El objetivo cumplido

Edición: 
730
El paranaense Martín Fálico competirá en los Juegos Odesur

Marcelo Comas

El atleta Martín Fálico vive su hora de gloria tras haber conseguido la clasificación a los VIII Juegos Deportivos Sudamericanos (Odesur), que se realizarán del jueves 9 al domingo 12 de noviembre en Buenos Aires y Mar del Plata. La marca que le permitió acceder a los denominados Juegos Olímpicos de Sudamérica la obtuvo en el Campeonato Nacional Sub 23 de Atletismo que se llevó a cabo hace dos semanas en la Ciudad feliz. En esa oportunidad, el paranaense logró batir su propia marca provincial en Salto Triple y se quedó con el primer puesto. Con una marca de 15,23 cumplió con el objetivo de sacar el pasaporte para los Juegos Sudamericanos de su categoría. Antes de la prueba más importante de su corta trayectoria dijo: “El objetivo ya está cumplido, que era el de clasificar a esta competencia de nivel sudamericano. Mi intención era poder representar por primera vez al país”.

Es un pibe humilde, simple, sencillo, de perfil bajo. Abierto al diálogo, cuenta que su incipiente trayectoria en el deporte madre le sirve para darse cuenta de lo que realmente disfruta hacer en su vida. Se sabe, el atletismo es su principal forma de expresión y le dedica la mayor parte de su tiempo. Tanto esfuerzo valió la pena, dado que el enorme tesón puesto en la práctica de la disciplina le deparó un premio quizás inesperado. La clasificación a los Juegos Odesur que se cumplirán en Buenos Aires y Mar del Plata cayó como agua bendita sobre su cuerpo, acostumbrado a lidiar con las obligaciones diarias. Primero los entrenamientos de cinco días a la semana, después el complemento en el gimnasio y para variar, las horas cátedra en la vecina orilla que sirven para construir su Profesorado en Educación Física. Está claro, él no reniega de algo que le gusta y lo ha llevado a los primeros planos nacionales dentro del atletismo. Ahora dice que sólo piensa en la prueba que se realizará el sábado a las 19.30. Asegura “estar bien de la cabeza”, cuestión clave a la hora de afrontar este tipo de pruebas. “Todo lo que venga después será un regalo”, le dijo a ANALISIS. Otro dato a tener en cuenta es que Martín Fálico es parte del Grupo Athlos, combinado que conforman un plantel de entusiastas deportistas que ven en el atletismo una forma de vida.

-¿Cómo fue que te iniciaste en el atletismo?
-Empecé con los Intercolegiales de atletismo, que se denominan TIAPEB, durante el cursado de la escuela primaria. En esa época me citaron para que vaya a competir y comencé yendo desde chico, me acuerdo que tenía 11 años; fui y quedé dentro de los tres primeros de Lanzamiento de Jabalina, nada que ver a la prueba que yo actualmente practico. A los tres primeros de esa prueba les entregaban una beca, el beneficio que lograban era pasarlos a buscar por su casa en una traffic; llevaban a todo el grupo a entrenar y luego los dejaban a cada uno en su casa. Me empecé a enganchar de a poco junto a un grupo que me acompañaba al principio y con el tiempo me empezó a interesar. Me di cuenta que cada vez me gustaba más, si bien no obtenía resultados, pero el esfuerzo a mí me llamaba la atención. Es uno el que tiene que entrenar, eso me fue interesando muy lentamente, me fui metiendo cada vez más; durante seis años hice jabalina, si bien no tuve grandes resultados, pero a nivel provincial y en el ámbito nacional alcancé un cuarto puesto. Entonces un día hablando con mi entrenador (N. De la R.: el mentor de Martín Fálico es el reconocido profesor Sergio Alfonsini) le dije: “Mirá, quiero probar con otra especialidad”. Notaba que no conseguía grandes avances y yo en ese sentido soy un poco exigente conmigo mismo: cuando doy todo me gusta obtener algún rédito, entiéndase esto como logros deportivos. Por ahí suena raro decir que yo quería que me vaya bien, pero quería probar con otra especialidad, y a esto mi entrenador me respondía: “Esperá, tranquilízate, ya vamos a probar”. Me explicó cómo era el salto triple y fui a probar mientras entrenaba.

-¿Qué atractivo le encontrabas a la especialidad?
-En realidad nunca había visto a nadie entrenar, pero lo había visto en los torneos y me llamaba la atención. Entonces le dije a Alfonsini que me interesaría probar para saber qué era “eso”. En los entrenamientos vi que tan mal no saltaba, pero él pensó que yo estaba entusiasmado y sólo le quedó resignarse diciendo “vamos a dejarlo que compita”.

-¿Cuándo se dio tu puntapié inicial en el salto triple?
-A los 13 años. En un torneo desarrollado en el año 2002 tuve mi última presentación en la especialidad de Jabalina en la categoría Menores, en donde ocupé el quinto lugar, y yo me venía preparando para por lo menos estar tercero. En Jabalina ya venía compitiendo en certámenes nacionales: había conseguido un octavo puesto, séptimo, también un cuarto lugar en 2001. El último año de Jabalina en la categoría me había preparado a conciencia pero evidentemente hubo otros candidatos y yo quedé quinto. Por esas cosas me amargué y quería probar con otra especialidad; entonces me volqué de lleno a experimentar el Salto Triple y a la semana de ese Nacional asisto a un Provincial que tuvo lugar en Concepción del Uruguay, donde probé con el Salto Triple. Gané dentro de la especialidad con una marca bastante interesante en el año 2001. Ese registro le llamó la atención a mi entrenador, porque con esa marca podía haber quedado tercero en el Nacional anterior, siendo que jamás había saltado en Salto Triple.

-¿En ese momento fue que a tu entrenador le hizo un click?
-Sí, dijeron “acá pasa algo”. Va a haber que largar la Jabalina y desempolvar el Salto Triple. Así comencé, de a poco y sumando porque era algo nuevo, totalmente distinto a lo que es Jabalina. Hubo detalles que empezar a tocar y no era fácil; pasar de un lanzamiento a un salto no es fácil, pero tuve paciencia y al año siguiente competí en mi primer Campeonato Nacional de Salto Triple, donde terminé como subcampeón argentino. Un año más tarde fui campeón argentino y con el tiempo fui sumando. Durante 2005 obtuve el Campeonato Nacional de Mayores Sub 23 y estaba la posibilidad en 2006 de tratar de ingresar a los Juegos Odesur, que era el objetivo principal.

(Más información en la edición gráfica de ANALISIS de esta semana)

Deportes

Sudamericana: Lanús logró el triunfo que necesitaba para instalarse en octavos de final

Diego Braghieri anotó el único gol del partido para el triunfo Granate.

Con seis goles de Julián Álvarez, River vapuleó a Alianza Lima en el Monumental

Julián Álvarez, la figura de la noche histórica en el Monumental, justo en el aniversario de River.

Copa Argentina: Gimnasia y Belgrano avanzaron a 16avos de final

El exPatronato Cristian Tarragona anotó para el Lobo el único gol del partido en el estadio Ciudad de Caseros.

“Peque” Schwartzman batalló y tuvo su premio en Roland Garros: se metió en tercera ronda

El porteño estuvo al borde de la eliminación, pero logró recuperarse al vencer al español Jaume Munar.

Roma le frustró el sueño de ser campeón al Feyenoord del entrerriano Marcos Senesi

El concordiense Marcos Senesi no pudo lograr el título de la Conference League y este jueves se sumará a la selección argentina en Bilbao.

Gualeguay espera más de 600 atletas en Encuentro Deportivo para personas con discapacidad

La directora del Instituto Provincial de Discapacidad, Inés Artusi, recibió junto a la coordinadora Valeria González, al decano de la Facultad de Ciencias de la Vida y la Salud, Aníbal Sattler, y al vicedecano Sergio Santamaría.

Sava

Facundo Sava contó acerca de los complicado que está el mercado de pases en el fútbol argentino.

MC

El mariagrandense Milton Casco, con el 20, estará desde el arranque esta noche en el Monumental.

Ielpo

El paranaense Ángel Ielpo mostró su felicidad tras la conquista de la Copa América de Talla Baja.

Opinión

Por Daniel Enz (*)  
Daniel Carubia.

Daniel Carubia.

Berdardo Salduna (*)
Por Pedro Galimberti (*)

Cecilia Goyeneche. (Foto: ANÁLISIS)

La cita es el sábado 4 de junio a las 21 en el Centro Cultural La Hendija.

La actividad tuvo lugar en el Centro Cultural Néstor Kirchner.