Copa Argentina: Central dio el golpe y dejó en el camino a River

El elenco rosarino sustentó la victoria en el buen trabajo realizado en los primeros 45 minutos, cuando manejó mejor la pelota, con las buenas prestaciones de Damián Musto y Franco Cervi, quienes se adueñaron de la mitad de la cancha.

Además, el delantero Ruben, con su movilidad, complicó a una defensa riverplatense que tuvo una jornada de terror con Maidana y Álvarez Balanta que llegaron casi siempre tarde y, a destiempo.

Por todo esto no extrañó que el equipo del Chacho Coudet se pusiera en ventaja, tras una infracción de Maidana al propio Cervi en el área, que el goleador colocó junto a un palo.

A esa altura, River, más allá de intentar presionar lo más arriba posible en los primeros 15 minutos, parecía descompensado. Además ya se había quedado sin el debutante cordobés Nicolás Bertolo, el refuerzo procedente de Banfield, que salió con un presunto desgarro en el gemelo derecho.

Encima, para colmo de males, el Millonario se quedó con 10 hombres antes de la finalización de la etapa, por la expulsión que recibió Maidana, cuando Rodrigo Mora y Gonzalo Pity Martínez habían dispuesto de sendas oportunidades, en las que el arquero Mauricio Caranta resolvió bien.

En el segundo período, River mostró su mejor cara: se adelantó en el terreno, se mostró incisivo con Mercado pero más con Vangioni y se animó a pelearle palmo a palmo al adversario, más allá de la inferioridad numérica. Martínez, la pieza de buen pie que llegó procedente de Huracán, tuvo dos veces el empate. Pero en ambas situaciones, el guardavallas Caranta lo evitó.

Central, por el contrario, pese a la ventaja numérica (por momentos jugó con dos más por la expulsión de Álvarez Balanta), cometió un pecado que pudo ocasionarle consecuencias letales: no manejó bien la pelota y se metió atrás.

Aún con la tarjeta roja exhibida a Musto (pareció una compensación del árbitro Beligoy), Rosario Central parecía no poder cristalizar en el desarrollo esa latente superioridad.

En tanto que River no encontró los espacios y solamente recurrió a los envíos al área o a las maniobras de pelota detenida, para sustentar la llama de la igualdad.

Y cuando se cumplía la hora, el pibe Aguirre se llevó la pelota, tras una confusión entre Sánchez y Mercado, y metió un tiro por elevación, aprovechando que Barovero estaba adelantado. 2-0 y clasificación sellada.

NUESTRO NEWSLETTER

Huracán y Atlético Tucumán cerrarán el torneo enfrentándose entre sí.

La lluvia podría suspender la actividad prevista para el sábado por completo.

Regatas Uruguay lidera la Zona A de la División Litoral en soledad.