Hora de demandar honradez y calabozo  

Alberto Fernández y Cristina Fernández

Por Luis María Serroels (*)

Días pasados estalló el conflicto policial bonaerense por cuestiones salariales y otros reclamos, pero sea cual fuere el motivo está claro que el gobierno nacional y la principal provincia argentina carecen del pulso correcto a la hora de encarrilar los entuertos.

El malhumor que perturba a la Casa Rosada parece causado por señales y síntomas que en  el gobierno de CABA se canalizan vía analistas y que si bien son prematuros, actúan como esa dama a veces levantisca que se llama encuesta.

Las mediciones de popularidad o mayor o menor aceptación en la política quizás alejada de la mundanidad, la última semana les hicieron fruncir el ceño al kirchnerismo, más cercano al rancio aroma del licor mal resguardado que aquél cuyo bouquet preserva a la hora de gran espiritualidad.

Si en el oficialismo se sigue afianzando la idea de que el mayor interés apunta a eludir ciertas leyes y esquivar de la cárcel a Cristina Fernández, mal se puede hablar de Constitución, justicia, respeto y República. Al país le necesitó muy poco advertir el acuerdo vía intercambio de favores que no requirió de valores morales sino de un vergonzoso plan al estilo de los que carecen de ética y les sobra mucho de impunidad.

Si al presidente Alberto Fernández en la noche del 9 de septiembre último le demandó una poca porción de memoria, otra de atropello y otra de autoridad desilustrada para fundamentar y trasladar a $ 36.000 millones desde  la Ciudad Autónoma a la provincia de Buenos Aires, seguro que se debe tener un caudal de remembranzas sobre graves denostaciones  e infundios lanzados por TV directamente hacia la persona de la entonces primera magistrada Cristina Fernández de Kirchner. ¿La amnesia suele ser a veces tan grave?

Un acuerdo electoral que se sazonó inicialmente con desconfianza y se sigue manteniendo con el temor propio de las traiciones compartidas, no siempre se sueldan con facilidad. ¿Acaso la viuda de Carlos Kirchner nunca dejó de aspirar a una tercera gestión en el sillón principal de la Casa Rosada? Es útil recordar menciones muy descorteses de Alberto Fernández que jamás podrá perder en el fondo de la historia.

Entre las diatribas descargadas sin piedad sobre la ex mandataria  y el acuerdo forzado con destino presidencialista y salvador anti carcelario, no hay nada que discutir.

Ya hemos recordado a George Orwell cuando sostenía que “la doble moral significa el poder de sostener dos creencias contradictorias en la mente al mismo tiempo y la aceptación de ambas”.

No olvidar aquella “operación impunidad” que se diseñó mediante hábiles maniobras Casa Rosada-Senado-Justicia con un sólo movimiento. Pero en el centro de la rotonda hay como un Juego Ciencia donde la Dama podrá hacer desplomar al Rey. El Jaque Mate también vale en la política y al Rey es lo que más miedo le genera.  El Juego Ciencia por algo justifica su razón de ser. Y ambos contendores por algo suelen adelantarse a la jugada siguiente.

Vale volver sobre expresiones de Alberto Fernández cuando se enfrentaba en la desorientación y la soledad aunque no dejaba de mirar de reojo.

Hace algunos meses recordábamos que en 2015 y en una entrevista dada a la Agencia de Noticias DyN, un necesitado de gimnasia reparatoria, Alberto Fernández, le dijo a Cristina Fernández: “Toda tu acción institucional es deplorable; todo lo que hizo en materia judicial es deplorable; lo que hizo con el Consejo de la Magistratura con la designación de los jueces subrogantes es deplorable; lo que inició con la llamada ‘democratización de la justicia’, todo es deplorable. Lo que hizo con el Tratado de Irán es deplorable; la muerte de Nisman es deplorable; la no resolución de la muerte de Nisman es deplorable”.

Con sólo evocar expresiones muy duras y descalificadoras obsequiadas al kirchnerismo que datan de cinco años y ahora haber danzado la coreografía de la palabra endeble del desmemoriado, cambió el clima. Esto es lo que se identifica como una “inhabilitación moral”.

El traslado de altas sumas de dinero pertenecientes al Estado hacia cuentas particulares mediante hábiles maniobras sin que la justicia lo advierta o aun habiéndolo sabido, del lado que se lo mire es corrupción. La vicepresidente de la Nación no le hace mella y encima se jacta de una conducta “federalista”.

Es sorprendente cuanto insólito que el primer mandatario critique a los que hicieron su fortuna evadiendo impuestos, como si ignorara las fortunas mal amasadas por Cristina Fernández y Cristóbal López con la obra pública y eludiendo a la AFIP (10.000 millones de pesos). La sociedad no merece tanto caradurismo.

No hay preocupación más grande que los ministros de la Corte hagan mover el engranaje bien aceitado (léase la real y verdadera justicia). ¿Por qué si CFK es inocente tienen tanto espanto a las leyes y los estrados?

Hay miles y miles de ciudadanos que aún no han empezado a liberar sus gargantas y darán los mensajes de la real verdad. Pero no es tanto la magnitud del grito sino la autenticidad que lo llena.

Son tan gruesos los errores cometidos por el fernandismo, que se dan el lujo de no rectificarlo. Acudir a quién sea un avezado en materia de régimen de coparticipación federal es una idea muy criteriosa. 

Nuestro presidente no tiene porqué ser un erudito en materia de apaciguar los ánimos de la policía bonaerense, que además de los aspectos salariales enfrentan fuertes carencias de elementos básicos e insustituibles para enfrentar la inseguridad. Basta con buscar su debido asesoramiento y darle a la vicepresidenta un barniz que le reemplace su pátina de orgullo, altivez y soberbia.

 Buscando similitudes con el boxeo –vaya si no las tiene- bien pueden extraerse valiosas enseñanzas. Mientras el principal adversario con categoría pesado residente en el rincón de Balcarce 50 sigue siendo Horacio Rodríguez Larreta, a ese contrincante le salió silenciosamente otro (otra) con ilusiones de volver al rincón que ya conoce de sobra.

Ello significa doble carga para el mandatario: por un lado se obliga a no descuidar la acción agotadora para la cual aún le restan más de tres años y medio y encima la atención que demandarán eventualmente los embates de los que sueñan con un vástago santacruceño con bastón y banda.     

Ese sempiterno amigo de CFK que es el fuero legislativo, ha sido con el andar del tiempo su gran salvador ante los jueces. “Se denomina fuero parlamentario en derecho, también conocido como inmunidad parlamentaria o inmunidad legislativa, a la prerrogativa de los  miembros de un cuerpo legislativo que les concede inmunidad de enjuiciamiento, salvo en los casos que determine la Constitución”.

Un caso digno de mencionarse es el del dos veces ex presidente, gobernador, legislador provincial y nacional, que habiendo sido condenado a prisión goza de libertad bajo el paraguas protector de los fueros. Se llama Carlos Saúl Menem y un día nos dijo “síganme, que no los voy a defraudar”. Los siete años de condena que debía purgar por contrabando de armas a Croacia y Ecuador, los cumplió en libertad como senador nacional por La Rioja.

En nuestra República existe una funcionaria que sin pudor alguno admite que su misión consiste en remover de sus cargos como magistrados a quienes les hagan peligrar su libertad. Aunque hayan cometido graves delitos contra el Estado. El miércoles en el Senado oficialista comenzó el operativo atropello dándoles las espaldas a los miembros de la Corte Suprema.

Como una de las tantas sabias y memorables frases con las que gusta adornar sus exposiciones, el Presidente de la Nación recomendó a los argentinos que “en el país hacen falta dólares para producir, no para guardar”. ¿Su consejo también alcanza a la vicepresidenta y su familia cuya riqueza incalculable está al servicio de la patria y la felicidad de su pueblo?

Alguien nos enseñó que “la gente cree que la paciencia es pasiva y no es así. La paciencia es activa. Es fuerza concentrada”.  En tanto la justicia sigue siendo una jugarreta.

(*) Especial para ANALISIS

Dolores Etchevehere ratificó la denuncia por extorsión

Dolores Etchevehere ratificó la denuncia por extorsión. (Foto: Proyecto Artigas)

Foto ANÁLISIS

La magistrada salió sorteada y deberá resolver sobre las apelaciones del MPF y la querella.

Cristina Kirchner

Cristina Kirchner la “economía bimonetaria” es hoy el problema “más grave”.

Imagen ilustrativa

Flores no intervendrá más en el conflicto de la familia Etchevehere.

AMET

"Se convocará a escribano público para que quede constancia legal de las falencias que estamos marcando”, dicen desde AMET.

Deportes

Tres entrerrianos serán parte del atípico regreso del Turismo Nacional en La Plata

El paranaense Mariano Werner será uno de los competidores este martes en el autódromo Roberto Mouras.

En Colón de Santa Fe, la incógnita pasa por la presencia del vialense Chancalay

El delantero vialense, en duda para el compromiso del domingo ante Defensa y Justicia.

TC Mouras

Martínez y Vivot serán los entrerrianos que buscarán el título en el TC Mouras.

Lisandro Martínez

Lisandro Martínez fue uno de los citados por Lionel Scaloni para la próxima doble fecha de Eliminatorias.

Flotta

Flotta realizó su columna semanal y analizó los rivales de Boca, River y Racing para los octavos de final de la Copa.

Osoro

La paranaense Aranzazú Osoro Ulrich tuvo un gran rendimiento en el Circuito Mundial de Padel.

Judiciales

Raúl Flores audiencia conciliación Etchevehere

El juez subrogante Raúl Flores resolvió no hacer lugar a la recusación y criticó los conceptos utilizados por el abogado Rubén Pagliotto.

audiencia conciliación causa Etchevehere

Pese a la recusación y a la ausencia de los hermanos Etchevehere, la conciliación se desarrolló este domingo en el Juzgado de La Paz.

Policiales

Parlantes

La Policía labró 54 actas en distintas fiestas clandestinas en Paraná durante el fin de semana.

choque ruta 26 Febre

El hecho sucedió en jurisdicción de la comisaría de Febre, a la altura del kilómetro 20 de la ruta 26, cerca del mediodía.

Marcelo D´Alessio

En el fallo de la ampliación del procesamiento contra el falso abogado queda expuesto cómo intentaba sacarle información a miembros de la banda a los que ofrecía detener a sus rivales.

Opinión

Por Américo Schvartzman
Dolores Etchevehere

Disputa sobre parte de la herencia de Dolores Etchevehere.

Por Colectivo de Trabajadores por la Ventana
Por Ernesto Tenembaum (*)
Martín Guzmán con Alberto Fernández

Martín Guzmán con Alberto Fernández.

Por Luis María Serroels (*)
Por Luis María Serroels (*)
José Carlos Elinson

José Carlos Elinson.

Por Nadia Burgos (*)
Foto ANÁLISIS

El exministro de Mauricio Macri, Luis Miguel Etchevehere, en la puerta de la estancia familiar mientras su hermana Dolores permanece dentro con militantes del Proyecto Artigas.

"Fotografía y edición digital"

Cada clase será un encuentro dinámico, acompañado de ilustraciones y videos.

Concurso Literario Provincial “Juan L. Ortiz”

La recepción de trabajos es entre el 26 de octubre y el 20 de noviembre.

Concurso de Fotografía Digital "Ecos de la pandemia"

Se podrán presentar obras del 24 de octubre al 6 de diciembre.

Nacionales

Distanciamiento social

Distanciamiento social en Entre Ríos. Siguen prohibidas las reuniones sociales en lugares cerrados y la circulación entre departamentos.

Aníbal Fernández

“Lo tengo en claro. Si Alberto quisiera que esté, me llama y estoy”, indicó.

coronavirus barbijos

Con la información del último parte, el total de infectados asciende a 1.090.589 y las víctimas fatales suman 28.896.

Martín Guzmán

Alberto Fernández y su ministro de Economía coinciden en explicar que “no es posible controlar al dólar blue” y ambos están empecinados en atenuar la trepada cotidiana del Contado con Liqui (CCL).

covid sepultura

Por las demoras –en algunos casos significativas- en el registro de fallecidos por Covid-19, los números que se informan diariamente no reflejan la situación epidemiológica del momento.

Provinciales

Interés general

Punta del Este

“Es una decisión que hemos tomado con mucho dolor”, aseguró el ministro de Turismo del vecino país, Germán Cardoso.

Dolores Etchevehere en "Casa Nueva"

Dolores Etchevehere define a Juan Grabois como "una persona que además de ser un destacado profesional, es una buena persona, de fe, que ayuda a los despojados, a los que fueron descartados". (Foto: Página/12)