Una cuestión de espiralización

Edición: 
715
Comentando la semana política en Entre Ríos

-Sutilezas. Los llamados frecuentemente adoptan cierto tono imperativo. Los privados del gobernador transmiten con asepsia la convocatoria, y sin mayores condimentos. “Tal día, a tal hora, tienen que estar aquí todos”. No es mucho más que eso lo que repiten automáticamente a los teléfonos de intendentes y legisladores oficialistas. Los convocados deben comenzar a deducir motivos y se infieren especulaciones sobre si se tratará de cuestiones políticas de interés común o de asuntos institucionales. El aire que se respira en los pasillos de la casa gris comienza a volverse denso, por momentos irrespirable, al calor de ciertos enconos. Y eso que aún debe correr mucha agua bajo el puente. En las convocatorias ya hay varias sillas vacías. Los intendentes Juan Carlos Cresto (Concordia), Julio Solanas (Paraná) y Víctor Hugo Vilhem (San Salvador), los diputados Enrique Cresto, Ángel Tramontín, Rubén Adami y Nano Bescos, los senadores Juan Ramón Fleitas, Hugo Berthet, Carlos Orlandi, Mariano López y Carlos Garbellino, y el diputado nacional Raúl Solanas han sido eliminados de la lista que maneja el ceremonial. Para el gobierno, este grupo de carapintadas se ha transformado -algunos sin quererlo- en una suerte de Al Kaeda. Particularmente el (todavía) presidente del bloque de senadores del PJ, Hugo Berthet -quizás el que menos quería llegar tan rápidamente a esta situación de tirantez-, es a Busti lo que Osama Bin Laden es a Bush. Y Busti, como Bush, lejos de esperarlo invade territorios, sale a buscarlo y le apura los tiempos. Volvamos a las convocatorias del comienzo. Cuando se concretan, las reuniones son tan breves como confusas. La guerra de guerrillas hace uso y abuso de documentos que luego algunos desmienten públicamente y muchos más desconocen en off.

(Más información en la edición gráfica de ANALISIS)

-Impaciencias. Es evidente que tal sucesión de reuniones, solicitadas y documentos sobreactuando un apoyo forzado a la precandidatura del ministro de Gobierno de Busti, Sergio Urribarri, reflejaban una ansiedad incontrolable por instalar al candidato. Busti en su ansiedad no repara en formalidades ni tiempos. Así, no sólo que no logra con facilidad las adhesiones proclamadas, sino que no permite que la situación madure y más bien obtura ese proceso. El entorno tampoco ayuda. Dicen que no piensa con nadie y los que lo rodean no le objetan nada. Tanto tiempo con un manejo concentrado y personalísimo del poder lo ha llevado a pensar que todo lo puede solo. Las circunstancias de la vida política han hecho que la mayoría que le ponía frenos o advertía la necesidad del debate interno hoy ya no esté a su lado. Busti no tiene un entorno que lo enriquezca. Busti es él y su olfato. De esa manera no logra ubicar con precisión una franja que le permita mantener la situación bajo control y que a su vez no impida el crecimiento de su candidato. Está convencido que con su figura alcanza, y se equivoca. Nadie puede hoy asegurar el resultado en una elección. Tampoco, claro, dar por perdida una pelea antes de tiempo. Lo que es incontrovertible es que si a Urribarri no lo dejan andar solo, el hombre tropezará antes de aprender a caminar. En ese sentido, aún está lejos de prohijar un perfil propio que lo muestre propietario de un poder que garantice gobernabilidad. Así, se suceden estas operaciones que se comentaban anteriormente, muchas veces con la ignorancia del supuesto beneficiario. Lo cierto es que Busti recela hasta de sí mismo, y aunque apueste fuerte a transferir buena parte de su capital al patrimonio de su más fiel soldado, le cuesta digerirlo. Sólo así se explica su reticencia a permitir que el candidato juegue un rol más central en el actual proceso. La centralidad de Busti es excluyente, y así el candidato aparece siempre secundarizado. Y eso poco lo ayuda cuando comienza con un alto desconocimiento y con cierto halo de Chirolita. Y aunque también Néstor Kirchner era considerado un Chirolita de Eduardo Duhalde, nadie puede razonablemente pensar que en Entre Ríos esa historia se repita.

(Más información en la edición gráfica de ANALISIS)

-Reactivos. Hay que tener en cuenta que además de esa obsesión por controlar el frente interno del PJ, la realidad muestra algunas otras cosas que reavivan sus ansiedades. La convocatoria del sábado 15 en Gualeguaychú, impulsada por el intendente Daniel Irigoyen, tuvo una respuesta de volumen en cuanto a presencia militante. En esa reunión, Concertación Entrerriana reafirmó su identidad peronista no pejotista y su alineamiento en torno a la propuesta política que encabeza el Presidente Néstor Kirchner. Contradictoriamente, su principal referencia provincial, Emilio Martínez Garbino, vota sistemáticamente en contra de las iniciativas del PEN desde su banca de diputado nacional. Pero eso es historia menor. Lo que a cualquier peronista le significaría un exilio interno obligatorio, cuando no la hoguera azuzada por los cruzados kirchneristas, a Martínez Garbino se lo perdonan, aunque no se sabe muy bien por qué. Lo cierto es que después de chisporroteos aún no saldados en el seno del partido opositor, Irigoyen dejó conformado como agrupamiento provincial el Movimiento Evita, que encabeza el dirigente Emilio Pérsico y que en la provincia lo tendrá como principal referencia.

(Más información en la edición gráfica de ANALISIS)

-Sin retorno. Si las principales espadas del oficialismo miraron de reojo la convocatoria de Gualeguaychú, la reunión de Villaguay convocada por Julio Rodolfo Solanas fue seguida con mucha más atención. Sin oficializar su precandidatura a gobernador el alcalde de Paraná continúa avanzando con pasos sostenidos en la construcción de su propuesta. Da la impresión de que luego del mitin del día sábado, la situación no tiene retorno y habrá pelea. Si es por dentro o por fuera, está por verse. Pero póngale unas cuantas fichas a que este campeonato se define en un solo partido final, es decir, en elecciones generales. En esa escalada, Solanas convocó a sus seguidores más fieles a una reunión en Villaguay el pasado sábado. La simple instantánea del mitin era una muestra acerca de cómo el solanismo está dado a la tarea de rastrillar el territorio. Y se sabe que hasta en el distrito más pequeño hay siempre algún peronista que se considera en condiciones de pelearle a cualquiera. Distritos grandes y chicos se sucedían en muestra de presencia, generando la sensación de que no faltaba ninguno. La identidad peronista de la concurrencia era inmensa mayoría, pero también menudeaban algunos "raras avis", militantes populares que despotrican contra el bonapartismo peronista -y varias otras mañas- pero que terminan siempre ahí, rodeados de pícaros y mañosos que se juran lealtades y se pelean a la vuelta de la esquina. También se pudo observar la presencia de dirigentes de juntas vecinales que, como se sabe, son confluencias locales de extracciones radicales, peronistas e independientes. El clima fue de entusiasmo que no caía en el facilismo exitista.

(Más información en la edición gráfica de ANALISIS)

-Los pueblos. Tabaré, el presidente uruguayo, fue uno de los primeros en llegar y sembró las primeras pistas de que se estaba frente a una reunión notable pero distinta. Saliendo de posturas acartonadas se brindó al periodismo sin eludir el conflicto con las pasteras. Luego llegó Chávez, y el verdadero sentido de la reunión del Mercosur empezó a aparecer con todo su vigor. Cierto periodismo que muchas veces parece vivir con un sentido pecaminoso los momentos de gozo, quiso ver en la cara de Lula gestos de incomodidad. Al otro día, en la cumbre de las cumbres estaba la verdad de un acontecimiento histórico por donde se lo mire. Frente a Lula estaba Fidel Castro y en las carpetas de cada presidente del Mercosur se encontraban las hojas de un acuerdo comercial con Cuba. Decenas de años de bloqueo a ese pueblo abnegado y heroico quedaban sepultados en los sencillos y lapidarios renglones del trabado que se iba a suscribir. Carlos Chacho Álvarez, presidente de la Comisión de representantes permanentes del organismo, un rato antes supo hacer notar que el ingreso de Venezuela como país miembro pleno del Mercosur y el temperamento del presidente Chávez le habían impreso al organismo un nuevo vigor. En la cabecera Néstor Kirchner, que con sus intervenciones reflejaba la sintonía particular y la confianza que han sabido hermanar a su persona, con Lula y con Chávez. A su vez, el presidente venezolano con su glamour se instalaba en el papel de bisagra con Fidel y con Evo Morales. Con el desaliño propio de quienes no reniegan de sus historias de militantes populares, con entusiasmo se fueron planteando las potencialidades estratégicas de la región sin soslayar las contradicciones que afloran. Conflictos que surgen precisamente producto de los avances. Para el caso se puede tomar como ejemplo la salida al mar, que es un reclamo histórico del pueblo de Bolivia y que se encuentra atascado en un conflicto de décadas con el Estado chileno. Dicho conflicto sensibiliza la relación de ambos países y también tiene sus repercusiones en la región. Pero esta sensibilidad y este conflicto se hacen presentes pues existe un acercamiento, un nuevo diálogo, nuevos códigos, que hacen posible que el problema se ponga sobre la mesa.

(Más información en la edición gráfica de ANALISIS)

Deportes

Colón pidió postergar su partido con Patronato por la Copa Argentina

El Santo y el Sabalero debían jugar el 7 de junio, cinco días antes del clásico santafesino.

“Fue como cumplir un sueño”, dijo el entrerriano Respaud sobre el Básquetbol Sin Fronteras

El uruguayense Juan Ignacio Respaud compartió gratos momentos con Leandro Bolmaro.

Tras el título y la clasificación de Boca, Benedetto descansa en Hernandarias

El delantero Xeneize viajó junto a amigos para pescar y descansar.

“Creemos que podemos ser protagonistas”, aseguró el entrerriano Nicolás Bonelli

El uruguayense marcó en 2021, el mejor tiempo clasificatorio en el óvalo de Rafaela.

Liber

Se conocieron los cruces de octavos de final de la Copa Libertadores de América 2022.

Tate Copa

Unión de Santa Fe enfrentará a Nacional, primero en Montevideo, por los octavos de final de la Copa Sudamericana.

Schwartzman

El argentino Diego “Peque” Schwartzman ganó y ya está en octavos de final de Roland Garros.

Premio

El paranaense Mariano Werner fue reconocido con el premio Jorge Newbery.

Opinión

Berdardo Salduna (*)
Por Pedro Galimberti (*)

Cecilia Goyeneche. (Foto: ANÁLISIS)

 

Cecilia Goyeneche. (Foto: ANÁLISIS)

Judiciales

Los encuentros estarán coordinados por la poeta paranaense Rocío Lanfranco y la artista visual Carla Botto.

Será desde las 17.30 con la temática Ángeles y Arcángeles.

La cita es este sábado partir de las 21, con entrada libre y gratuita. Foto: Ivo Betti

Locales