El amigo que te trataba de usted

Gustavo Lambruschini

La muerte de Lambruschini.

Por Antonio Tardelli (*)

Fue hace tiempo. No recuerdo si era Rivadavia o Alameda de la Federación. Lo intercepté en la calle. Yo necesitaba una opinión autorizada.

–¿Leyó el libro de Fulano de Tal? Me pareció excelente –le informé.

-No me joda, Tardelli. Fulano de Tal es un quebrado –me contestó.

Así de terminante podía ser el profesor Gustavo Lambruschini. Su inmensa cultura (era un lector voraz y siempre informado) le permitía tener una respuesta ajustada para casi todo lo que no fuera banal. La banalidad le era completamente ajena. Más su juicio adverso sobre alguien contaba siempre con el ingrediente de la honestidad intelectual. Hasta en los enemigos que más detestaba podía encontrar un razonamiento elogiable si el caso lo merecía. También sabía decir no sé: su erudición podía, de hecho, intimidar, pero su actitud no era jamás de superioridad. Solo se volvía fanfarrón, simpáticamente fanfarrón, cuando yo le confesaba mis confusiones en las materias que el dominaba: “Lo que pasa es que usted no ha ido a las clases del Profesor Lambruschini”, se reía recurriendo a la tercera persona.

De hecho, no fui su alumno. Lo lamento de veras, incluso en este momento de penas mayores. Lo conocí por amigos comunes y comencé a entrevistarlo con cierta regularidad. Un día, estimulado por alguna lectura inspiradora, le propuse hacer un ciclo de televisión. La idea era conversar los temas que a mí me interesaban (la política, sobre todo) y que él dominaba. Avergonzado, tímidamente, fui a proponérselo con escasas esperanzas. Su entusiasmo, en cambio, resultó avasallante. Le interesó la propuesta y la hizo, yo diría, divertido. Me fascinaba la fascinación con la que huía de la lógica de la academia para incursionar en la lógica de la televisión, siempre tan ramplona. Le encantó el juguete nuevo y se preocupaba por asuntos que a mí, en verdad, me tenían soberanamente sin cuidado. 

–Escúcheme Tardelli: ¿usted cree que alguien mira este programa? –me preguntaba con genuina intriga.

Yo le decía que no era importante, pero el insistía. “Creo que algún zurdo nos debe mirar”, conjeturaba con candor juvenil. Yo lo provocaba diciendo que por sus críticas despiadadas hacia la Iglesia Católica, o sea por su culpa, jamás ganaríamos el Premio Santa Clara de Asís. Se reía divertido y con sus tics de la academia me reprochaba mi ignorancia: el comunicador no puede desentenderse de su eventual público, remarcaba.

Sus colegas y sus alumnos podrán hablar mejor de sus destrezas docentes. El mundo intelectual sabrá valorar sus aportes valientes, convencidos y transgresores. Prefiero evocar al Profesor más entrañable, el que disfrutaba de una comida abundante, regada de vino y conversación. Allí, el Profesor desplegaba su sapiencia sin arrogancia y su simpatía sin mezquindad. Allí, al fin y al cabo hombre inteligente, podía reírse de sí mismo y de sus incursiones en la política activa (ya no la mera teoría) en la que podía ser perfectamente desplazado por un ignorante que supiera juntar cuatro votos. Pero aun así no subestimaba a nadie. Más: con cierta ingenuidad desnudaba su admiración por ciertas picardías de los profesionales de la política. Pero también, y casi siempre con sorpresa por los niveles de inescrupulosidad vigente, se indignaba frente a las canalladas políticas. Detestaba a los inmorales y a los vigilantes.

Se comienza a extrañar al Profesor. Me divertía enrostrarle su desconocimiento absoluto de un fenómeno tan popular como el fútbol. Le reprochaba yo su falta de sensibilidad popular. A regañadientes prometió (sin cumplir) que un día iría a una tribuna para experimentar la pasión nacional. En su lista de fobias la pelota estaba por encima de todos los opios. “El fútbol es peor que la religión”, protestaba. Apenas si conocía a Messi, ignoraba que la patria podría paralizarse  por un partido de la Selección y frente a la mención de Rivelinho, Bebeto o Neymar podía preguntar en qué vertiente comunista militaban esos sujetos. El fútbol, decía, era para los salvajes. Como determinadas bebidas. Una sobremesa con el Profesor era un deleite y fue un honor que abriera las puertas de su casa para obsequiarme su amistad.

Fue generoso hasta el fin. Sabiendo o intuyendo su final, la última vez que lo vi entregó un par de consejos. Recomendaba con altura y alentaba sin tapujos. Fue una persona respetuosa y tal vez eso, sin quitar todo lo demás que también sabía entregar Lambruschini, sea la amistad. Una relación en la que la complicidad no está exenta de respeto. Nunca nos tuteamos. “Usted cree demasiado en las instituciones”, me reprochaba. “Y usted no entiende la belleza de una gambeta”, creía ganarle yo. Lambruschini era eso: el amigo que te trataba de usted.

(*) Especial para ANALISIS.

Germán Grané

Germán Grané durante el informe del gobierno provincial este jueves.

terminal de Paraná protocolo coronavirus

Entre miércoles y jueves llegaron a la terminal nueve paranaenses repatriados en el marco de la pandemia y se activó el protocolo.

Bordet y Romero visitaron el 911

“Vamos a intensificar los controles de aislamiento sobre la población de riesgo”, remarcó.

Emergencia sanitaria.

El dinero será destinado al Fondo Extraordinario para atender la adquisición de bienes e insumos que se requieran para hacer frente a la emergencia sanitaria.

pescado incautado

Evalúan establecer una veda de pesca ante la bajante histórica del río Paraná.

Iosper.

La novedad fue comunicada por el titular de la Obra Social Provincial.

Deportes

Nocioni: “Aunque no coincida con esta nueva dirigencia, si puedo ayudar, lo haré”

El Chapu, uno de los símbolos de la Generación Dorada, habló del cambio de mando en la CABB.

La Mesa de Trabajo del Básquet Femenino sigue adelante con sus labores

Cristian Gómez fue uno de los partícipes de la reunión virtual de la FBER.

El Club de Volantes Entrerrianos puso su predio a disposición por la pandemia

El trazado del CVE quedó a disposición de las autoridades; el jueves 16 de abril se realizará una jornada de donación de sangre.

Judiciales

Tribunales de Paraná

Solo concurrirán magistrados, funcionarios y un empleado por organismo, en horario matutino, y se dispuso la suspensión de todos los plazos procesales y de los cursos de perención hasta el próximo 20 de abril inclusive.

UP Paraná

En marzo hubo una huelga de hambre de internos por la emergencia sanitaria.

Cultura

Arandú espacio de arte

Tendrá lugar el 25 y 26 de abril; inscripciones abiertas.

Todxs somos López

El documental se puede ver online de manera gratuita.

Silvina Ocampo

El audiovisual se sumerge en un perfil de la escritora Silvina Ocampo, realizado en 1999.

Opinión

Por J.C.E. (*)    
Preparar la reconstrucción

Preparar la reconstrucción

Por Daniel Enz (*)
Por Luis María Serroels
  Por José Carlos Elinson
Por Gustavo Sánchez Romero (*)  

Nacionales

coronavirus laboratorio

Los muertos son tres hombres, de 91, 95 y 74 años, residentes en la Ciudad de Buenos Aires (CABA) y una mujer de 62 años residente en la Provincia de Buenos Aires.

coronavirus análisis

El gobierno reforzó la recomendación de que el personal esencial utilice tapabocas en la vía pública.

Provinciales

Angel Giano.

Giano celebró la decisión del presidente de otorgar facultades a las y los intendentes para intervenir en la fiscalización y el control de los precios en sus Municipios.

granos soja y maíz

"Los productores tienen ante sí una campaña de soja con pérdidas, con algo de alivio en el caso del maíz”, explicaron desde FARER.

Bordet con presidentes de bloques

El diputado Juan Domingo Zacarías dijo que el encuentro de los jefes de bloques con el gobernador Gustavo Bordet fue “de absoluta sinceridad sobre la situación provincial” y que les transmitió tranquilidad.

Locales

Walter Rolandelli

Rolandelli reclamó la urgente convocatoria a sesiones del Concejo Deliberante de Paraná.

Comité de Emergencia Urdinarrain

El Comité de Emergencia local tomó nuevas medidas para prevenir el contagio de Covid – 19.

Interés general