Sólo en Concepción del Uruguay, más de 150 mujeres acudieron al hospital con abortos ilegales

Durante 2004 los abortos fueron causa de preocupación de médicos y personal del área de ginecología del hospital de zona Justo José de Urquiza, debido a la cantidad de mujeres que han debido concurrir al nosocomio por complicaciones ocurridas después de haberse practicado algún tipo de método para interrumpir el embarazo. Las cifras en Paraná son mucho más alarmantes.

Nivardo Tenreyro, jefe del área de Ginecología del hospital, comentó que durante el pasado año se internaron, por todo concepto, unas 530 mujeres, de las cuales 152 lo hicieron con abortos incompletos o inconclusos, representando casi un 30 por ciento del total. De esta preocupante cifra se desprende que un ínfimo porcentaje corresponde a abortos por causas naturales que se dan durante el embarazo.

Estos índices se mantienen durante el presente año, lo que representa un aspecto preocupante para el nosocomio. La situación se registra de igual manera en otros hospitales y sanatorios y es un problema que desde estrados judiciales llama la atención, porque si bien la ley lo impide, generalmente no se encuentran responsables. En algunos casos, la realidad indica que las embarazadas están expuestas a una situación de alto riesgo para su vida debido a las condiciones en que se realizan este tipo de prácticas.

“Por suerte no tuvimos casos de gravedad durante el año que pasó”, dijo el jefe de Ginecología. Resaltó que existe un cambio en la evolución de los casos de abortos que llegan al hospital, ya que han cambiado las metodologías de las mujeres que se los practican. Las cifras de los últimos meses indican que si bien no disminuyó la cantidad en comparación con otros años, mejoró la calidad.

“Antes atendíamos muchos casos más de tipo infeccioso y ahora más de tipo hemorrágicos”, afirmó el facultativo en diálogo con diario Uno haciendo hincapié en el hecho de que se ha difundido el uso de medicamentos que producen este tipo de alteraciones en la marcha de un embarazo, apareciendo esta modalidad como una alternativa a intervenciones más complejas.

Si bien el aborto está prohibido y hay proyectos de ley que proponen legalizar la práctica, éstos distan mucho de tener tratamiento y más aún de ser aprobados.
En el caso de que el profesional médico de cualquier sanatorio o centro de salud reciba a una paciente en proceso de abortar, se indica legalmente que el médico deberá realizar la denuncia ante las fuerzas policiales o en los tribunales de la jurisdicción.

En Concordia y Paraná

En Concordia y en Paraná, las cifras se mantienen en relación con la densidad demográfica.La información suministrada, por ejemplo, desde el hospital San Roque de la capital provincial, indica que en un semestre se registran más de 160 casos; pero con características mucho más alarmantes que en Concepción del Uruguay, ya que muchos de los casos son causas de mortalidad materna, especialmente si son provocados por personal no profesional.

Según los registros del hospital San Roque, en Paraná durante el primer semestre de 2004 se atendieron 277 casos de abortos; de los cuales 166 de las pacientes no especificaron las razones o motivos.

Por Luis María Serroels (*)
(Imagen: Alfredo Sábat-La Nación)

(Imagen: Alfredo Sábat-La Nación)