privado.

Esta iniciativa, de la que se habla desde la derrota electoral en las PASO, encontró reparos en los propios movimientos sociales que tienen a cargo la organización de los planes sociales en la Argentina. El programa Cuestión de Fondo (Canal 9 Litoral) fue al territorio y habló con dirigentes sociales para conocer qué es lo que piensan de la iniciativa del gobierno de Alberto Fernández.

Además, el informe busco dar claridad a los prejuicios que existen respecto a los planes sociales y qué transformaciones genera en los barrios populares y las familias más humildes.

El MTE y su trabajo con los cartoneros

El Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE) ha trabajado en el último tiempo con los cartoneros en Paraná y otras ciudades de la provincia. Evelin Kloster, militante social que acompaña a los integrantes del colectivo, explicó: “Estamos organizando alrededor de 180 cartoneros de la zona oeste de la ciudad y también de la zona este”.

“Los compañeros se organizan, buscan el material, lo traen, se clasifica, se enfarda y se vende directo a la industria”, explicó en concreto respecto al trabajo que hacen en el galpón de calle Sebastián Vázquez al 300.

El MTE no sólo apunta su militancia a los cartoneros sino que como los otros movimientos sociales trabaja con la alimentación comunitaria, la modificación de los propios barrios y el acompañamiento para las personas con consumo problemáticos.

“En su mayoría, el movimiento recibe más del Estado nacional. Por ejemplo, todo lo que es alimento, muy poco del Municipio y casi nada de provincia. Fundamentalmente se organizan a partir de lo que hoy se llama Potenciar Trabajo, es lo que nosotros destacamos como el Salario Social Complementario porque reconoce un trabajo, los compañeros no son planeros, sino que trabajan todos los días”, explicó.

En esa línea, explicó que “nuestra idea siempre fue que lleguemos a un salario mínimo, vital y móvil” aunque reconoció que “hoy estamos lejos y es otra de las cosas que debe resolver el Estado”. “La economía popular no tiene patrón y nuestro patrón es el Estado que debe hacerse cargo de las excluidas y los excluidos”, analizó.

Kloster explicó que lo primero que se exige a un vecino que quiera integrar la organización es “el compromiso con el trabajo”. “Trabajamos en unidades productivas que se organizan en asambleas”, señaló. En esa línea, insistió: “El objetivo es trabajar para dignificar, es mentira que este sistema va a generar trabajo para todos y por eso el Estado debe intervenir para generar mejores condiciones”.

Eso introduce la discusión sobre cómo se lleva adelante la iniciativa del gobierno: “Vemos que hay un retroceso porque nosotros conquistamos una ley que reconoció a los trabajadores de la economía popular y que ahora se piense que hay reconvertir los planes a trabajo, estamos generando una discusión que no queremos”.

“Nosotros queremos dar otras discusiones, como por ejemplo integrar los 4.400 barrios populares, para dotar de más herramientas al trabajo que genera la economía popular. La economía popular es la respuesta para la enorme cantidad de argentinos que no tienen trabajo. El Estado debe poner plata en espacios como este para hacerlo. Dotarnos de más herramientas y no poniendo en duda si es un plan o un trabajo”, fustigó.

De los planes al trabajo formal

El presidente de la Cooperativa de Trabajo Esperanza, de la Corriente Clasista y Combativa, Arturo Sedano, indicó: “Queremos que los compañeros que vienen luchando en la Corriente, que actualmente en la provincia son muchos, puedan trabajar. En la Cooperativa actualmente son más de 200 personas, hay alrededor de 60 en Paraná trabajando en Construcción y afines. Hay compañeros en Santa Elena que fabrican ladrillos, que se encargan de la limpieza de los hospitales en Gualeguaychú, en limpieza y barrido de la Municipalidad de Gualeguaychú, un grupo de textil que fabrica pantalones de trabajo”.

“Si la Corriente existe es porque el estado no ha generado trabajo genuino. Y nosotros hemos logrado en un recorrido de experiencia para acompañar a que un montón de vecinos y compañeros puedan trabajar. Nosotros siempre ponemos el ejemplo de que hubo programas que hacían una pequeña capacitación y compraban la herramienta, y listo, a los dos meses veías en Facebook que vendían la herramienta, no es tan sencillo. La discusión con todos los compañeros de la Corriente, con la gente que forma parte de la organización, es que contraprestamos por el trabajo, si no cobrás nada, no hay una contraprestación. Ahora, si trabajás por 10, contraprestás por 10, si es por 15, contraprestás por 15. Porque nosotros tenemos que demostrar que no solamente queremos trabajar, sino que sabemos trabajar, que peleamos por trabajar”, agregó Sedano.

Por su parte, el dirigente de Barrios de Pie, Julián Jarupkin, contó: “Estamos en 35 lugares con 35 referentes, en cada uno de los lugares hay dos o tres ramas de trabajo mínimamente, la idea es que se forme una especie de polo productivo, la mayoría trabaja en merenderos y comedores, que son 22”. Acerca de cómo han trabajado con el plan Potenciar Trabajo, informó: “Se manejan por unidad de gestión, se han manejado con distintos criterios según quiénes estaban en la cartera, y hoy por hoy están parados. Nosotros hemos puesto en huertas como trabajo productivo, en panadería, en la creación de lugares como estos que estaban abandonados, donde los chicos venían en verano a tomar la leche en pleno sol, con el frío, ahora tienen un lugar donde se puede dar la leche, pero también donde se trabaja con microemprendimientos productivos, y se están empezando a trabajar con las placas antihumedad de yeso, y la idea es que todo eso genere una rueda e ir pasando desde el sector informal a ir formalizando ese trabajo. Las organizaciones sociales no pueden solas, y al igual que cualquier otro tipo de cooperativa necesita un sostén del Estado”.

Consultado acerca del mito que se instaló alrededor de los planes sociales, Jarupkin expresó: “Hay un mito que seguramente ha sido fundado a lo largo de los años por alguna cuestión de verdad, entonces alrededor de esa justificación a alguien hay que estigmatizar. Nosotros estamos peleando en la cotidianeidad, en las redes sociales, pero también en el día a día para desmitificar para poder poner sobre la mesa el trabajo cotidiano”.

En cuanto a la iniciativa del gobierno nacional de convertir los planes sociales en trabajo, Sedano consideró: “Entendemos que conceptualmente estamos de acuerdo con la generación de empleo, si el Estado no acompaña ese proceso en que para más trabajadores y que cobren mejores sueldos, la verdad que va a ser par unos pocos. Nosotros hemos capacitado un montón de asociados que estarían en condiciones de entrar y sería deseable que puedan formalizar su trabajo, en ese sentido no hay ningún problema que se pueda avanzar con estas características”.

Al respecto, Jarupkin opinó: “En principio, estamos de acuerdo, creemos que hay que hacer un salto de calidad, cada compañero y  compañera tiene que tener un trabajo formal con todos sus derechos y garantías que la Constitución avala a cada uno de los ciudadanos, y en segundo término, es algo que ya venimos planteando hace muchos años, no es la misma forma que lo planteamos nosotros, ya se ha probado, incluso es el mismo discurso con el gobierno anterior, con distintos nombres, para un trabajo que termina siendo precarizado. Porque vemos que hay un discurso que apela a esto, pero que por otro lado sigue con una pata más clientelar. Hay muchas organizaciones dentro del gobierno que utilizan los salarios sociales como moneda de cambio político, y esta es una de las cuestiones que nosotros buscamos cambiar e incluso hemos denunciado en su momento para que esos funcionarios que están realmente se corran y pongan gente que sea idónea para el puesto, que no busque hacer con la política algo personal”.

Y concluyó: “Es fundamental que se tome en cuenta la palabra de las organizaciones sociales que han pasado de ser piqueteros en el 2000, 2001 donde nació este movimiento, a generar un salto de calidad, a pensar que es posible tener una vida distinta”.

bajante río Paraná

El peor escenario proyectado por el Instituto Nacional del Agua (INA) sería a principios de enero cuando podría marcar 18 centímetros por debajo del cero de escala en Paraná.

Opinión

Por Antonio Tardelli (*)  
Por Carlos Del Frade (*)

Judiciales

cannabis medicinal secuestrado

Por primera vez en Entre Ríos la Justicia ordenó devolver la marihuana secuestrada en un allanamiento en Paraná a usuarios de cannabis con fines medicinales.

Enrique Querencio

El ex jefe policial de Concordia, Enrique Querencio, irá a juicio en 2022 por abuso de una menor.

Nacionales

Marcha de las velas en reclamo de justicia por el femicidio de Nancy

Marcha de las velas en reclamo de justicia por el femicidio de Nancy. (foto: Infobae/Luciano González)

Vizzotti anunció que el pase sanitario se implementará desde la próxima semana

Vizzotti anunció que el pase sanitario se implementará desde la próxima semana.

Según un informe, ocho de cada diez argentinas sufrió algún tipo de violencia de género

Según un informe, ocho de cada diez argentinas sufrió algún tipo de violencia de género.

Interés general

Papa Francisco con argentinos

El Papa saludó a Cascos Azules de la Fuerza de Tarea Argentina 58, que cumplen funciones de mantenimiento de paz en la isla mediterránea, y en Atenas lo visitó una monja santiagueña que trabaja con refugiados.

Con recorridos por el Complejo Hidroeléctrico, Ecoparque y Museo, adultos mayores de la institución “Ciudad Satélite” pasaron el día en Salto Grande.