A fuego lento

Edición: 
732
A cuatro meses de las confesiones de Mori sobre el desvío de fondos para campañas políticas, ¿cuánto avanzó la justicia?

J. C. V.

Las reveladoras declaraciones del ex funcionario bustista Oscar Mori sobre el financiamiento de las campañas políticas con dineros públicos provocaron un verdadero tembladeral institucional en la provincia. Dirigentes, legisladores y un fiscal se presentaron en la justicia solicitando que se investiguen sus dichos. Hasta el propio gobernador concurrió al edificio de Tribunales. También se reactivó la causa por los millones que desaparecieron del Senado durante la administración de Héctor Alanis. Sin embargo, en cuatro meses, poco es lo que se ha avanzado en las investigaciones a nivel judicial; mientras que a nivel político los destinatarios del mensaje parecen haber entendido el mensaje y, lejos de soltar la mano de Mori, se movieron rápido para calmar su ansiedad ante la andanada de condenas que viene recibiendo en el último tiempo por distintos hechos de corrupción durante su paso por la función pública.

En los últimos meses, Oscar Horacio Mori sacudió varias veces a la opinión pública. Primero fue condenado a cumplir una pena de prisión condicional por fraude a la administración pública por la desaparición de dos Aportes del Tesoro Nacional (ATN) por un millón de pesos -aún espera que se resuelva un recurso de casación ante el Superior Tribunal de Justicia-; luego recibió una condena civil que lo obliga a pagar una millonaria suma por el sobreprecio en la compra del helicóptero Bell Ranger durante la segunda administración bustista; y la frutilla de la torta resultaron las reveladoras declaraciones que diera a Martín Caparrós para su libro El Interior en el que cuenta como se financiaban campañas políticas con dineros públicos, y que le valiera una nueva denuncia penal impulsada por legisladores de la oposición y la reactivación de otra en la que se investiga la desaparición de casi la desaparición de casi 22 millones de pesos/dólares del Senado entrerriano, en la gestión 1995-1999.

Corría el mes de octubre de 2005. En su recorrida por el interior del país, Martín Caparrós llegó a Paraná. Hacía ya algunos meses que estaba de viaje por distintos puntos de la Argentina recolectando material para un libro en el que plasmaría una serie de crónicas sobre relatos de un mundo muchas veces ignorado desde Buenos Aires. En ese largo peregrinar, su camino se cruzó con el de otro personaje que supo tener mucho poder en otros tiempos, pero que ahora solo cosecha juicios. Oscar Mori hablaba sin parar y narraba con lujo de detalles cómo funcionaba el engranaje de la corrupción en la provincia en los tiempos en que detentaba su poder.

En una extensa charla, el ex secretario de Reforma del Estado y Control de Gestión durante la segunda administración bustista contó que las últimas campañas del PJ fueron pagadas “con negocios del Estado” entrerriano y que de esa forma pudo recuperar 1,5 millones de dólares que había aportado de sus cuentas personales. Además, reconoció que el desaparecido diario Hora Cero de Paraná “nos costó 2,5 millones de dólares que robé de acá, robé de allá, abrimos una cuenta en el Senado para pagar los sueldos y lo sostuvimos hasta que lo pude transferir” al Grupo Vila-Manzano. También contó que “antes de irnos del gobierno la otra vez, en 1999, viendo cómo venía el tema de la Alianza, que los medios nos iban a matar, le regalé esa radio (La Voz). Y todo el mundo decía: ‘Cómo regaló la radio: la transformó en exitosa, la hizo crecer, le compró todos los mejores equipos, ¿cómo que se la regaló?’. Pero ésa es plata de la política, no es plata mía”. En esa misma ocasión reconoció que el ex senador provincial Mario Yedro (PJ-Concordia) y los integrantes de la cúpula del Senado entre 1995 y 1999, desviaban dinero mensualmente para engrosar sus respectivos patrimonios. “Hacían una cosa muy simple: confeccionaban un cheque de transferencia de fondos y se robaban la plata entre cuatro”, afirmó.

Rápidamente las declaraciones de Mori generaron una enorme polémica y tuvieron eco en la opinión pública y en la justicia. Por esas horas, el candidato oficial a suceder a Jorge Busti en la Gobernación, Sergio Urribarri, anunció que Eduardo Lauritto sería su compañero de fórmula, en un gesto que muchos interpretaron como un golpe de efecto ante el escándalo que significaban las revelaciones de cómo funcionaban los mecanismos de corrupción en el Estado. Pero los dichos de Mori tuvieron efectos judiciales: por un lado, se incorporaron a la causa por los millones de dólares desaparecidos del Senado entrerriano en el período en que Héctor Alanis (PJ) fue vicegobernador, por lo cual fue denunciado en el año 2000, aunque el expediente nunca avanzó; y por otro, una causa iniciada por una veintena de dirigentes radicales, entre ellos todos los diputados provinciales y por el senador Julio Majul (Concertación Entrerriana-Gualeguaychú) por los hechos de corrupción de los que Mori asegura haber participado. En ambos casos, se incorporaron como prueba sendas copias de la grabación aportada por el propio Caparrós.

La causa por el dinero faltante en el Senado entrerriano en la segunda gestión bustista se inició en diciembre del año 2000 a raíz de una presentación de la desaparecida Fiscalía de Investigaciones Administrativas (FIA), ante el Juzgado de Instrucción Número 6 de Paraná, a cargo de Héctor Eduardo Toloy, quien como ex asesor legislativo del bloque justicialista entre 1987 y 1991, debió haberse excusado pero nunca lo hizo. Las irregularidades habían sido denunciadas por ANALISIS a principios de ese año e involucraba directamente al vicegobernador Héctor Alanis, a su sobrino Maximiliano y al ex administrador de la Cámara Alta, José Maximiliano Crettón Pereyra. En total desaparecieron 21.196.129 pesos/dólares del Senado entrerriano, en la gestión 1995-1999, que por ese entonces tenía mayoría radical. Pasaron los años y la causa nunca avanzó. De hecho, Toloy citó a los imputados a prestar declaración indagatoria a mediados de 2004, pero no fijó fecha de modo que nunca comparecieron.

(Más información en la edición gráfica de ANALISIS de esta semana)

Deportes

Colón pidió postergar su partido con Patronato por la Copa Argentina

El Santo y el Sabalero debían jugar el 7 de junio, cinco días antes del clásico santafesino.

“Fue como cumplir un sueño”, dijo el entrerriano Respaud sobre el Básquetbol Sin Fronteras

El uruguayense Juan Ignacio Respaud compartió gratos momentos con Leandro Bolmaro.

Tras el título y la clasificación de Boca, Benedetto descansa en Hernandarias

El delantero Xeneize viajó junto a amigos para pescar y descansar.

“Creemos que podemos ser protagonistas”, aseguró el entrerriano Nicolás Bonelli

El uruguayense marcó en 2021, el mejor tiempo clasificatorio en el óvalo de Rafaela.

Liber

Se conocieron los cruces de octavos de final de la Copa Libertadores de América 2022.

Tate Copa

Unión de Santa Fe enfrentará a Nacional, primero en Montevideo, por los octavos de final de la Copa Sudamericana.

Schwartzman

El argentino Diego “Peque” Schwartzman ganó y ya está en octavos de final de Roland Garros.

Premio

El paranaense Mariano Werner fue reconocido con el premio Jorge Newbery.

Opinión

Berdardo Salduna (*)
Por Pedro Galimberti (*)

Cecilia Goyeneche. (Foto: ANÁLISIS)

 

Cecilia Goyeneche. (Foto: ANÁLISIS)

Judiciales

Los encuentros estarán coordinados por la poeta paranaense Rocío Lanfranco y la artista visual Carla Botto.

Será desde las 17.30 con la temática Ángeles y Arcángeles.

Locales