"No acepto que ningún funcionario cometa alguna clase de atropello", aseveró Rosatelli

“Trato todos los días de acompañarlo a mi jefe, de serle un hombre fiel y complementarlo en las tareas, en las órdenes que él imparte y que hay que llevar adelante. Ser jefe de la Policía de provincia no es fácil, tiene que tener a alguien que sepa poner el hombro. Nosotros tenemos una vieja amistad. Trabajamos muchos años juntos y eso hace a la amistad y a un diálogo muy fluido que permite coordinar las acciones para mejorar el servicio a la comunidad”, manifestó Rosatelli.

Y en ese sentido afirmó que “por más que uno haga bien las cosas, la gente está compenetrada en la situación que se vive a lo largo y lo ancho del país, y es lógico que a veces tenga miedo de que se susciten inconvenientes similares en nuestra provincia, donde gracias a Dios y a la Virgen María hasta el día de hoy podemos caminar con absoluta tranquilidad”.

Tras cuatro años y tres meses frente a la fuerza, junto a Massuh, el subjefe de la Policía de Entre Ríos no quiso marcar diferencias entre la conducción del ex gobernador Jorge Busti y el actual mandatario, Sergio Urribarri. “El trabajo que se realiza en poder brindarle seguridad a la gente, es cotidiano, diario. Ni Busti ni Urribarri toman decisiones en cuanto al accionar de la policía, en la faz operacional o directiva. Por supuesto que permanentemente se interiorizan de la situación porque es lógico que así sea, porque dependemos del Poder Ejecutivo, pero nosotros trabajamos normalmente”, dijo.

Tampoco se dio por aludido al consultársele sobre su relación con los jueces. “Nunca encontré diferencias con nadie. Siempre por ahí hay alguna persona que a uno no lo quiere, pero hay que saber entender”, simplificó.

En diálogo con el programa Fuera de Juego (Canal 2 – Gualeguaychú), Rosatelli aseveró que ante casos de coimas o apremios ilegales, no le tiembla el pulso. “Yo soy mucho más duro que Massuh, si tengo que tomar determinaciones, las tomo, con las facultades que me da o me permite el jefe de Policía. No le acepto a ningún funcionario que cometa alguna clase de atropello. No se puede investigar un delito cometiendo un delito”, enfatizó y precisó: “Inmediatamente los relevo o los mando a Asuntos Internos, les hago más escándalo que el jefe de Policía. Nunca jamás cubrí a ninguno ni cubriré a nadie”.

En ese marco, y en referencia a los excesos policiales durante la última dictadura militar, el comisario opinó que “los excesos son siempre malos” y auguró que “esos episodios lamentables” sean resueltos por la Justicia. “Siempre les recomiendo a mis oficiales que el hombre debe poner esfuerzo, dedicación, sacrificio, sagacidad en la resolución del delito. Eso no quiere decir que tengan que cometer delito, sino aplicar toda la capacidad y trabajar la mayor cantidad de horas, porque quien no pone empeño en trabajar muchas horas, no va a esclarecer hecho alguno”, acotó.

Delitos controlados

“No era correcto utilizar esa frase”, admitió Rosatelli en referencia al enfrentamiento que mantuvo el año pasado con empresarios de transporte brasileros, cuando llegó a decir: “Algunos camioneros brasileros viajan mamados”. No obstante agregó: “Sí tengo que decir que en estado de ebriedad, indudablemente, viajaban cantidad de camioneros brasileros, hasta que logramos pararlos, con las multas y los operativos”. “Ahora han logrado ubicarse”, aseguró.

Igual consideración tuvo respecto del control sobre los piratas del asfalto. “Desde que nosotros ingresamos, los hechos se han minimizado, porque se trabaja con mucho control, con cámaras en los ingresos y egresos de la provincia, y eso es muy importante. No pueden venir a Entre Ríos a presentar denuncias falsas, porque vemos los ingresos y los egresos”, precisó.

En cuanto a los delitos de quiniela clandestina y trata de personas, el comisario manifestó que se realizan permanentes procedimientos para erradicarlos, aunque no admitió la vinculación policial en la comisión de los mismos y negó que le constara la existencia de cáramas ocultas a oficiales cobrando coimas. “Con honestidad, no tengo conocimiento”, manifestó, y se limitó a decir que “el jefe de la Policía de Entre Ríos ha enviado sendas notas a los municipios para intentar eliminar esa clase de comercios, para que no se otorguen más permisos para la instalación de locales nocturnos, y se ha logrado reducir en gran parte”.

Sueldos y capacitación

El subjefe de la Policía de Entre Ríos calificó de “enormemente preocupante” la existencia en el seno de la fuerza de comisarios que ostentan un crecimiento patrimonial que no se condice con el sueldo que ganan, aunque más tarde negó que le constaran casos de patrimonio en exceso. “Permanentemente miramos, cada vez que elegimos un hombre para un destino, lo miramos muy bien. Podemos equivocarnos porque somos seres humanos, pero no porque dejamos de ver las cosas”, dijo.

En ese marco, declaró que su sueldo es de 6.500 pesos mensuales, y que un comisario hoy por hoy gana alrededor de 4.000 pesos. Consultado sobre si no son bajas las remuneraciones, Rosatelli informó que “el jefe de Policía estuvo reunido con el ministro y en el transcurso de estos días va a tener una respuesta al respecto”, de todos modos acotó que “hay otras provincias que están mucho peor, como Corrientes”.

En cuanto a la capacitación de los agentes, el comisario explicó que la instrucción tiene una duración de seis meses “por el estado de necesidad de personal”, y consideró que “sería importante tenerlos un año por lo menos para instruirlos mejor antes de largarlos a las calles”. “Esa es una decisión del jefe de Policía, que seguro va a tomar”, cerró.

Opinión

Por Yohanna Fucks (*)
Por Martín Rodríguez Yebra (*)

Interés general

Marí Marí (Club Central Entrerriano) abrirá esta cuarta noche del Carnaval del País en el Corsódromo de Gualeguaychú. Fotografía: Prensa del Carnaval.

Marí Marí (Club Central Entrerriano) abrirá esta cuarta noche del Carnaval del País en el Corsódromo de Gualeguaychú. Fotografía: Prensa del Carnaval.

Fuerzas de seguridad israelí en la zona del ataque. (AHMAD GHARABLI - AFP)