"Cara y Cruz", la nueva novela de la escritora paranaense Silvina Pugliese

Cara y Cruz se puede adquirir en Librería Del Ateneo (Buenos Aires 32) o ingresando al sitio de Ana Editorial https://anaeditorial.com/ para versión papel o E-book.

De ANÁLISIS

Por Sofía Arnaudín 

“Lo mío es la prosa; el cuento y la novela”, sostiene la docente paranaense a la vez que confiesa: “mi idea nunca fue publicar demasiado. Yo estaba decidida a escribir sólo para mí, porque me gustaba”, pero encontrarse con Ana Editorial fue un antes y un después en su cosmovisión literaria.  “Cuando conocí a la gente de Ana Editorial, en una feria del libro en Sala Mayo, me entusiasmó que hubiera gente de la provincia iniciando una editorial tan honesta; es un placer enorme hacer libros con ellos”, expresa, cálida.

Cara y Cruz es una novela editada por el Sello Editorial local “Ana” y el tercero en el haber de su autora, la docente y escritora paranaense Silvina Pugliese: La noche iluminada (2019); Sólo aquí puede ocurrir esto (2020) y Cara y Cruz, “esta novela es muy particular porque además de que fue muy sanador escribirla, viene con premio”, dice Silvina en diálogo con ANÁLISIS, sobre la historia que le valió la Primera Mención en el Concurso Bienal Premio Federal 2019, que organiza el Consejo Federal de Inversiones (CFI).

Silvina Pugliese en la Ceremonia de Premiación ("Cara y cruz", novela) con la escritora Tununa Mercado, en la sede del Consejo Federal de Inversiones, el 28 de noviembre de 2019.

La primera novela publicada por la autora “nació un enero caluroso, después de una desilusión amorosa. Fue una cosa que fluyó, no podía parar de escribir. La terminé en 15 días y salieron 140 páginas. Un amigo -que se llama Jorge- me avisó que estaba la convocatoria del Consejo Federal de Inversiones, me pregunté qué tenía hecho y ahí apareció la novela. Cuando miré el reglamento, el máximo eran 120 páginas. Entonces le pedí ayuda a mi sobrino, Juan Diego. Entre los dos nos pusimos a releer la novela y a decidir qué fragmentos podían eliminarse; con mucha angustia de mi parte fuimos quitando algunas descripciones y todo un sueño que tenía mi personaje, que ocupaba seis páginas, donde yo relataba su inconsciente y llegué a las 120 páginas justitas. No me tenía fe. Era un concurso nacional; más de 400 trabajos recibidos. Así que sacar la Primera Mención que equivale a un cuarto premio, es un montonazo”.

Nadie se banca solo

Silvina Pugliese es una escritora generosa. “Estoy convencida de que los libros se tienen que acercar a la gente y no al revés”, sostiene, con convicción inquebrantable.  Las palabras brotan de su boca con total transparencia; habla de sí, de sus procesos creativos, de sus afectos, de los caminos ineludibles de la vida, “nadie se banca solo”, afirma, sobre este y todos los momentos de su vida. La escritura la sostiene: “Escribir y leer son dos procesos que están íntimamente unidos en mi vida. No me imagino sin hacer esos ejercicios creativos. Me organizo para disfrutar de la escritura y la lectura todos los días; vivo otras vidas, es maravilloso”, cuenta en diálogo con ANÁLISIS la autora de Cara y Cruz.

-¿Con qué se van a encontrar los lectores y las lectoras cuando lean las primeras páginas de tu novela?

-Se me complica hablar de la novela. Es un texto que juega mucho con los prejuicios que todos tenemos y con estas hipótesis de lectura que cada uno lleva. Una se va metiendo en la lectura y es activa, lo recreás; yo juego un poco con eso. No sé si llamar a la novela estrictamente policial; el muerto ya sabemos que está casi muerto desde las primeras páginas, pero sí hay que tratar de dilucidar quién es el atacante y hay ahí también una trama que juega, además, con la existencia de algunas instituciones: la policía, la Justicia, la medicina forense; habla un poquito de la complicidad y la corrupción, a pesar de que sucede en un pueblito chiquito y en una isla ubicada a las orillas del Río Paraná.

-Al escucharte decir que surge de una desilusión amorosa lo primero que se viene a la cabeza es que trata del desamor y es todo lo contrario; un ejemplo de cómo operan los prejuicios…

-Bueno, cuando la lean van a encontrar qué era lo que me estaba pasando a mí. Tiene que ver con mi historia, como pasa siempre; uno recrea y repasa anécdotas, experiencias, y también empiezan a aparecer otros aspectos que son de ese mundo inexplorado que es la creatividad y la imaginación. En esta dualidad una elige el narrador, los personajes, los lugares. Se va creando un mundo alternativo que también a una la describe. Creo que cada texto habla de cómo una ve la vida y cómo quiere que el lector la vea.

-esta es tu tercer libro publicado. ¿Cómo te reconoces en ese proceso de escritura desde la primera publicación a ahora?

-Cada texto que escribí es parte de mi vida. Me pasa que los primeros cuentos del primer libro (La noche iluminada), fueron una recopilación un poco rápida para poder presentar en un concurso en Junín. Junté algunos cuentos que ya tenía escritos, se los mandé a Pablo Felizia, de Ana Editorial, y salió el primer libro para poder llevar a este concurso que en sus bases decía que, si ya tenías un libro publicado, lo podías llevar para vender e intercambiar con otros escritores. El segundo (Sólo aquí puede ocurrir esto), es totalmente distinto a pesar de que también está compuesto de muchos cuentos. Lo pude hacer con más tiempo; son cuentos más proyectados que tienen como hilo conductor frases de escritoras entrerrianas que yo admiro un montón. Por otro lado, la novela (Cara y Cruz) puso a prueba mi pasión por escribir. Esta novela me devolvió la alegría; lo que nace de una tristeza o un dolor se termina transformando en una inmensa alegría.

-Pero también hay que tener voluntad para eso. Es decir, hay que estar dispuesta a mostrarse como una es en su totalidad…

-Por supuesto, porque hay mucho prejuicio, porque somos mujeres, mujeres en el interior y hay que remarla. De todas formas, desde mi experiencia, desde mi modo de escribir, al momento de sentarme a hacerlo me olvido de todo eso y me quedo centrada y viviendo en lo que quiero contar y cómo lo quiero hacer y esa es la magia de la literatura. Es libertad y locura, pero a la vez hay que ahondar tanto en la psicología, en la espiritualidad, en las vivencias ajenas que de verdad es vivir cientos de vidas en una sola existencia, tanto al leer como al escribir.

-¿Cómo sigue el proceso creativo de Silvina Pugliese?

-Como estuvo todo bastante parado por la Pandemia, escribí once cuentos y para que no quedaran ahí los mandé a distintos concursos. Hay una novela juvenil ilustrada que quiero hacer con mi sobrina que dibuja excelente, tiene 17 años, se llama María Fiorella y nos falta muy poquito. Sería una puesta fuerte.

-Apostás mucho a los concursos…

-Cada concurso tiene su reglamento, sus bases y puedo asegurar que no hay dos concursos iguales. Me gustan por el desafío que implican, te hacen revisar lo que tenés, lo que has hecho y a veces te hace escribir específicamente para ese concurso y tiene que ver mucho con jugar, con mandar a ver qué pasa.

-Justamente por la pandemia estuviste presentando la novela desde el Facebook de Ana Editorial, a través de un concurso donde regalaste unos ejemplares…

-Regalé muchos libros y no me arrepiento de haberlos regalado. Estoy convencida de que los libros se tienen que acercar a la gente y no al revés, por eso las presentaciones de mis libros siempre son desestructuradas, le huyo a la presentación tradicional. Mi primer libro lo soltamos en cinco plazas; hay 50 libros que fueron encontrados por desconocidos y cada vez que lo pienso me alegro. El segundo está sin presentar; íbamos a hacer algo que no pudimos porque nos agarró la pandemia en marzo. Y esta novela sale un poquito después e hicimos un concurso en Facebook donde regalé siete libros que fueron para gente de Paraná, Santa Elena y Buenos Aires. Y yo voy a seguir así; estoy feliz de que mis libros sean, en lo posible, muy cercanos a la gente y que los puedan disfrutar. Mi primera alegría es escribir y luego viene la alegría de encontrar lectores y encontrar nuevos amigos.

La noche iluminada (2019); Sólo aquí puede ocurrir esto (2020) y Cara y Cruz se pueden adquirir en Librería Del Ateneo (Buenos Aires 32) o ingresando al sitio de Ana Editorial https://anaeditorial.com/ para versión papel o E-book.

Deportes

El equipo cordobés ganó sólidamente su encuentro ante Aldosivi.

Canteros (izquierda) de buen partido, salió durante el segundo tiempo en un cuádruple cambio de Delfino.

El paranaense consiguió quedó detrás de Ciantini y Jakos en la clasificación.

El Rojinegro consiguió un nuevo éxito en su encuentro por el torneo de Reserva.

Carlos Delfino fue fundamental en su retorno al seleccionado.

Ariana es Licenciada en Comunicación Social con una Maestría en Derechos Humanos.

La exposición podrá visitarse durante todo el verano con acceso libre y gratuito.

Nacionales

Argentina fue elegida vicepresidenta del Consejo Ejecutivo de la UNESCO

Marcela Losardo, junto a la Directora General de la UNESCO, Audrey Azoulay.

Lammens anticipó una mesa de trabajo para buscar alternativas ante las medidas del Central

Lammens anticipó una mesa de trabajo para buscar alternativas ante las medidas del Central.

Provinciales