Básquet: Zilli y Hure recordaron el ascenso de Sionista a la Liga Nacional

Zilli

Zilli integró aquel equipo de Sionista que ascendió a la LNB y luego jugó varios temporadas para la institución en la elite.

La temporada 2005/06 de la Liga Argentina de Básquet quedará marcada como el año del feliz título y ascenso para el Centre Juventud Sionista. Después de años y años de pelea, el club entrerriano conseguiría finalmente trepar a la máxima categoría, en lo que sería una campaña un poco atípica para lo que marca la historia general del segundo escalafón nacional.

Es que Sionista venía de sufrir un golpe fuerte en la anterior cuando en semifinales de la 2004/05 cayó ante Ciclista de Junín en las semifinales por el ascenso a la máxima categoría, y quizá por eso el hambre de revancha vio potenciado a un equipo que pasó por extremos a lo largo del calendario. Iba a llegar en algún momento, estaba al caer por la filosofía y la impronta de un equipo con mucho talento, y fue finalmente en aquel 2006 que el cuadro paranaense se encontró con eso que desde hace tanto venía buscando.

Dos baluartes de aquel momento

Daniel Hure explicó un poco los cambios que hubo dentro del plantel, la importancia de haber mantenido la base del equipo que venía de hacer una gran campaña el año anterior y recordó la rotación de los jugadores de aquella histórica 2005/06. El Cabrito fue uno de esos jugadores que repitió Sionista de una temporada a la otra, por lo que puede perfectamente contar esas ganas de revancha que tenía todo el equipo.

“Ese equipo tenía una sed de revancha muy grande ya que casi el mismo equipo venía de perder la posibilidad de ascender el año anterior en Junín contra Ciclista. Hubo un par de cambios, cambio de extranjero más el cambio de base porque Juan Cantero viajó a jugar a Italia y en reemplazo suyo vino Pedrito Franco que fue una pieza fundamental para nosotros”, relató.

Y agregó: “Teníamos dos jugadores por posición y lo hacíamos muy bien. Pedro Franco y Pipi Vesco desde la base, donde uno le ponía mucha energía y caradurez confiando en su juego como Pedrito, y el otro le ponía cerebro que era Pipi; después en la posición de 2 y 3 teníamos a Oscar Heis, Todd Williams, Salva Bahler y Martín Dobry que sumaba desde atrás, era un equipo con experiencia, con gol en esas posiciones, Williams un animal, de los jugadores más determinantes que recuerdo dentro de la categoría. Y en el juego interno estaban Ale Zilli, Emi Martina, Marcelo Bondarenco y yo que éramos los cuatro internos del equipo. Nos llevábamos muy bien, nos complementábamos muy bien, y creo que todo el equipo tuvo una gran solidez y solidaridad para enfrentar esos playoffs”.

Otro que se sumó a la charla es Alejandro Zilli, uno de los jugadores históricos de la categoría. El pivote desde lo personal tuvo uno de sus mejores años, y de hecho ese fue al año previo a su salto definitivo a la Liga Nacional donde se mantuvo por más de 12 temporadas en la elite. En esa 2005/06, y también siendo otro de los sobrevivientes del equipo del año anterior, consiguió registros muy sólidos.

“Recuerdos un millón. No éramos solo un equipo sino un grupo de amigos. El 90% de los jugadores era de acá de la ciudad, y el que no lo era ya llevaba varias temporadas dentro de la institución y era uno más. Me parece que no hay mejor equipo que el que se forma con amigos. Esa sensación de que el al lado siempre te va a respaldar, que siempre va a tener una palabra de apoyo, me parece que es lo mejor. Muchos mates, muchos viajes, muchas charlas... quizá no fue la mejor temporada regular por los muchos problemas, pero el equipo lo llevó de la mejor manera todo por esta unión que tenía. Con mate de por medio se resolvía todo, algún planteo o inconveniente que podía tener el equipo deportivamente”, comentó el interno.

Pero el andar durante el año no fue nada sencillo y los resultados no fueron dándose de la mejor manera. A Sionista le llevó un tiempo acomodarse y tras finalizar la primera fase no consiguió clasificar dentro de los cuatro mejores del Norte. Si bien tuvo oportunidad hasta la última jornada, una derrota ante el líder Quimsa dejaría al equipo entrerriano en el quinto lugar y relegado al TNA 2, tras el récord de seis triunfos en 14 juegos durante la mencionada primera fase.

A finales de enero del 2006 comenzaría la segunda fase del torneo, con el debut de Sionista en Tucumán visitando a Asociación Mitre y arrancando con derrota (95-93). Llegó luego el clásico de la ciudad, y los de Svetliza volverían a caer ante Echagüe (88-85). Así fue, sufriendo en todos los partidos, pero dando batalla, por eso la primera victoria en el TNA 2 llegaría en casa, en el Moisés Fresler y ante San Martín de Junín con absoluta solidez (106-73).

Luego le ganaría a Ferro (71-66), caería en su visita a Independiente de Neuquén (93-88) pero le ganaría a El Nacional en Bahía Blanca (85-80) y luego, de local, se impuso en la revancha contra Independiente (96-86) y volvió a ganarle a El Nacional (72-61). No jugó ante Mitre de local porque los tucumanos se bajaron del torneo un par de días antes, y perdería nuevamente en el clásico ante Echagüe y de local (72-66).

De visitante en Junín se recuperó con triunfo ante San Martín (89-84) y cosecharía otra importante victoria en Capital frente a Ferro (86-85), agónica esta última victoria ya que Emiliano Martina forzaría el suplementario con un triple y ya en la prórroga los paranaenses se mostrarían más acertados. Ajustado pero con chances, llegó así la última parada de visitante, en Esperanza.

Allí, contra Alma Juniors, terminó siendo otro gran triunfo de los de Svetliza en recinto ajeno, luego de imponerse por 88-75. Ya clasificado y con el segundo puesto del TNA 2 asegurado, Sionista perdería contra Alma Juniors en Paraná (97-73), ya pensando en los playoffs.

“El año no fue fácil. Tuvimos muchos altibajos y mucha irregularidad durante todo el año, pero el equipo estaba muy bien, consolidado, era un gran grupo humano y eso fue fundamental a la hora de empezar a cambiar la cabeza y buscar los resultados para meternos en playoffs. Fue muy difícil durante la fase regular, de hecho en la gira previa a terminar la fase regular teníamos que ganar dos partidos sí o sí para poder entrar, y entramos ganando un partidazo con un triple de casi mitad de cancha de Emi Martina que nos hizo clasificar a los playoffs. Entramos como número 12 siendo del TNA 2 y el equipo empezó a potenciarse”, siguió relatando el Cabrito Hure.

El cruce en la reclasificación fue Racing-Pedro Echagüe, después vendría Gimnasia de La Plata había evitado la reclasificación por haber clasificado entre los cuatro primeros del TNA 1 durante la fase regular. Luego, en semifinales, se vendría Regatas de San Nicolás, que venía de vencer a El Nacional en cuartos de final y por un sólido 3 a 0. En suelo nicoleño, y con un involvidable quinto partido, Sionista subió a la elite.

“Ya las semifinales contra Regatas de San Nicolás, después de haberle ganado a Gimnasia en La Plata, enfrentamos a Regatas también teniendo desventaja. Fue una serie muy pareja, ganándonos de visitantes los dos, llegando a un quinto y último partido que fue algo magnífico. Haber ganado de visitante con las 50-60 personas de Sionista que estaban en la cancha. El estadio explotaba. Estuvimos como dos horas para después salir a la cancha, con algo de miedo que podría haberle pasado algo a nuestras familias”, recordó Hure sobre esa vibrante serie.

Y agregó: “Anécdotas hay muchas, pero la que más marcada me queda es esa mañana del quinto partido en Regatas. Fuimos a hacer scouting y entrenar, entraron unos barras y nos sacaron a ladrillazos (risas). Una anécdota fea, tuvimos que cortar todo e irnos al hotel. Pero para ser sincero creo que eso nos ayudó, nos dio todo el día para prepararnos y saber a lo que íbamos. Si bien el equipo ya sabía que era una cancha difícil y todo lo demás, nos dio todo ese día para por así decirlo juntar bronca e impotencia por todo lo que nos había pasado porque esto no deja de ser básquet, algo que se tendría que resolver en la cancha y punto, a saber que íbamos a un clima hostil. Creo que esa anécdota nos sirvió de mucho dentro del equipo. Sabíamos adónde íbamos, nos preparamos durante todo el día y al final de la noche tuvimos por así decirlo una pequeña revancha”.

Zilli también explicó lo que fue esa satisfacción tras el ascenso. “Lo que más recuerdo es un estado de paz total después del quinto partido en San Nicolás. El equipo tuvo un año complicado, duro, veníamos del TNA 2 y ningún equipo había ascendido desde esa posición. Entonces en playoffs por ahí salió todo lo que no había salido en la fase regular, cerramos mejor los partidos, creo que fue una sensación de paz de sentir de que lo que estábamos convencidos estaba bien, era lo que había que hacer. Una mezcla de todo, también de cumplirles a la gente del club que tan bien nos tenía. Hoy a la distancia orgulloso obviamente por lo logrado, y porque me parece que la estructura que tenía Sionista merecía Liga Nacional y varios años. Hoy se lo preguntás a cualquier jugador y la institución que se extraña es Sionista, porque cada jugador que pasó por el club sabe lo muy bien que lo trataron. Esas dos grandes sensaciones quedan muy marcadas”.

Ya en el cierre, Hure expresó: “Fuimos ganando todos los playoffs del torneo con desventaja que eso no es fácil y hay que rescatarlo. Teníamos un gran grupo también en el cuerpo técnico con gente que sentía y quería al club, y ansiaba muy grande ese deseo de ascender. La verdad es que fue un logro muy lindo, uno de los recuerdos más gratos de mi carrera. Sobre todo porque cumplimos un objetivo que durante todo el año se nos había hecho difícil, y veníamos del año anterior con un grupo humano tremendo. Sinceramente es algo que me va a quedar en el recuerdo siempre. Anécdotas hay miles, pero lo importante y lo que más rescato es que con la mayoría de esos chicos sigo teniendo contacto, somos amigos, y todavía cada vez que vengo y nos vemos recordamos esa tan linda historia”.

Por su parte Zilli añadió: “El significado para mí es que Sionista fue la clave que me dio la oportunidad de vivir el básquet de manera profesional. No solo el equipo sino la institución, la estructura de Sionista me dio la posibilidad de entender lo que era el básquet profesional y poder vivir de esto, de darle un sustento mensual a mi familia, poder tener mi casa, pensar solo en jugar al básquet y no tener otros inconvenientes. De mi parte le estoy enormemente agradecido a la institución y marcó un antes y un después en mi carrera profesional”.

Y finalizó: “La verdad es que Sionista es una institución ejemplo. Da bronca por ahí que no esté en alguna categoría nacional, que no esté no sé, en un TNA, en un Federal, participando de algo... porque la gente es muy amante del básquet y la institución tenía todo para que el jugador esté tranquilo, que juegue al básquet y se olvide de cualquier problema. Es una verdadera lástima que Sionista no esté en alguno de los escalones del básquet nacional”.

Deportes

Unión goleó en Barranquilla y avanzó con autoridad en la Copa Sudamericana

El Tatengue logró un triunfo histórico en Colombia ante un rival que apenas necesitaba un punto para clasificar.

Copa Libertadores: Boca le ganó a Deportivo Cali y se clasificó primero en su grupo

Alan Varela anotó la única diferencia del partido, con un remate de media distancia.

El entrerriano Dal Bó disputará la final B en Ponzan, donde Vernice volvió a destacarse

Agustín Vernice disputará su segunda final de Copa del Mundo en una semana.

Racing perdió con River de Uruguay y quedó afuera de la Copa Sudamericana

La Academia cayó 1 a 0 en el Cilindro; le alcanzaba con el empate para avanzar.

Detuvieron a 50 hinchas de Deportivo Cali con armas blancas en Puerto Madero

Hallaron 20 cuchillos entre las pertenencias de los hinchas colombianos en la previa del partido ante Boca.

Fútbol: la selección argentina enfrentará a Estonia en un amistoso el 5 de junio

Mientras prepara el partido ante Italia en Bilbao, la selección argentina ya tiene otro amistoso en agenda.

Patronato recibirá a cuatro de los cinco grandes en el torneo que definirá su permanencia

El Rojinegro será local de Independiente, Boca, San Lorenzo y River. Debutará el 4 de junio ante Vélez.

Patronato Copa

Finalmente el partido entre Patronato y Colón, por los 16avos de final de la Copa Argentina, se jugará el 7 de junio.

Tate

Unión irá por la heroica ante Junior, en Barranquilla, con la misión de instalarse en los octavos de final de la Copa Sudamericana.

Opinión

Por Daniel Enz (*)
Daniel Carubia.

Daniel Carubia.

Berdardo Salduna (*)