La oposición logró frenar hasta hoy la exención impositiva al recital del Indio Solari

En una intensa sesión desdoblada del Concejo Deliberante de GUaleguaychú, que comenzó a las 9 y terminó a las 14.45, el oficialismo no logró sacar la excepción de la tasa por espectáculos públicos a la productora del Indio Solari, quien realizará el mayor recital de la Argentina el próximo sábado en el hipódromo de la ciudad. El bloque Color Gualeguaychú acusó a sus pares del oficialismo de “atropello” y de una “clara violación del estatuto” de al menos diez artículos y del artículo 99 inciso A de la ley orgánica de funcionamiento de los municipios.

La normativa establece que: “Todas las sanciones y resoluciones del Concejo Deliberante serán tomadas a simple mayoría de votos de los presentes, con las excepciones siguientes: “se requiere el voto favorable de las dos terceras partes de la totalidad de los miembros del Concejo Deliberante: para enajenar o gravar los bienes o rentas de propiedad municipal”.

Y en el inciso dos establece que: “Se requiere el voto favorable de las dos terceras partes de los miembros presentes, para que un proyecto sea tratado y sancionado sobre tablas”, pero en ningún momento los concejales del oficialismo pidieron que el expediente fuera tratado sobre tablas. A las 9 de la mañana se produjo la primera sesión para dar ingreso a los expedientes recibidos por la Secretaría del Concejo, entre ellos el expediente N° 5219 presentado por el bloque del FpV sobre el pedido de “exención de la tasa a espectáculos públicos a realizarse el sábado en la ciudad”, en la cual como dicta el reglamento, el presidente del Concejo lo despachó a comisiones conjunta para su debate.

Luego de darle ingreso a cinco expedientes más, se dio por finalizada la sesión y se arrió la bandera.

A las 10 nuevamente el presidente del Concejo, Carlos Caballier, llamó a los concejales al recinto con el fin de poder tratar sobre tablas la exención impositiva a la productora En Vivo S.A. y en un segundo término quedaba pendiente el incremento del boleto único del transporte de pasajeros urbanos a 4,50 pesos.

No obstante, con la argumentación de no “haber tenido suficiente tiempo para leer y analizar el expediente”, Color Gualeguaychú inició una partida de ajedrez política, aplicando a rajatabla el reglamento interno del Concejo, en la cual se evidenciaba una clara violación de éste.

Al mandar un proyecto a comisión conjunta el artículo 73 el reglamento interno establece que: “Todo proyecto despachado por una comisión, será puesto en Secretaría a disposición de los diarios para su publicación después que el presidente hubiera dado cuenta de ello al Concejo”.

En el artículo 74 establece que la “comisión deberá fijar su día de sesión” y ese día fue fijado por los concejales mediante el consenso general, los días martes a las 10 de la mañana. Es decir que la reunión de conjunta se tendría que realizar el próximo martes y no al término de la sesión de ayer, en la cual los concejales se reunieron a las 15 para debatir la exención y luego bajar al recinto hoy a las 17 para votar el proyecto.

Para que la reunión de comisiones conjuntas pueda llevarse a cabo, debe haber habido una reunión de comisión, con dictamen de minoría, mayoría y la publicación en los medios de comunicación. Pero para poder obviar todos estos pasos se puede aprobar un expediente sobre tablas, pero se necesitan los dos tercio de los votos de los concejales, es decir diez votos y el oficialismo solo disponía de ocho.

Estos percances legislativos ocasionaron que el presidente tuviera que pedir dos cuartos intermedios para poder organizar la sesión ante un público impaciente.

Luego el concejal oficialista Leonardo Martínez, recordó que: “Este Concejo desde 1935 tuvo una forma de actuar, en la cual el ingreso de las solicitudes privadas ingresadas por Secretaría han sido derivadas a la comisión que considerará el tema, para luego ingresar a la sesión para su tratamiento. Este ha sido el tratamiento que le hemos dado a la exención de la tasa que fue presentado por la productora, en la cual se la trató en la reunión conjunta de la semana pasada e ingresó a la sesión para ser debatido. De hecho desde que estamos nosotros en los cargos electivos desde el 10 de diciembre del 2011 siempre se siguió este procedimiento de acuerdo a usos y costumbres del Concejo, y de esta manera hemos aprobado más de 200 expedientes. Lo que se plantea es una cuestión política y mediática para impedir esta votación, dado que la oposición sabe que no tienen argumentos para no votar la exención”.

En tanto Martínez pidió que se aplicara el artículo 157 del estatuto interno que dice: “Si ocurriera alguna duda sobre la interpretación de las disposiciones del reglamento deberá resolverse inmediatamente por una votación del Concejo previa discusión correspondiente”. Caballier realizó un cuarto intermedio de una hora para resolver el diferendo.

Para darle un cierre al debate que no llevaba a ningún lugar, pasada las 14, el presidente de bloque Gustavo Vela mocionó que se dé por cerrada la sesión y se realizará una reunión de comisiones conjunta a las 15 de ayer para sesionar a las 17 de hoy.

Maya visiblemente desencajado, consideró la propuesta de Vela como una “burla a este Concejo”, por violar el artículo 74 y no proporcionar el tiempo suficiente de análisis.

“Se hace una sesión un día y de inmediato se sesiona para el tratamiento y la votación del expediente, no se puede hacer de esta manera”.

Para desmentir los dichos de Maya, el secretario Ignacio Farfán recordó que el artículo 96º de la Ley Orgánica de Municipio establece que: “Son atribuciones y deberes del Presidente del Concejo Deliberante: Convocar a los miembros del Concejo a las reuniones que deba celebrar”.

Maya reconoció la validez de ese artículo y recordó a la presidencia que: “El uso de esa reglamentación debe ser en el marco del sentido del Concejo y el espíritu de este cuerpo, es la posibilidad de estudio profundo y análisis. Usted no puede utilizar una atribución que le concede la ley con un sentido diferente al que está escrito y este cuerpo no es una escribanía ni una oficina administrativa del Departamento Ejecutivo, es un cuerpo deliberativo y tenemos que tener el tiempo suficiente para analizar y tomar una determinación”.

Maya denunció ante todo el público presente y los concejales que el proceder de los concejales oficialistas: “Es un flagrante atropello al espíritu constitucional, al espíritu de las normas, al sentido y decencia que tiene este cuerpo” (aplausos de los presentes).

Caballier, le respondió luego diciendo que: “No es el espíritu del Concejo, el espíritu de un concejal sino que es el de los 13 concejales y todas estas situaciones absolutamente reglamentaristas que se están inaugurando hoy producen desasosiego en el público y en nosotros mismos”.

Vela se preguntó qué vamos hacer con los 236 expedientes que votamos en este Concejo y han tenido como uso y costumbre lo que nosotros pretendemos hacer hoy (por ayer). La última sesión cuando se trató el tema del banco de tierra que hubo una resolución que hizo el concejal (Maya) cinco minutos antes de la sesión. Es voluntad de este cuerpo el uso y costumbre que hemos venido desarrollando durante dos años y cuatro meses. Y ahora uno considera que se ha echado para atrás 85 años de la norma aplicada por este Concejo. Este expediente no es qué entra ahora, tuvieron todo el tiempo del mundo para tratarlo. Es una cuestión política para tirarlo para atrás”, remarcó al tiempo que instó a sus pares “a debatir el 5 por ciento que es lo que tendríamos que haber hecho hoy (por ayer)”, publicó El Argentino.

Por Luis María Serroels (*)
(Imagen: Alfredo Sábat-La Nación)

(Imagen: Alfredo Sábat-La Nación)