Poema Actis y una vida ligada al deporte: “El atletismo es un medio donde yo puedo canalizar mi pasión”

Gabriela Bresin (especial para ANALISIS DIGITAL)

Poema Actis nos recibió muy amablemente en su casa. Entre ricos mates y charlas ajenas al tema que nos compete, decidimos comenzar la entrevista.

¿Cómo está compuesta tu familia?

– Mis padres y dos hermanos varones, Fede y Arturo, los dos mayores que yo; soy la más chica. Después formé familia, tengo tres hijos: Florentina que tiene 20 años, Dalmiro 17 y Faustino 13

¿Cómo fue que comenzaste a practicar este deporte?

– Fue sin querer en el sentido de que no me propuse ser una atleta, siempre me gustó correr desde muy pequeña. Tengo un recuerdo de cuando tenía 15 años, estaba la famosa maratón Adidas que debe haber sido la única del país que se hacía en ese momento, 30 años atrás; la vi por televisión, estaba con mi vieja y le dije: “algún día voy a hacer eso”. Aunque ni siquiera sabía lo que era, se me puso la piel de gallina en la largada. Toda mi vida jugábamos al softbol en la calle. Me crié al lado del club Estudiantes así que íbamos y veníamos y jugábamos a la escondida, pero siempre me gustó correr.

¿A qué edad comenzaste a correr?

– Carreras de calle cuando ya estaba recibida, habré tenido 24 años, pero había una carrera y corría, participaba, no sabía lo que era un entrenamiento; me gustaba correr. En esa época no corría ninguna mujer.

¿Tus hijos siguen tu camino?

– Mi camino de atleta no, pero sí de deportistas. La nena tiene muchas condiciones para cualquier deporte pero el tema de la competencia la pone muy nerviosa, prefiere el deporte de preparación física básica. Le gusta toda la parte de baile e ir a gimnasia, pero cuando le hablaban de entrenamiento ella lo padecía. A los dos varones si, les apasiona; juegan al fútbol en Patronato y les encanta entrenar. Disfrutan mucho del deporte.

¿Cuánto tiempo le dedicas a entrenar?

– Lo que puedo. Hasta el día de hoy he entrenado lo que he podido porque siempre me tocó trabajar, ser mamá y mantener una casa. Entonces lo hice como pude, no me he dedicado al 100 por ciento; nunca he tenido el ritmo de un atleta profesional porque no he podido. De todos modos, no sé si podría dejar de trabajar. Me gusta mucho enseñar. Me tomaría tiempo si viene una carrera importante para descansar más y entrenar.

¿Cómo te manejabas con las comidas?

– Siempre me gustó comer muy sano, lo hice desde muy pequeña, me lo enseñó mi abuela materna que vivía arriba de mi casa y era una “tana” que le gustaba mucho la comida natural. Aprendí mucho sobre la comida sana así que la parte de comidas nunca me costó. Renunciar a comer cosas que me hacen mal es un gusto para mí. No tomo, no fumo, pero sí tengo diversiones normales de cualquier persona; salir a disfrutar, comerme un buen asado.

¿Tu familia siempre te apoyó?

– Con el tema de la comida yo cocino para los chicos y después cocino para mí. Si no tengo tiempo, agarro tres frutas o un yogurt con cereales y me voy a trabajar. Hago lo que puedo. Cuando tengo una competencia importante, hacemos lo que se llama una dieta de descargue, entonces la semana anterior me organizo para comer lo que debo. Mis hijos se gestaron con una mamá corriendo, mientras los tres estuvieron en mi vientre yo corría. El día que no me vean correr, van a ver una situación anormal. Cuando yo no podía salir a correr porque los tenía a ellos los subía a una bicicleta y me acompañaban.

En mi casa anterior vivía frente a una plaza y corría ahí, y cuando se despertaba el bebé y tenía que darle de mamar, el papá abría la ventana entonces yo sabía que tenía que darle la teta a mi hijo. Se puede, el apoyo es parte de lo que uno transmite. Si ellos ven que eso te hace bien, el apoyo viene solo. Si bien hay cosas que cuestan aceptar, es una cuestión de organización. Por eso cuando a mí me dicen que no tienen tiempo para hacer gimnasia yo les digo que es mentira, que no se lo proponen. Cuando uno tiene convicciones fuertes los demás se adaptan, siempre y cuando nadie se someta. Yo me levantaba a las cinco de la mañana y tenía que desayunar para estar a las seis corriendo, pero no levantaba a nadie y cuando volvía traía las facturas y el diario abajo del brazo.

Sos profesora de educación física ¿es cierto que te ibas corriendo de escuela a escuela?

– Sí, he llegado a correr hasta el supermercado, entraba y compraba un kilo de carne; para que no me moleste compraba un kilo de papas y los llevaba del otro lado para compensar el peso y me iba corriendo. Yo he hecho todo corriendo sin ningún problema. Eso de irme de trabajo en trabajo corriendo me encantaba, era un desafío para mí.

¿Qué sensación te genera correr?

– Es una pasión, una de mis tantas pasiones. En general, en todo lo que hago pongo mucho afecto. La pasión que más me atrae es la de quebrar el viento, yo no pasaría un día sin tener esa sensación, sea corriendo, caminando, en bicicleta o asomando la cara por la ventana, esa sensación es muy plena para mí. Corro todos los días hasta tres veces por día, porque entreno gente y a veces me toca de mañana, de siesta y de noche, así que son tres veces por día.

¿Qué significa el atletismo en tu vida?

– Es un medio donde yo puedo canalizar mi pasión, es como preguntarle a un pintor ¿qué es para él un oleo? Eso te sale de adentro. Ponerme las zapatillas y echarme a rodar es un medio por el cual canalizo una gran pasión. Veo alguien corriendo y lo miro para saludarlo porque me siento identificada con esa persona. Tengo la suerte de haberle enseñado a correr a mucha gente y hoy los veo correr solos o en otros grupos, para mí es un gran placer. Les transmito lo lindo que es hacer una actividad que no implica ningún rédito económico sino de sensaciones, de sentirse bien, de encontrarse con uno mismo. Los deportistas que hacemos resistencia somos grandes meditadores porque son horas y horas que estamos solos, pensamos mucho, arreglamos el mundo.

A lo largo de los kilómetros ¿llegas a sentir que no das más?

– Hay un mito respecto de los deportes grupales e individuales, yo voy a desmitificar. El maratón es un deporte grupal, se corre con otros, vas marcando un ritmo, el otro te va ayudando, vos a él, te pasa la botella de agua, es un grupo, hay un gran compañerismo, un gran sentido de cooperación, de solidaridad. Cuando entrenas a veces es feo porque tenés que salir solo. Yo tengo tres perros que me acompañan en la costanera y me entretengo con ellos.

Un montón de veces me ha pasado de decir “no doy más” pero siempre ha habido alguien. También en las carreras siempre está el público que te dice “dale, vamos que falta poco…”, “dale que es lo último” y esas palabras te ayudan. Nunca abandoné una carrera. Desde el momento en que di la primer zancada, sé que viene la última. Cuando no das más hay algo que sale de adentro que se llama voluntad o como quieran llamarle, pero te hace llegar.

¿Qué sentís al momento de la largada?

– Maratón y ultra maratón son las pruebas más misteriosas y excitantes. La adrenalina que tienen los corredores al momento de la largada, la alegría, la luz en sus ojos, mueven un mundo. Yo siempre pienso que voy a llegar pero sé que es una prueba misteriosa porque al kilómetro 30, después de las dos horas te puede pasar cualquier cosa: fatiga, vómitos, descompensarte, lo que sea.

Soy muy creyente, me persigno, agradezco a Dios estar ahí, pido a Dios que bendiga a la carrera y a todos mis compañeros corredores y me acuerdo de mis hijos, siempre mis tres hijos y tengo mi cávala: me toco la pierna derecha porque Dalmiro es derecho y digo su nombre; me toco la izquierda por Faustino que es zurdo, y me toco el corazón por Florentina que es mi primogénita, mi primera hija.

¿La mimada de mamá?

– Mimados todos, los tres. Cada uno a su manera. He sido una madre sumamente permisiva y los he malcriado mucho. Hasta el día de hoy duermo con alguno y no me arrepiento, es lo más lindo porque los hijos se te van. Cuando tienen doce, trece años se te escapan. Pero nadie muere de amor ¿no?

Si tuvieras la posibilidad de agradecer, ¿quién no podría faltar en la lista?

– A los primeros que tengo que agradecerles es a mis padres porque me criaron con tanta libertad, con tanto derecho a elegir lo que quiero hacer que tendría que agradecerles a ellos; lo demás es un camino que se va haciendo al andar. De mis compañeros corredores he cosechado los mejores amigos día a día y obviamente a la gente que me ha ayudado económicamente: empresas, mi sponsor Red Sport, que me da la indumentaria y las zapatillas, gente en forma individual que en épocas bravas me dio una mano aunque más no sea pagándome la inscripción.

Apoyo he recibido de todo el mundo. Una vez una mujer me dijo que soy parte del paisaje, y uno se da cuenta que tiene un reconocimiento en la ciudad que ¿quién no me ha visto pasar? No vivo de esto pero me ayuda a vivir. Siempre digo que las cosas que uno hace del corazón y para el corazón no tienen otro camino que el éxito. Yo corro para mí. Los podios, premios en efectivo, eso viene solo

En muchas oportunidades ocupaste el primer y segundo puesto en diferentes maratones, ¿qué te genera no llegar a ocupar el podio?

– Jamás me frustré ¡Jamás! He entrenado y me he gastado los talones entrenando y he ido a una maratón y en el kilómetro 36 me pasó algo; me agarró un tirón o algo así, termino esa carrera y ya estoy pensando en la otra. Nunca tuve la sensación de frustración porque no está ahí el éxito, sino en intentarlo.

¿Cómo sería tu vida sin el atletismo?

– Seguramente hubiera elegido otra cosa. Soy muy entusiasta, me gusta mucho aprender cosas nuevas, siempre estoy pensando en algo distinto. Hubiera elegido otro deporte u otra pasión, la música o el teatro. Seguramente algo hubiera elegido porque abordo muchos frentes, desde ser profesora de educación física a ser mamá, o entrenadora; hacer cosas de la casa que me encanta: cocinar, tejer, hacer las cortinas. Otra pasión hubiera abrazado pero ésta es la prioritaria.

Un consejo para los más chicos

– A los padres más que a los chicos: todos deberían pasar por el atletismo. Todos los niños deberían hacer natación y lo ideal sería la gimnasia deportiva, abarcar todo. Yo como profe siempre les digo que todos los chicos deberían pasar por esas tres etapas. El atletismo forma mucho, le da al futuro deportista o a la persona a nivel salud una base que no se la da otro deporte porque aprenden a correr, lanzar y saltar. Son tres gestos que están en todos las disciplinas.

Tendría que haber una base de atletismo en las escuelas primarias para que los chicos a partir de eso aprendan cualquier cosa, pero por ahí piensan que el atletismo son carreras de 100 metros o de fondo y nada más, el atletismo tiene disciplinas muy ricas que no se han explotado. Les diría que no se priven de hacer una actividad física porque lo demás es tan rico, la parte social, lo que te genera a vos.

Los deportistas siempre tienen buena onda pero no porque son deportistas y hacen deportes, sino porque en su interior están contentos con sí mismos. El deporte enseña a percibir el sacrificio, el dolor bien entendido con una consecuencia positiva. Cuando tengo que hacer velocidad sufro muchísimo porque soy lenta, pero sé que después me va a hacer bien. El fin justifica los medios.

Un referente

– Sería injusto nombrar a alguien. Mi referente es tanto el corredor popular que se pone las zapatillas que encuentra y sale a correr, corre cinco minutos y no da más, como el corredor profesional. Un corredor atlético, tengo profunda admiración por Pablo Carussi, su hermana Lorena Carussi, con la que solemos competir. A nivel mundial no te puedo decir porque mi referente no es el podio ni los méritos que haya tenido como deportista, mi referente es más bien emocional. El hecho de que haga algo que le guste y le haga bien, porque los laureles son laureles. A veces es mucho más exitoso un corredor popular que no ha tenido ningún logro pero sí le ha servido para mejorar su salud, para muchas cosas. Un referente puede ser para mí una persona que se avoca a un deporte cuando le toca vivir situaciones límites en la vida, ya sea por su salud que es muy valioso poder decir “la peleo desde acá” y no por lo podios. Eso es mi referente.

Lo mejor y lo peor de este deporte

– Feo casi que no tengo. Me ha costado superar lesiones pero siempre pienso que mañana voy a estar mejor, que voy a salir adelante. Lo que hoy me cuesta mucho es cuando me acerco a la línea de llegada que no haya nadie de mis seres queridos esperándome. Antes tenía carreras e iba toda mi familia, me esperaban mis hijos con su papá y eso es irrecuperable porque ellos tienen sus actividades y yo las mías. Pero llegar a la línea de carrera y que estén mis gurises era de una mis mejores sensaciones, eso es impagable.

Otra cosa es que lamentablemente muchas veces no tengo la posibilidad de competir porque no tengo más apoyo económico que el de mi sponsor y muchas veces no puedo pagarme la inscripción, el traslado, la estadía. Si sumás es mucha plata y hay otras prioridades. Si tengo que irme a Chile a correr una maratón, por ejemplo, me generaría un gasto de aproximadamente 10.000 pesos, plata que utilizo finalmente para que mis hijos puedan viajar a Buenos Aires cuando tienen algún torneo o si van a probarse a algún club. Las prioridades son otras. Pero generalmente veo el vaso medio lleno y no el vaso medio vacío, es mi actitud frente a la vida. No sé ver las cosas feas y de lo feo veo lo bueno.

Otra pasión en tu vida

– Soy muy romántica, me gusta mucho leer, me encanta cocinar. En general todo lo que hago lo hago con muchas ganas, soy una apasionada de la vida. A todo lo que hago le pongo mucho corazón. Disfruto mucho del día a día.

Un estilo de música

– Romántico siempre, bien romántico: Joan Manuel Serrat, Luis Miguel me apasiona. No soy de la música que se escucha ahora. Me gusta mucho la música clásica porque fui criada con una tía que le gustaba mucho cantar y me hacía escuchar eso, pero en general me gusta todo, no le veo lo feo a nada mientras sea sano. Por eso le digo a mis alumnos que se pueden divertir sin tomar alcohol, sin drogarse, ellos me dicen que tienen que hacer la previa y yo les digo que la hagan de otra manera, a mi me preocupa mucho eso.

¿Tenés ganas de seguir corriendo y compitiendo?

– Sí, yo quiero seguir compitiendo. El maratón me encanta pero le estoy poniendo el ojo a la ultra maratón. Lo que pasa es que necesito de más tiempo para estar más descansada, me va a demandar entrenar más horas. Me gustaría armar en Paraná un grupo de ultra maratón, de pista y todo, al que le guste correr ¡vamos!

¿Te parece que se puede lograr ese objetivo?

– Sí, acá hay un caudal, una cultura deportiva muy grande. La naturaleza ha sido muy generosa con nosotros, con el parque que tenemos, hay escaleras, hay arena, tenemos la costanera, barrancas, cuestas… El que no se pone las zapatillas y sale a correr se lo está perdiendo, porque no necesitas saber tanto, es fácil; cuando te cansas parás, cuando te recuperas seguís; no hay grandes secretos. Pero hay mucha cultura deportiva de salir a caminar, a correr, la gente se engancha. Caudal, semillero en Paraná, sobra para armar un equipo y largarse a correr.

Cuando vamos a las carreras nos agrupamos. Algunos hacen 21 kilómetros, otros hacen ocho, pero vamos todos juntos y somos un equipo, paramos todos juntos en un hostel, o bungalós. Que cada uno tenga objetivos distintos no nos hace dejar de ser un equipo. Me encantaría formar un equipo e ir a recorrer el mundo.

La entrevista terminó pero la charla se extendió algunos minutos más.
Poema nos contó todo acerca de su vida pero sobre todo nos contagió unas energías que no todos poseen. Nos sorprendió la forma de encarar la vida con una sonrisa pese a todo. No hay lesión ni último puesto que le robe la pasión ni le quite las ganas de seguir adelante, total “mañana voy a estar mejor”. Nos despedimos de ella agradecidos por la hermosa charla que acababa de brindarnos y nos retiramos con unas inmensas ganas de correr.

Las recusaciones se sustanciaron porque tanto el fiscal como el juez compartían el ser integrantes de un mismo equipo de fútbol y disputar encuentros deportivos en la quinta Los Abrojos, propiedad de Mauricio Macri.

Las recusaciones se sustanciaron porque tanto el fiscal como el juez compartían el ser integrantes de un mismo equipo de fútbol y disputar encuentros deportivos en la quinta Los Abrojos, propiedad de Mauricio Macri.

Dupla. El Presidente, Alberto Fernández, depositó en el hoy ministro Sergio Massa la misión de encorsetar la suba de precios que, hasta el momento nadie pudo domar.

Dupla. El Presidente, Alberto Fernández, depositó en el hoy ministro Sergio Massa la misión de encorsetar la suba de precios que, hasta el momento nadie pudo domar.

Bordet recorrió la construcción de la Costanera Nebel de Concordia que registra un 50 por ciento de avance.

Bordet recorrió la construcción de la Costanera Nebel de Concordia que registra un 50 por ciento de avance.

En julio, las operaciones con tarjetas de crédito aumentaron solo un 2,5 por ciento respecto al mes pasado, por debajo de la inflación del 7,4 por ciento.

En julio, las operaciones con tarjetas de crédito aumentaron solo un 2,5 por ciento respecto al mes pasado, por debajo de la inflación del 7,4 por ciento.

La Justicia ahora deberá dictar nuevo fallo, admitiendo el derecho de afiliarse al Iosper de una trabajadora pasiva de educación privada.

La Justicia ahora deberá dictar nuevo fallo, admitiendo el derecho de afiliarse al Iosper de una trabajadora pasiva de educación privada.

Fabián Rogel rodeado de autoridades partidarias en el encuentro realizado hoy en Federal.

Fabián Rogel rodeado de autoridades partidarias en el encuentro realizado hoy en Federal.

Opinión

Por Carlos Constenla (*)  
Arturo Frondizi, fue presidente de la Argentina desde 1958 hasta su destitución por los militares en 1962.

Arturo Frondizi, fue presidente de la Argentina desde 1958 hasta su destitución por los militares en 1962.

Por Lorena Arroyo, Camila Osorio, Federico Rivas
Una madre de la Plaza de Mayo retratada durante una ceremonia frente a la Casa Rosada, en marzo de 2016.

Una madre de la Plaza de Mayo retratada durante una ceremonia frente a la Casa Rosada, en marzo de 2016.

Por Luis María Serroels (*)

Interés general

Reynaldo Sietecase disertará hoy a las 20 horas en el octavo piso del Howard Johnson Mayorazgo de Paraná en el marco del ciclo de Charlas Periodísticas que organiza ANÁLISIS y Canal 9 Litoral.

Reynaldo Sietecase disertará hoy a las 20 horas en el octavo piso del Howard Johnson Mayorazgo de Paraná en el marco del ciclo de Charlas Periodísticas que organiza ANÁLISIS y Canal 9 Litoral.