Por motivos económicos, Central Entrerriano de Gualeguaychú no seguiría en el básquet profesional

La realidad indica que Central Entrerriano no jugaría el Torneo Nacional de Ascenso y después de casi dos décadas (desde el 92), el elenco rojinegro no disputará un torneo nacional de clubes. La situación económica para afrontar el TNA dista de ser la ideal y si no aparecen sponsors a la brevedad, Central el 31 de julio (fecha en que vence el plazo para inscribirse) no jugará en la categoría. Si bien no tiene que pagar multa alguna, no podrá jugar tampoco la Liga B, aunque la intención de la dirigencia era la de no disputar ese certamen.

En consecuencia la entidad de “Calle España” volverá a jugar la Liga Provincial en donde reeditará el clásico con Racing y se las vería con Juventud Unida y Pueblo Nuevo que jugaría el campeonato entrerriano. La dirigencia centralista indicó que “No vamos a hipotecar el club para jugar el TNA. Faltan al menos $500.000 para disputar un torneo que viene en franco descenso y no vamos a arriesgar el patrimonio”. Una medida sensata desde donde se lo analice.Sin un aval económico Central no puede aventurarse a jugar un TNA muy devaluado.

Hasta ahora, 12 son los equipos que afrontarán el torneo. Inclusive se mencionó que se podrían sumar algunos de la Liga B y que esa categoría pase a la órbita de la Confederación Argentina de Básquetbol (CABB). La situación de Central es similar a la de Belgrano de San Nicolás, Alma Juniors, equipos que pusieron en venta su plaza, debido al asfixio económico y a la falta de auspiciantes que solventen la campaña.

En el camino de la Liga han quedado pesos pesados como Estudiantes de Olavarría, Independiente y Pico Football Club, ambos de General Pico (La Pampa) ciudad que de tener dos equipos en la Liga actualmente no tiene ninguno. Olimpia de Venado Tuerto, GEPU de San Luís, Regatas de San Nicolás y otros. Algo anda mal en la Liga y pagan los platos rotos las entidades.

“El último que apague la luz del gimnasio y que cierre con llave el mismo, porque no se juega más al básquet en el ámbito nacional” alertó un dirigente centralista poco tiempo atrás. Imposible afrontar los costos que demanda una liga. Contratos muy altos, agentes que lo único que les interesa es colocar sus jugadores. Muchas veces americanos de “medio pelo” que vienen a llevarse unos dólares, provocando dolores de cabeza a los dirigentes. Viajes, departamentos alquilados, recambio de extranjeros, gastos de apertura de cancha y otros provocaron que la dirigencia dijera “hasta aquí llegamos”, publica El Día.

A principios de la 90 Central inició su periplo por la Liga Nacional. En aquel entonces era la B. Partidos terribles con Unión de Sunchales (desistió de jugar la A), Tiro Federal de Morteros, Alma Juniors, los sanjuaninos de Hinca Huasi y el ascenso al TNA. Allí se penó en un principio y se estuvo al borde del descenso y la desaparición en una de las finales por la permanencia de Eddie Poppe. La etapa con Javier Espíndola al frente del equipo, luego el arribo de Fabio Demti y el ascenso a la “A” con Diego García, Germán Sciutto, Eduardo Calvelli, Pikaluk, Scales entre otros. Fue el sueño de todos. Enfrentar y ganarle a Atenas de Córdoba, Boca, Obras, los grandes del básquet nacional. Se fue Demti. Quedó Martín Guastavino. Con la soga al cuello se mantuvo la categoría, pero en la segunda Central bajó al TNA.

Después, volvió Demti, pero no hubo retorno. En el 2009 se compró la plaza que puso a la venta Independiente de Neuquén. El Tola Cadillac se hizo cargo y el equipo ganó los primeros juegos, pero después vino la debacle. Cayó en un pozo y no pudo salir. Fue una lenta agonía. Perdió la categoría y algo más. Hoy Central Entrerriano está más cerca de jugar la Liga Provincial que el TNA. Y de concretarse esto, Gualeguaychú no tendrá equipo alguno en competencia nacional. Recordemos que Racing desistió de jugar la Liga B y de esta manera sanear su economía, algo que logró a la vez de emprender una serie de obras en la sede de la entidad.

Entre Ríos es una de las dos provincias con focos de incendios activos.

Relanzaron la Línea 137 para acompañar ante situaciones de violencia y acceso al derecho.