Argentino B: Atlético Paraná se hizo fuerte en Formosa y sumó de a tres

De movida Paraná mostró su vocación ofensiva, dejando en claro que salió a buscar el partido metiéndose en campo contrario. Y enseguida tuvo dos chances de gol y a través de Vercellino, primero su remate cruzado de derecha fue despejado en la línea de gol por el defensor Pedrozo y luego otro disparo con pie diestro motivó la buena intervención del cuidapalos Vellido para evitar el primer tanto.

Con mucho ritmo empezó el cotejo. El Decano se posicionó con el esquema 4-4-2 presionando sobre la salida del local, que dispuso del dibujo 4-3-3. Después de esas primeras llegadas del visitante, el trámite de juego se hizo reñido.

Vercellino, con visión de juego trató de ser el conductor de las jugadas ofensivas de su equipo, mientras Bulay se sumó al ataque por el carril derecho y Trinidad por el izquierdo, aunque por este sector no tuvo peso en los primeros minutos. En tanto que el Rojo trató de armar juego en mitad de cancha con Bareiro, Navarro y Cardozo, aunque no generaron situaciones de riesgo.

Emparejó las acciones el elenco formoseño con más tenencia de pelota, por lo que el Rojiblanco ya no tenía los caminos tan accesibles para llegar al arco contrario, pero cuando se metía en terreno adversario era más punzante. Y ello quedó demostrado en otra incursión ofensiva.

Perfecta claridad de Vercellino para colocar un pase milimétrico a Galli, quien apareció sorpresivamente por derecha, envió centro al área por donde apareció el Chino Benítez para amigarse nuevamente con la red. Después de seis partidos, el bonaerense marcó su 10º tanto con la casaca Rojiblanca.

Fue un gol clave en el momento justo, porque el conjunto local estaba manejando bien la pelota en la zona media, intentaba avanzar en el terreno pero chocaba con una firme defensa que le cerró los caminos. Pero el Rojiblanco era más inteligente cuando tenía el balón y sabía que por el costado derecho estaba el negocio, por ello se proyectaba con frecuencia Galli y por allí se abrió el camino del gol.

El complemento

El segundo período comenzó como se preveía. Con el local adueñándose del esférico e instalándose en campo contrario, buscando la forma de vulnerar la defensa pero no lo conseguía. Mientras Paraná esperaba ordenado en su campo y cuando recuperaba el balón trataba de salir con precisión en los pases para atacar.

Pero el local tuvo en dos oportunidades el empate. Primero un remate de Cardozo que contuvo Baigorria, luego apareció Berlo para detener con su cuerpo el cabezazo de Pérez que tenía destino de red. Independiente quería, pero no podía.

El ingreso de Ekkert (salió Trinidad) inmediatamente le dio rédito al Decano, porque en su primer contacto con el balón envió centro al área y en el primer palo se anticipó a todos Tincho Benítez y convirtió el segundo del Gato. Golpe inesperado para el Diablo porque tenía manejo de pelota, pero le faltó profundidad e ideas para vencer el cerrojo defensivo visitante.

Y minutos más tarde, los de la capital entrerriana ampliaron la diferencia. Otra vez Ekkert tuvo participación en la jugada, pero esta vez apareciendo por el carril derecho y en soledad. Recorrió unos 30 metros con pelota dominada, llegó al fondo y envió centro al segundo palo para el ingreso en soledad de Piris, quien con toda tranquilidad definió de zurda al fondo de la red.

En dos jugadas, el Rojiblanco liquidó la historia ante un rival que se vio sorprendido pero en ningún momento bajó los brazos y buscó el descuento. Mientras que el Gato cada vez que avanzaba parecía que generaba otra conquista ante un equipo lanzado al ataque y desprotegido atrás.

Entonces, el visitante insistió por las bandas teniendo a Ekkert como el hombre más desequilibrante, elaboró otras chances pero no aumentó el marcador, señala El Diario.

Sobre el final, el local tuvo su premio a la insistencia. Dentro del área y en el piso, Gallo definió con pie derecho y pudo vencer la resistencia de Baigorria en lo que fue el descuento del Rojo.

Los minutos pasaron, Paraná generó otra situación de gol pero la definición de Antonelli fue a las manos del arquero Vellido. Aunque le quedaba otro cartucho más para disparar. Ekkert nuevamente fue gravitante por izquierda, ingresó al área grande y remató fuerte de zurda, el arquero dio rebote y después no perdonó el Chino Benítez para redondear una goleada categórica de Atlético Paraná.

Por Luis María Serroels (*)
(Imagen: Alfredo Sábat-La Nación)

(Imagen: Alfredo Sábat-La Nación)