Juicio a Videla y Menéndez: un testigo vio cuando uno de los imputados mataba a un preso político

“Era el día más frío del año (1976), estaba nevando cuando llego a la cárcel para cumplir con mis tareas diarias y siento gritos que venían desde la parte del patio. Después veo que era Moukarzel que estaba estaqueado, le echaban agua fría y le pegaban patadas”, testimonió Fonseca.

“Alsina me dice: lo estamos matando y me pide que lo vea”, relató, y detalló que los signos vitales estaban normales pero que luego fue empeorando y cuando le avisó a Alsina este “lo golpeó muy fuerte, le dio patadas, bayonetazos y bastonazos”.

Por la noche Fonseca relató que intentó reanimarlo en la camilla de la enfermería suministrándole oxígeno, pero dijo que cuando Alsina lo vio, lo tiró “hacía un costado y lo dejó morir. Aún sabiendo que estaba muerto seguía golpeando el cuerpo y se mataba de risa”.

“Era normal que Alsina golpeara a los presos, una vez le sacó el oxígeno a (Luís `El gordo`) Verón y le pone la pistola en la cabeza y lo amenazaba con matarlo”, remarcó el ex enfermero. Y recordó que Verón luego apareció muerto en una de las fugas fraguadas, consignó Télam.

También señaló que Alsina, en mucho de los casos acompañado por el cabo Miguel Ángel Pérez, “golpeaba en forma salvaje a los presos” que eran considerados subversivos. A su vez, confirmó que en otra oportunidad escuchó un disparo que venía desde el sector de los pabellones y que luego se enteró que habían matado con un disparo en la cabeza a Bauducco.

Testimonio de Rivera

Fermín Rivera declaró ayer que el cabo Pérez había disparado a Bauducco por orden del oficial Enrique Pedro Mones Ruiz, en el patio de la UP1 el 5 de julio de 1976. Después del golpe de Estado del 24 de marzo de 1976 “eran normales las torturas, golpes y simulacros de fusilamientos” dentro del penal.

“A los presos los traían desde La Perla, La Rivera y D2 (Centros Clandestinos de Detención). En todos los casos llegaban encapuchados, atados, golpeados, con patologías diarréicas, hepáticas y asmáticas”, precisó. Y reveló que estos presos presentaban los “genitales picaneados, sin uñas” y que en el caso de las mujeres eran notable las “lesiones vaginales y en los pechos por el maltrato y torturas”.