Si hay lawfare, hay presos políticos

Imagen de archivo de Cristina Kirchner dirigéndose a los Tribunales de Comodoro Py.

Imagen de archivo de Cristina Kirchner dirigéndose a los Tribunales de Comodoro Py.

Por Jorge Fontevecchia (*)

 

Para el filósofo alemán Boris Groys, toda “revolución es la transferencia de la sociedad desde el medio del dinero al medio del lenguaje”: toda economía opera con cifras y el medio en el que funciona la política es la lengua. Y Ludwig Wittgenstein hablaba de “juegos de lenguaje”: palabras que definen su significado a través de otras palabras, diferentes a las pocas palabras que se definen designando un objeto.

Juegos de lenguaje que reflejan “experiencias del pensamiento”: creaciones que forman parte de actividades y estilos de vida. Una disciplina requiere un juego de lenguaje. Una ideología, también. Pero que sea “juego” no quiere decir que no tenga reglas, y para Wittgenstein era su uso lo que legitimaba el significado de las palabras.

Lawfare también es un juego de palabras: en la palabra inglesa warfare (“ir a la guerra”) se cambia law (ley) por war y se lo traduce como “guerra judicial”. En la campaña electoral del Frente de Todos, el útil aporte que produjeron el uso y la instalación de la palabra lawfare, convertida en exitosa herramienta proselitista, se convierte en el primer gran problema de Alberto Fernández durante la luna de miel de cien días de que gozan todos los presidentes recién elegidos (lleva 66 días, le quedan 34).

Porque el candidato Alberto Fernández se sumó a la denuncia sobre la existencia de lawfare contra funcionarios de los gobiernos kirchneristas y el ahora presidente Fernández se enfrenta a la contradicción: ¿cómo pudo haber lawfare y no haber habido responsabilidad de una parte de fiscales y jueces? Y si hubo lawfare, ¿cómo no se promueven ahora denuncias por los delitos que esos jueces y fiscales cometieron? Si hubo delitos de jueces y fiscales al juzgar y procesar sin pruebas a dirigentes por el solo hecho de pertenecer a un campo político, entonces hay detenidos políticos.

El argumento de Alberto Fernández sobre que solo son presos políticos aquellos detenidos a disposición del Poder Ejecutivo es otro juego de lenguaje. Puedo entenderlo bien porque fui el último puesto a disposición del Poder Ejecutivo a fines de la última dictadura, el 24 de marzo de 1983, luego de que el gobierno clausurara la publicación que dirigía por entonces. Y en aquellas circunstancias se trataba de un claro procedimiento donde no existían las garantías constitucionales, no intervenía ningún juez, no se podía apelar a una instancia superior y la orden de detención se ejecutaba sumariamente.

Esa no es la situación de De Vido, Boudou, D’Elía y Milagro Sala. Entre los argumentos contrarios a considerar “presos políticos” solo a los detenidos a disposición del Poder Ejecutivo, se utilizó el ejemplo de la condena y detención de Nelson Mandela en Sudáfrica, que cumplió con el curso legal de ser dispuesto por los juzgados de ese país y no por su presidente e igual se trató de un claro preso político.

Pero, lo que le dio ese atributo fue el carácter no democrático del régimen sudafricano de entonces, porque no podía votar el 80% de la población que por el apartheid (“separación” en la lengua africana) segregaba a los negros como Mandela. Sudáfrica era una dictadura. El problema que tiene Alberto Fernández no es solo con la Justicia.

Como le reclaman desde el kirchnerismo, podría como Alfonsín enviar una ley al Congreso, crear un tribunal especial que revisara las sentencias y los procedimientos y hasta llegar a juzgar a los miembros del Poder Judicial y a los fiscales que intervinieron.

Pero, no podría hacerlo sin también enjuiciar a los medios de comunicación, a los que se acusa de haber sido cómplices de los malos jueces y fiscales en el lawfare.

En ese caso, Alberto Fernández se tendría que enfrentar a dos sectores al mismo tiempo, y la frágil economía se resentiría más con una nueva batalla del Gobierno contra los medios que contra parte de la Justicia. Está en la memoria de Alberto Fernández el ejemplo de Alfonsín pagando el precio de contribuir al caos económico de entonces con el agregado de la inestabilidad política para poder hacer su juicio a las juntas militares.

Por su parte, Alberto Lugones, el flamante nuevo presidente del Consejo de la Magistratura e integrante de la Cámara Federal de San Martin, dijo a poco de ser designado que en Argentina “no hay presos políticos”, pero sí lawfare porque “hubo abusos en las prisiones preventivas”, aunque consideró necesario “esclarecer si el Estado estuvo detrás de perseguir” personas de distinta opinión política.

El juez Lugones, al igual que Alberto Fernández, queda él mismo prisionero de su juego de lenguaje porque no podría no haber sido comprometido el Estado si hubo lawfare, porque los jueces y los fiscales son parte del Estado. Y no se trata de funcionarios aislados porque las prisiones preventivas, además de ser pedidas por distintos fiscales y dispuestas por distintos jueces, fueron confirmadas por diferentes tribunales superiores.

Pero, tampoco el problema de Alberto Fernández se extinguiría resolviendo “el abuso” de las prisiones preventivas, porque parte de los presos a quienes se asigna el calificativo de políticos están con condena y, en algunos casos, por más de una instancia. Y por último queda el problema de los juicios aún sin prisión preventiva, como los varios que tiene Cristina Kirchner.

Alberto Fernández dijo que se trata de una “discusión semántica”, pero escribió Isaac Reed en su libro Social Theory Now: “La acción humana tiene lugar dentro de un mar semántico y, para explicar lo que se hace, se debe decir algo sobre el agua en la cual se nada”.

La única situación en la que, por lo menos idealmente, ninguno de los actores precisa saber qué significa para el otro la transacción es en un intercambio económico, porque el dinero es un lenguaje de cálculo y no de ponderación.

Para complicarle más la vida a Alberto Fernández con los juegos de lenguaje, el filósofo Bruno Latour concibe la idea del “materialismo semiótico”. Y otros filósofos directamente piensan que producción sería igual a significación porque “todo proceso de producción y consumo social es y debe ser al mismo tiempo un proceso de significación e interpretación”. En síntesis: la discusión semiótica es una discusión material y, para el kirchnerismo, la más importante de todas.

 

(*) Jorge Fontevecchia es cofundador de Editorial Perfil y CEO de Perfil Network. Esta columna de Opinión se publicó originalmente en Perfil.

Tribunal de Cuentas

El TCER integrará el fondo extraordinario con un aporte solidario del 50% de los sueldos.

Concejo Deliberante

Zoff valoró el acuerdo alcanzado con mencionados espacios políticos que permitió “encontrar la mejor manera de avanzar en el debate de los proyectos ingresados para que podamos sentar un piso de acuerdos sobre las iniciativas a tratar cuando se retome la actividad habitual”.

Sanatorio

Se trata de Ana Folmer, accionaria de la concesionaria de autos, que es oriunda de Nogoyá.

Deportes

Juana Pais

Juan Pais contó cómo llevan adelante la cuarentena en el plantel de Tomás de Rocamora.

Panizza

Panizza transita la cuarentena en Tala, habló del presente de Central Entrerriano y también de la manera en que transita la cuarentena. Foto: El Argentino.

Voleibol

La temporada del voleibol argentino en la elite se dio por finalizada.

Judiciales

Hospital San Roque

La justicia investiga la supuesta sustracción de vacunas en el hospital de niños

Tribunales

Los integrantes de la magistratura que no estén de acuerdo con la medida, deberán hacerlo saber ante la Contaduría del Poder Judicial. Tendrán tiempo para hacerlo hasta el próximo martes 7 de abril.

Carlos Rosenkrantz

Carlos Rosenkrantz, presidente de la Corte Suprema de Justicia.

Policiales

Robo

Robó un auto de Salud municipal, chocó, huyó y luego lo detuvieron.

El gobierno provincial alertó a la comunidad sobre posibles estafas telefónicas invocando falsamente a Anses.

El gobierno provincial alertó a la comunidad sobre posibles estafas telefónicas invocando falsamente a Anses.

La denuncia se radicó en la Jefatura Departamental de Policía de La Paz.

La denuncia se radicó en la Jefatura Departamental de Policía de La Paz.

Cultura

Gustavo Fontán

En “El árbol”, el director retrata a su familia en un marco hogareño atravesado por un conflicto sobre dos acacias plantadas en la puerta de su casa.

Nuestra sombra volcada en el río

Poemario del escritor entrerrianos Washington Atencio.

Opinión

Por Jorge Rubén Díaz (*)
Imagen ilustrativa

Un barco de Hong Kong que vino de España en el puerto de Concepción del Uruguay.

Por J.C.E. (*)    
Luis Marcelo De Innocentis

Luis Marcelo De Innocentis, rector interino del Instituto Técnico de la Universidad Nacional de Tucumán.

Por Eduardo Abel Jourdan (*)
Saúl Ubaldini

Saúl Ubaldini.

*Por Enzo Culasso Orué
Predelta

Predelta, área natural protegida, sitio Ramsar.

Por Adolfo J. de Bold (*)    
Por José Carlos Elinson

Nacionales

comisión de Educación

Trotta dialogó con los diputados a través de videoconferencia.

Coronavirus.

Una mujer de 77 años que tenía coronavirus murió en la provincia de Tucumán y se convirtió en la 23° víctima fatal de la pandemia en el país.

AFIP.

La AFIP realizó 1.860 fiscalizaciones en todo el país, entre ellas, se llevaron a cabo 51 controles en Entre Ríos.

Provinciales

Economía Social

Políticas para acompañar a pequeños productores entrerrianos.

Néstor Loggio

El diputado provincial criticó a Mauricio Macri por desfinanciar el programa Conectar Igualdad.

Locales

Mercado "El Charrúa"

Tras la desinfección por sospecha de coronavirus, el Mercado “El Charrúa” abrirá sus puertas en horario normal este martes.

Municipalidad de Urdinarrain

Funcionarios municipales de Urdinarrain reducen su sueldo en un 50%.

Claudia Acevedo

La concejal radical pidió al municipio que prevea las recargas para las Sube para trabajadores de la salud.

Interés general

Billete de 5 pesos

El BCRA determinó extender el plazo hasta el 29 de mayo.

Luis Marcelo De Innocentis

Luis Marcelo De Innocentis, rector interino del Instituto Técnico de la Universidad Nacional de Tucumán.