La última carta de Jorge Busti

Por Claudio Ava Aispuru
(Presidente del Frente Entrerriano Federal)

Al cumplirse hoy un mes de la partida de quien fuera tres veces gobernador de nuestra provincia, quiero compartir una carta que Jorge Busti escribió con motivo de la señalización del Regimiento de Caballería de Tiradores Blindado 6 “Blandengues” de la ciudad de Concordia. Ese día, 7 de diciembre último, Jorge ya se encontraba junto a Cristina y sus hijos en Buenos Aires, y en más de una ocasión lamentó no poder asistir a lo que consideraba “un acto de estricta justicia” en el lugar que fue el centro clandestino donde estuvo detenido durante la dictadura militar.

Prácticamente dentro de la clínica donde tenía que internarse para la cirugía programada, llamó a varios de los que estuvimos presentes en el emotivo acto, para conocer los pormenores del mismo. Lo tranquilizó enterarse que todo había salido según lo esperado, pero todavía le duraba el enojo por un lamentable episodio que había sucedido la semana anterior en el Concejo Deliberante local.

Esta sencilla anécdota sirve quizás para radiografiar al ser humano que, más allá del hombre de Estado, del político de raza, durante toda su vida y hasta el último momento, siempre mantuvo la preocupación por los pequeños problemas humanos de la cotidianeidad, el interés por la simpleza de las cosas diarias y por ayudar a los más castigados por la vida.

A continuación, la carta:

Buenos Aires, 7 de diciembre de 2021.

Amigos y amigas de Concordia:

En el día de hoy, con la señalización del Regimiento de Caballería de Tiradores Blindado N°6 “Blandengues” como Centro Clandestino de Detención, no se está haciendo otra cosa que cumplir con el artículo Primero de la Ley 26.691. No se trata de revancha, sino de promover desde el Estado la reflexión sobre nuestro pasado y mantener en alto los valores democráticos y el respeto irrestricto por los derechos humanos.

Brevemente, me permito relatar con memoria y verdad, lo que viví y lo que vivieron muchos y muchas concordienses en este lugar, fruto del accionar de la represión ilegal desarrollada durante el terrorismo de Estado ejercido en el país.

Acá mismo, aunque muchos prefieran hacerse los distraídos, operaron fuerzas represivas conjuntas del Ejército, de la Policía Federal y provincial, de la Prefectura, de la Gendarmería, del Servicio Penitenciario y también personas civiles. Los crímenes estuvieron bajo control y supervisión del entonces coronel Naldo Miguel Dasso, Jefe del Regimiento y responsable del Área 225 con jurisdicción en Concordia, subordinada al Cuerpo de Ejército II al mando de Ramón Genaro Díaz Bessone.

Cuando declaré en la “Causa Harguindeguy”, en el Tribunal Oral Federal de Paraná, relaté que en una ocasión en que Naldo Miguel Dasso me citó a su despacho, con el revólver arriba de su escritorio, me dijo: “Yo soy el dueño de la vida y de la muerte en el Área 225”. Se vanagloriaba de eso y es importante recordarlo.

En ese juicio pude declarar todas las atrocidades que se cometieron, mirándolo fijo a la cara.

En este sitio soportamos vejaciones y tortura decenas de presos políticos y también fue secuestrado y desaparecido Jorge Emilio Papetti, un joven que estaba cumpliendo con el servicio militar obligatorio. Fueron otras víctimas del terrorismo de Estado, Sixto Francisco Salazar y Julio Alberto Solaga, a quienes jamás olvidaremos.

Asimismo es justo recordar que una parte de la ciudadanía de Concordia, por acción u omisión, participó de estos lamentables hechos. Y por eso hablamos de dictadura cívico-militar, dado que hubo civiles e instituciones que promovieron el genocidio, que fueron cómplices y parte integrante y necesaria para la desaparición de cientos de personas en la ciudad y en la provincia. 

A raíz de lo que sucedió la semana pasada en una sesión del Concejo Deliberante, recordamos con Elvio Bordet, la situación que se dio en el año 1987, cuando el represor Héctor Febres, que ocupó un rol central en las aberraciones perpetradas en la ESMA, fue nombrado en plena democracia a cargo de la Delegación Concordia de la Prefectura Naval. En aquel entonces se logró declararlo persona no grata por el Concejo Deliberante y luego de una movilización masiva del pueblo reunido en la plaza principal, el Gobierno Nacional decidió trasladarlo y tuvo que abandonar la ciudad.

Posteriormente, como corresponde, fue juzgado, condenado y detenido. Falleció cumpliendo prisión domiciliaria.

También quiero traer a la memoria que, con el retorno de la democracia, en 1983 cuando me tocó ser de los pocos peronistas en Entre Ríos que había ganado alguna intendencia, trabajé para que todos aquellos que soportaron el cautiverio, quienes habían sufrido mucho desde el punto de vista personal, tuvieran una reivindicación inmediata al menos desde lo laboral. Todos los presos políticos de esa época tuvieron en la municipalidad un cargo importante como Hernán Orduna, como secretario de Obras públicas; el Chango Mozas, Lidia Subowski, José Luis Uranga, Juan Cortiana, entre otros. Y además, Concordia fue el lugar donde más vinieron las Abuelas y Madres de Plaza de Mayo y tuvieron refugio todas las organizaciones para realizar eventos en el auditorio municipal.

Por último, vaya mi homenaje para todos los que hoy ya no están más entre nosotros y fueron víctimas; también para sus familiares y amigos, que han luchado siempre en pos de perseguir la verdad, la justicia y el imperativo de la memoria.

Lamentablemente no puedo estar hoy presente, como me hubiese gustado, porque pasado mañana tengo que someterme a una operación cardíaca en Capital Federal. Pero sepan que el corazón que me queda, mucho o poco, está ahí con ustedes, acompañándolos en este acto tan necesario como importante. Porque los pueblos siempre deben recordar los hechos aberrantes para no repetirlos, dado que, cuando los pueblos pierden la memoria, entonces les queda poco futuro.

 

Jorge Pedro Busti
Preso político en el Regimiento N° 6 de Concordia

Deportes

Detuvieron a 50 hinchas de Deportivo Cali con armas blancas en Puerto Madero

Hallaron 20 cuchillos entre las pertenencias de los hinchas colombianos en la previa del partido ante Boca.

Fútbol: la selección argentina enfrentará a Estonia en un amistoso el 5 de junio

Mientras prepara el partido ante Italia en Bilbao, la selección argentina ya tiene otro amistoso en agenda.

Patronato recibirá a cuatro de los cinco grandes en el torneo que definirá su permanencia

El Rojinegro será local de Independiente, Boca, San Lorenzo y River. Debutará el 4 de junio ante Vélez.

Patronato Copa

Finalmente el partido entre Patronato y Colón, por los 16avos de final de la Copa Argentina, se jugará el 7 de junio.

Tate

Unión irá por la heroica ante Junior, en Barranquilla, con la misión de instalarse en los octavos de final de la Copa Sudamericana.

Moli

En Huelva, el paranaense Molina realizó una excelente marca en los 3.000 metros con obstáculos.

Boca-Cali

Boca no tiene otra que ganar para seguir con vida en la Copa Libertadores de América.

Semis

Con los paranaenses González, en el ganador, y Solanas, en el perdedor, Instituto venció a San Martín y se metió en la definición de la LNB.

Peña-Colón

Colón perdió en Uruguay, de todas maneras se clasificó primero de su grupo en la Copa Libertadores.

Opinión

Por Daniel Enz (*)
Daniel Carubia.

Daniel Carubia.

Berdardo Salduna (*)