Persistente inflación: las consultoras ya anticipan un piso del 6 por ciento en agosto

Dupla. El Presidente, Alberto Fernández, depositó en el hoy ministro Sergio Massa la misión de encorsetar la suba de precios que, hasta el momento nadie pudo domar.

Dupla. El Presidente, Alberto Fernández, depositó en el hoy ministro Sergio Massa la misión de encorsetar la suba de precios que, hasta el momento nadie pudo domar.

El ministro de Economía Sergio Massa tiene por delante una tarea difícil que no pudieron cumplir sus antecesores en el cargo: bajar la inflación. El 7,4 por ciento de julio que dio a conocer el Indec el jueves pasado, la cifra mensual más alta de los últimos 20 años, es el punto de partida del nuevo funcionario y que tendrá en agosto un piso del 6 por ciento según ya anticipan las principales consultoras privadas.

Según la consultora LCG, el índice de alimentos y bebidas subió un 2,1 por ciento en la primera semana de agosto. En su última medición, dato a la segunda semana del mes, “el índice de alimentos y bebidas presentó una inflación mensual de 6,8 por ciento promedio en las últimas 4 semanas y 6,2 por ciento punta a punta en el mismo período”.

Por su parte, de acuerdo con la consultora Orlando Ferreres, “el dato preliminar de inflación de agosto (promedio de la primera semana del mes vs. promedio de las cuatro semanas del mes anterior) fue de 5,1 por ciento mensual, mientras que la medición núcleo fue del 4,1 por ciento”, publicó diario Perfil.

Además, la medición promedio de la primera semana del mes contra la primera de julio fue de 7,2 por ciento mensual. Por otro lado, la inflación general de la primera semana del mes fue de 3,1 por ciento mientras que la medición núcleo avanzó 2,1 por ciento.

Uno de los pocos funcionarios que salieron a hablar del dato del IPC de julio fue el secretario de Comercio, Matías Tombolini, quien consideró que estos meses son “estacionalmente complicados” y subrayó que “se están reforzando los controles de precios”.  Ya al asumir el propio Massa había enfatizado que “julio y agosto son meses difíciles” en cuanto a los incrementos de precios.


Reservas, brecha cambiaria, déficit, inflación y una actividad en desaceleración, los desafíos de Massa.

El octavo mes del año mostrará una desaceleración respecto al mes anterior, aunque debido a la alta inflación que mostró julio tendrá un piso elevado por arrastre de la dinámica inflacionaria, sumado al impacto del aumento de 40 por ciento de colectivos y trenes en el AMBA, y la ronda de actualizaciones de precios previstas en prepagas (+11,3 por ciento) y expensas (+8 por ciento promedio).

“Todo esto, sumado a una inercia que parece difícil de disipar en el corto plazo y un mayor deslizamiento cambiario, ubicarían el índice del octavo mes del año por encima del 6 por ciento”, señaló el informe de Ecolatina.

En la misma línea “los datos del relevamiento de precios de C&T disponibles para el mes de agosto sugieren que la inflación del mes superaría el 6 por ciento mensual”, destacó la consultora a cargo de la economista María Castiglioni.

Con el dato del 7,4 por ciento del IPC de julio se acumuló también 46,2 por ciento en los primeros siete meses del año y alcanzó 71 por ciento interanual, la variación más alta en los últimos 30 años, desde enero de 1992.

El dato también resonó a nivel regional, superando la inflación mensual de Venezuela que fue del 5,2 por ciento y en un contexto donde Brasil mostró una deflación del 0,68 por ciento en julio. A su vez, en comparación con el resto de los países limítrofes, salvo Chile con el 1,4 por ciento, el resto estuvieron abajo de un dígito: Paraguay 0,7 por ciento, Bolivia 0,39 por ciento y Uruguay 0,7 por ciento, consignó el diario Perfil.

Incluso para el próximo mes, el septiembre primaveral, se espera un mayor impacto la suba en las boletas de luz y gas. La Secretaría de Energía postergó los anuncios sobre el nuevo esquema de subsidios al consumo de electricidad y gas natural, que incluye la segmentación con el tope de consumo por zona y sector, por lo cual tendrá una mayor incidencia en septiembre.

Para el resto del 2022, “aun estimando una desaceleración en los últimos cinco meses del año, que podría estacionarse en torno al 5 por ciento mensual, proyectamos que la inflación cerraría el año en torno al 90 por ciento. Esto dejaría un piso del 70 por ciento para el 2023”, señaló Ecolatina. En sintonía con el último Relevamiento que releva el BCRA que proyectó que la inflación minorista se ubicaría en 90,2 por ciento para todo el año.