Crónica de un gran pueblo

Edición: 
651
Gualeguay y el registro de su historia

En el mes de abril será presentada como novedad una publicación de la Editorial de Entre Ríos. Se trata del tercer tomo de Historia de Gualeguay, del profesor Humberto Pedro Vico. La obra recientemente lanzada permite que las nuevas generaciones conozcan en profundidad la historia de esta ciudad, no sólo quienes la habitan sino también el resto de los entrerrianos. Este último tramo publicado abarca el período 1940-1955, tiempos difíciles, convulsionados y prolíficos a la vez. A propósito de este acontecimiento literario, en esta nota ANALISIS refresca algunos tramos de este estudio para consignar la importancia de un material que debería llegar más a menudo a los establecimientos escolares como tema de estudio y debate. También adelanta algunas estampas inéditas sobre Juan L. Ortiz, Cesáreo Bernaldo de Quirós, la Revolución del 43 y la caída del peronismo en el '55.

La ciudad de Gualeguay es la más antigua de Entre Ríos, con acta de fundación. Es la tierra del poeta Juan L. Ortiz y del pintor Cesáreo Bernaldo de Quirós, dos hombres que le han dado proyección mundial. También es la cuna de Carlos Mastronardi y de la escritora Emma Barrandeguy, entre otros nombres importantes del quehacer provinciano y nacional.

Gualeguay tiene entonces una vasta historia desde 1783, como legado y herencia para sus habitantes que, gracias a una investigación del profesor Humberto Pedro Vico, quedó registrada en tres tomos. La obra de este docente está considerada uno de los trabajos historiográficos más importantes de la provincia, realizado en el último tramo del siglo XX.

El primer tomo abarca el período 1783-1910 y fue editado en 1972 por la Editorial Colmegna de Santa Fe, al igual que el segundo, que a va de 1910 a 1940, pero editado en 1977. Este tercer tomo publicado por la Editorial de Entre Ríos completa la zaga y se caracteriza por una amplitud contextual que se convierte en el secreto de su vigencia. Sucede que cada capítulo en ningún momento omite una breve reseña del contexto político-social del país y tampoco pierde de vista su íntima conexión con la historia de Entre Ríos casi contemporánea. De esta forma logra que el lector -en contraposición- dimensione la relevancia de los hechos ocurridos en Gualeguay. Desde esa propuesta se pueden evaluar los efectos de las coyunturas externas sobre la realidad de los gualeyos y también conocer cómo Gualeguay y sus hechos gravitaron en sucesos a nivel nacional.

Vico, que falleció a los 59 años, para nada pensó en ser el autor de una obra que pusiera punto final a innumerables acontecimientos, sino que dejara el puntapié inicial para otras búsquedas. “Como dije en 1972 cuando se editó la primera parte de Historia de Gualeguay, esto es sólo desbrozar el camino para que algún día alguien con más capacidad, método y medios, complete la tarea. Sólo he querido que la senda siga abierta y que muchos hechos no caigan en un irreparable olvido para las generaciones futuras de mi pueblo. Mi propósito es que esta crónica llegue hasta el año 1955, pues considero que arrimar más en el tiempo, no sería oportuno”, sentenció desde uno de sus prólogos. Sin embargo, la publicación póstuma del tercer volumen lo halla aún entre el investigador más exhaustivo de su región y, por consiguiente, lo convierte en un referente de consulta permanente.

Sobre Juanele, el poeta místico

En mayo de 1942, Gualeguay vio alejarse a uno de sus hijos dilectos: el poeta Juan L. Ortiz, que se había trasladado a Paraná. Sobre su alejamiento expresó el diario El Debate: “Juan L. Ortiz, hijo de nuestro pueblo y que ha realizado ya una obra cuyos méritos tienen resonancia nacional al separarse de nuestra sociedad y de nuestro ambiente, provoca un verdadero desgarramiento por lo que su presencia significa para nuestra vida espiritual ennoblecida con su nombre”. Sus numerosos amigos y admiradores le homenajearon el 1º de mayo de ese año.

Ofreció la demostración el doctor Carlos Pabón Ezpeleta, que en un pasaje de su discurso expresó con absoluta verdad: “Su iluminada sencillez, la claridad de su vida provinciana, su simpatía trascendente hasta para los claros animales que llegasen a su lado, su presencia cotidiana en los lugares amados de nuestro pueblo, su silueta inconfundible, su letra metafísica, sus ademanes, su boquilla donde siempre muere el hastío del alejamiento, su cigarrillo ‘armado’, su charla a veces descuidada y lejana y otras vivas y ardorosas como sus ojos encendidos, están incorporados a la historia de nuestro pueblo, son algo nuestro como los poemas plásticos de sus acuarelas, como las delicias serenas de nuestro río.

Como su avidez de cristales en el aire, como su ansiedad de infinitos y profundos azules”. Con emocionadas palabras agradeció Juanele el cálido homenaje de sus caros amigos, expresando estos conceptos en un párrafo de su disertación que eran todo un mensaje que legaba a sus hermanos pueblerinos: “Quisiera en esta oportunidad, en medio de esta hora de hierro, penséis un momento que ya esta efusión humana y cósmica inserta en una tradición tan vieja como la misma poesía, corre peligro sino también hasta ese ligero vuelo de mariposas en que los enemigos del espíritu presienten uno de los varios lenguajes de simpatía que se ha dado desde siempre la solidaridad de los hermanos, y que los intereses del espíritu que son también los del hombre verdadero deben unirnos aquí y en todas partes por encima de todas las diferencias ideológicas, religiosas y sociales como en este instante los del afecto y la amistad (...) Permitidme que crea que este breve pensamiento, y sobre todo, si él es un principio de acción, al significar un intento de cumplir nuestro ineludible deber de participar de alguna manera en la decisión del futuro del mundo, justificara en cierto modo los excesos de gentileza y consideración, que hacéis objeto aunque de ellos, es verdad, quedo para siempre deudor reconocido”.

(Más información en la edición gráfica del semanario ANALISIS)

Deportes

“Me ensuciaron con los hinchas y ahora el malo soy yo", disparó el paranaense Pereyra

El mediocampista surgido en Don Bosco criticó duramente a la dirigencia de Atlético Tucumán.

El crespense Emiliano Stang conducirá el auto que dejó Mario Valle en el TC2000

En Concordia, este fin de semana, el piloto entrerriano hará su debut en el Turismo Competición 2000. (Foto: TC2000).

Mario Leito

El presidente de Atlético Tucumán explicó los motivos del fallido traspado del futbolista paranaense.

“Correr acá es lo más lindo que nos puede pasar”, dijo Gassmann en la presentación del TN

Los protagonistas de la conferencia de prensa del Turismo Nacional en Paraná.

Unión de Crespo

En conferencia de prensa fue presentado el plantel de Unión de Crespo que jugará la Liga Federal de Básquet.

Echagüe

Otra vez en el Butta, Echagüe jugará ante uno de los candidatos al ascenso, San Isidro de San Francisco.

Ayrton Londero

Ayrton Londero avisó que la intención para 2024 es subirse a un Ford Mustang.

Reniero

Chacarita pensó en Nicolás Reniero para reforzar la delantera, pero el entrerriano rechazó la propuesta.

LU

En Avellaneda, La Unión de Colón se quedó en el final y cayó frente a Racing.

Opinión

Por Sergio Dellepiane (*)

(Imagen ilustrativa)

Por María Belén Correa (*)
Por N.S.B. (de ANÁLISIS)

El Congreso en tensión, caja de resonancia de los conflictos.

Por Víctor Centurión (*) Especial para ANÁLISIS
Por Hugo Remedi (De ANÁLISIS)

Cultura

La cita será el 8 y el 9 de marzo a las 21 en el Centro Cultural La Hendija, de la ciudad de Paraná.

Se recibirán trabajos hasta el viernes 28 de junio de 2024.