Qué pasa entre Rusia y Ucrania: claves para entender el conflicto

Las relaciones entre Estados Unidos, Europa y Rusia están cada vez más tensas, a medida que se agrava el conflicto en Ucrania. En este sentido, se espera que la reunión de mañana entre el secretario de Estado de los EE.UU., Antony Blinken y el canciller ruso, Sergei Lavrov -"la última parada antes del choque de trenes", según le dijo un analista a Reuters- contribuya a una desescalada.

"Estamos en una coyuntura decisiva", dijo Blinken, junto a los ministros de Relaciones Exteriores Annalena Baerbock (Alemania), Jean-Yves Le Dirian (Francia) y James Cleverly (Reino Unido), en una señal de unidad. "Hemos sido muy claros en todo momento si cualquier fuerza militar rusa se desplaza a través de la frontera ucraniana y comete nuevos actos de agresión contra Ucrania, se encontrará con una respuesta rápida, severa y unida de Estados Unidos y nuestros socios", agregó.

Estados Unidos y Europa están convencidos de que Rusia -que ya movilizó alrededor de 100.000 tropas a la frontera, o incluso podrían ser más según fuentes estadounidenses- planea atacar a Ucrania (la zona de Dombás es uno de los principales focos de conflicto). Esta semana, Blinken dijo que los rusos podrían lanzar un ataque en "muy poco tiempo".

Rusia -que en 2014 anexó Crimea- ha rechazado sistemáticamente las acusaciones, aunque Vladimir Putin dijo que responderían si Occidente cruzaba las ¨líneas rojas¨ de su país. Rusia exige principalmente que la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) no acepte a Ucrania como miembro, y garantías de que va a dejar de expandirse hacia el este, dos demandas que para Occidente son imposibles de aceptar.

Mientras tanto, el vocero del Kremlin, Dmitri Peskov, dijo que siguen esperando una respuesta escrita a sus exigencias por parte de Estados Unidos y sus aliados.

¿Riesgo de guerra?

La cuestión de Ucrania ha sido uno de los principales temas en las últimas conversaciones entre Putin y el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden. También ha sido una de las prioridades de la agenda diplomática internacional con tres reuniones -de Rusia con una delegación de los Estados Unidos, con la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) y con la OTAN- pero ninguna de las partes parece estar dispuesta a ceder.

El vicecanciller ruso, Sergei Riabkov, describió las conversaciones de la semana pasada como en un "camino sin salida"; mientras los jefes de la OTAN, Jens Stoltenberg, y de la OSCE, Zbigniew Rau, advirtieron que había un riesgo real de guerra en Europa.

Rusia subió aún más las alarmas en Occidente cuando decidió enviar tropas a Bielorusia -que también comparte frontera con Ucrania- anticipándose a unos ejercicios militares conjuntos, anunciados recién para febrero.

Estados Unidos no está dispuesto a movilizar fuerzas, tampoco la OTAN teniendo en cuenta que Ucrania no es un país miembro. Sin embargo Occidente ha estado reforzando las fuerzas ucranianas: Estados Unidos ya destinó unos u$s 600 millones en equipamiento militar para el ejército ucraniano y acaba de anunciar otros u$s 200 millones adicionales.

El Reino Unido envió misiles antitanque de corto alcance (para defensa) y prometió mandar también un pequeño grupo de tropas. España movilizó buques de guerra para unirse a las fuerzas navales de la OTAN en el Mediterráneo y el Mar Negro. Dinamarca dijo que iba a enviar una fragata al Mar Báltico y el presidente francés Emmanuel Macron ofreció enviar tropas a Rumania.

"Mi intuición es que va a avanzar, algo tiene que hacer" dijo Biden consultado sobre Putin el miércoles. Señaló que "si alguna, cualquier unidad rusa se desplaza a través de la frontera ucraniana, eso es una invasión" y advirtió: "Que no quede ninguna duda de que si Putin toma esta decisión, Rusia pagará un precio muy alto".

Sanciones en la mira

Estados Unidos ya ha advertido varias veces sobre "respuestas económicas severas" contra Rusia, aunque todavía están negociando con los países europeos una sanción coordinada. El bloque demócrata del Senado presentó un proyecto de ley sobre eventuales sanciones el caso de que Rusia decidiera invadir Ucrania. El proyecto impondría amplias sanciones a altos cargos militares y gubernamentales rusos, incluidos Putin y otros dirigentes, así como a instituciones bancarias claves.

Menos claro está cuál sería la respuesta (o si va a haber una) frente a lo que Biden llamó una "incursión menor" -ciberataques y tácticas paramilitares, según aclaró después la Casa Blanca. El comentario que generó preocupación en Ucrania, que sufrió un ataque masivo a varias webs gubernamentales, incluyendo los sitios de Cancillería y el Ministerio de Educación, justo después de las conversaciones de la semana pasada. Ucrania acusó a Rusia del ataque.

Por lo pronto, hoy el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos ordenó sanciones contra cuatro ucranianos, dos miembros del Parlamento (Taras Kozak y Oleh Voloshyn) y dos exfuncionarios (Volodymyr Oliynyk y Vladimir Sivkovich), acusados de trabajar con agencias de espionaje rusas para desestabilizar su país.

Pero los europeos no se pueden poner de acuerdo en cuál debería ser la respuesta frente a un ataque ruso o cuál debería ser el nivel de agresión que desencadenaría esa respuesta, algo que está empezando a inquietar a los estadounidenses. Algunos temen que un golpe demasiado fuerte sobre Rusia podría terminar siendo contraproducente para sus propias economías, especialmente si los rusos usar el gas como una forma de retaliación, justo cuando la mayoría de los países están atravesando una crisis energética, en un contexto inflacionario. Junto con Noruega, Rusia es uno de los principales proveedores de gas de Europa.

Por lo pronto, la ministra de Exteriores alemana, Baerbock -que se reunió con su par ruso, Lavrov, esta semana- dijo que el polémico gasoducto Nord Stream 2, podría ser blanco de retaliación si Rusia decidía usar el gas como un arma. "Hemos subrayado repetidamente en varios niveles de este gobierno que si la energía se utiliza como un arma eso también tendría el correspondiente impacto en este gasoducto", dijo durante su primer viaje a Moscú.

El Nord Stream 2, que conecta a Rusia con Alemania, es estratégico ya que le permitirá a los rusos abastecer de gas a Europa a través del Mar Báltico, esquivando a Ucrania, por donde pasan actualmente los gasoductos rusos.

Deportes

Detuvieron a 50 hinchas de Deportivo Cali con armas blancas en Puerto Madero

Hallaron 20 cuchillos entre las pertenencias de los hinchas colombianos en la previa del partido ante Boca.

Fútbol: la selección argentina enfrentará a Estonia en un amistoso el 5 de junio

Mientras prepara el partido ante Italia en Bilbao, la selección argentina ya tiene otro amistoso en agenda.

Patronato recibirá a cuatro de los cinco grandes en el torneo que definirá su permanencia

El Rojinegro será local de Independiente, Boca, San Lorenzo y River. Debutará el 4 de junio ante Vélez.

Patronato Copa

Finalmente el partido entre Patronato y Colón, por los 16avos de final de la Copa Argentina, se jugará el 7 de junio.

Tate

Unión irá por la heroica ante Junior, en Barranquilla, con la misión de instalarse en los octavos de final de la Copa Sudamericana.

Moli

En Huelva, el paranaense Molina realizó una excelente marca en los 3.000 metros con obstáculos.

Boca-Cali

Boca no tiene otra que ganar para seguir con vida en la Copa Libertadores de América.

Semis

Con los paranaenses González, en el ganador, y Solanas, en el perdedor, Instituto venció a San Martín y se metió en la definición de la LNB.

Peña-Colón

Colón perdió en Uruguay, de todas maneras se clasificó primero de su grupo en la Copa Libertadores.

Opinión

Por Daniel Enz (*)
Daniel Carubia.

Daniel Carubia.

Berdardo Salduna (*)