Pensar Paraná como una ciudad integral

Por Josefina Franzotti (*)

 

Teniendo en cuenta que nuestra ciudad es nuestro hogar, y no solo un espacio que habitamos arbitrariamente, pensemos qué significado le daríamos a una ciudad integral.

La idea es amplia, nos convoca a completarnos, contenernos, pasando a formar parte de un todo, sintiéndonos un eslabón importante en la unión de esa fuerza que hace a Paraná.

Proyectar una ciudad integral parte de un anhelo de mejorar nuestra vida y de ser partícipes del futuro que queremos para todos.

Desde Evolución Radical Paraná creemos que ya es hora de hacerse eco de los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenibles), de la información y herramientas que brindan al respecto y empezar a organizarnos con los recursos que tenemos, fomentando alianzas estratégicas en mutuo beneficio, armonizando la legislación vigente entre los diferentes actores estatales, velando por la buena administración de nuestras finanzas, respetando el compromiso y esfuerzo de los paranaenses; entendiendo que es un desafío del que somos capaces como individuos, en pos de no seguir aislados y de construir una ciudad floreciente.

Sabemos que no hay progreso en el empezar una y otra vez, gestión tras gestión con posturas diferentes, por más bienaventuradas que sean. Solo avanzaremos en el proseguir de un mismo enfoque, sin importar el color de partido que nos gobierne y volver la atención al progreso lineal, para evolucionar y no quedarnos en la línea de salida siempre.

Una ciudad integral debe tener claro que no es una construcción que tenga fin, sino un proceso vivo donde con ayuda de la tecnología, la educación, la planificación en todos los aspectos, la gente idónea en el puesto que le compete, se pueda proteger a los habitantes y tener claro qué es lo que se les puede ofrecer; para hacerlos mejores cada día.

Integrar capitales tanto humanos como culturales, naturales y económicos para mejorar el hábitat local es un enfoque necesario para escapar del desorden en el que nuestro espacio urbano se encuentra. Para tener realmente un futuro sostenible y respetuoso con el ambiente, que por supuesto requiere de una sociedad culturalmente preparada para habitarla. Es un proceso vibrante, que nos debe mantener alertas para identificar a tiempo las necesidades de una comunidad que vive desde hace décadas en un presente incierto y muchas veces, doloroso.

 

(*) Josefina Franzotti es licenciada en Ciencias Políticas.  Referente de Evolución Radical Paraná y coordinadora del área de Políticas Sustentables.